01|8|2022

Yacobitti & Rojo, la dupla clave para consagrar a Gelpi en la UBA

22 de junio de 2022

22 de junio de 2022

Desde Económicas y Medicina articulan un oficialismo que nuclea radicales y peronistas, relegó al angelicismo de Derecho y coronará nuevo rector este viernes.

El decano de la Facultad de Medicina, Ricardo Gelpi, será elegido este viernes como nuevo rector de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Tiene asegurados 180 de los 236 votos que tienen la potestad de consagrar a la máxima autoridad de la casa de altos estudios bicentenaria. Muchos más de los 120 que necesita. Esa comodidad con la que llegará a la asamblea universitaria radica en la fortaleza de un oficialismo que aglutina distintas versiones del radicalismo y el peronismo, más algunas expresiones independientes, tejidas por dos referentes clave: el peronista Carlos Rojo, exdecano de Medicina y presidente de la Asociación de Médicos Municipales, y el diputado nacional de Evolución UCR y saliente vicedecano de Económicas, Emiliano Yacobitti, quien además se encamina a ser el nuevo vicerrector de la UBA.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El mapa político se terminó de delinear la semana pasada con la conformación del Consejo Superior, el órgano de gobierno de la UBA. Sus 15 integrantes, junto a decanas y decanos de las 13 facultades y los 208 consejeros directivos de esas unidades académicas, son quienes conformarán la asamblea universitaria que elegirá a las nuevas autoridades por cuatro años. 

 

Las autoridades de las facultades ya se habían decidido entre abril y mayo. El oficialismo también cuenta con mayoría en el decanato: 10 contra tres, que se referencian en el kirchnerismo. 

 

La integración del nuevo Consejo Superior se concretó el miércoles pasado en la sede de la Facultad de Ciencias Económicas. La localía de Yacobitti es otro dato que marca su rol preponderante en el armado. Se votó para elegir cinco integrantes del Consejo por el claustro de Graduados, cinco por Estudiantes y cinco por Profesores. En todos los casos, el oficialismo se impuso por cuatro a uno frente a representantes kirchneristas, una oposición liderada principalmente por las autoridades de las facultades de Ciencias Exactas, Ciencias Sociales y Filosofía y Letras. La izquierda se quedó sin nada. 

 

Entre los 12 consejeros superiores del oficialismo está Matías Rojo, que encabezó la lista para el claustro de Graduados. Armador político de Medicina, la facultad con mayor cantidad de estudiantes de la UBA, Matías es el heredero de Carlos Rojo, quien ocupó el decanato que hoy está en manos de Gelpi. En abril pasado, Rojo destronó de la Asociación de Médicos Municipales al histórico dirigente de extracción radical Jorge Gilardi. Con el 60% de los votos, Rojo, médico del hospital Ramos Mejía, quedó al frente de la entidad que marca el paso de la paritaria del sector en la Ciudad.

 

También el propio Yacobitti, que lideró la lista del claustro de Profesores, se subió al Consejo Superior. Su postulación no es casual: quien ocupa la vicerrectoría debe formar parte de dicho órgano. Por la oposición, Gabriela Kantarovich, docente y parte de la gestión de Filosofía y Letras, fue la primera candidata en Graduados. Diego Garbervetsky, docente de Exactas, estuvo al frente de la nómina de Profesores. 

 

Lo que cambia

En medio de la supremacía oficialista, la entretela de la interna muestra el avance del sector que lidera Yacobitti sobre Derecho, la facultad icónica de la UBA. Como contó Letra P, el ladero político del senador porteño Martín Lousteau se encamina a convertirse en vicerrector en reemplazo del abogado Juan Pablo Mas Vélez, ligado al expresidente de Boca y empresario binguero Daniel Angelici, quien ocupaba el cargo en la gestión de Alberto Barbieri, el rector saliente. Además, el diputado se metió en el Consejo Directivo de esa facultad con alfiles propios tras las últimas elecciones. 

 

En medio de los tironeos, el angelicismo se tomó una módica revancha y dejó sentada su disconformidad durante las elecciones para el Consejo Superior. Cinco integrantes del Consejo Directivo de la Facultad de Derecho no apoyaron la lista de Yacobitti y se abstuvieron en la votación del claustro de Profesores. En Graduados, sumó otras dos abstenciones. En ese claustro, también evitaron elegir entre oficialismo y oposición tres representantes de Agronomía, una de las facultades que tampoco quedó conforme con el esquema de poder acordado para conducir la UBA los próximos cuatro años.

 

La disputa en la UBA de los dos sectores del radicalismo configura un nuevo capítulo tras la batalla por la conducción del comité radical porteño, cuando el triunfo también fue del armador de Evolución radical. Excluido ahora del Rectorado, el angelicismo tiene una carta fuerte para seguir peleando en la interna del derecho tras ganar el Colegio de Abogados de la Capital Federal. Se trata de referentes de un sector histórico en la conducción de Derecho, facultad que supo ser una de las dos fracciones de la Franja Morada.

 

Con los tantos claros, este viernes se desarrollará la asamblea universitaria que ungirá como nuevo rector a Gelpi, doctor en medicina e investigador del Conicet. De origen radical, fuentes universitarias lo ubican lejos de la rosca y el toma y daca de la política. La oposición tendrá alrededor de 40 votos de los 236 previstos. Si bien en esa vereda evaluaron la posibilidad de presentar una candidatura propia, madura la posibilidad de la abstención a la hora de votar por Gelpi quien, de no mediar imprevistos, asumirá formalmente el 1° de agosto junto a decanos y decanas de las 13 facultades.

 

La asamblea será probablemente en la Usina del Arte, en el barrio porteño de La Boca, aunque hay quienes hablan del Teatro de la Ribera, ubicado a pocas cuadras, a orillas del Riachuelo. El secretismo de la sede obedece a la búsqueda de un efecto sorpresa que limpie el camino de eventuales incidentes. En cualquier caso, por tratarse de dos espacios que dependen del gobierno porteño, donde el loustosismo pisa fuerte, el asunto no será un problema.