02|12|2022

Riesgos y mieles del pagaré que Fernández le levantó a Perotti

16 de junio de 2022

16 de junio de 2022

Tras años de negociación y tribunales, Santa Fe cobrará una acreencia enorme. Nada cash, todo bonos. El peligro de los papelitos. Palos al socialismo.

ROSARIO (Corresponsalía Santa Fe) Omar Perotti pudo colgarse una medalla que fue esquiva para varios gobernadores santafesinos: cerrar la deuda que la Nación le debe a Santa Fe desde hace años por detraerle parte de la coparticipación federal. No sólo lo festeja porque será una cifra enorme para volcar en obras para la provincia, al menos una parte en lo que resta de su mandato, sino, además, porque el número es más alto del que se presumía. De fondo aparece una contraprestación política que deberá ofrendar Perotti al presidente Alberto Fernández por haberle tirado un centro directo a la cabeza al abrir la billetera. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

“Omar, la semana que viene te vamos a firmar todo y le vamos a pagar a los santafesinos lo que les debemos”, soltó el Presidente en Santa Fe, donde desembarcó el miércoles a inaugurar obras de agua potable. La negociación estaba encaminada, tal como contó Letra P, pero la confirmación pública de Fernández le da certeza. Mientras en diciembre, cuando la Corte falló a favor de Santa Fe, el gobernador no había sido efusivo, ahora empuña el logro y le quiere sacar jugo político.

 

Fernández cedió, pero no desembolsará la enorme cifra adeudada en un pago; claro está. Es ahí cuando ingresa la figura de bonos a pagar en varios años, en diferentes administraciones, probablemente, ajustados como resguardo por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), un tipo de variable que algunos economistas miran de reojo por que bonos del mismo tipo fueron los protagonistas de la corrida de la semana pasada -una señal importante del mercado-, y porque el Tesoro ya emitió una bola muy grande de títulos de ese tipo.

 

“Claro que me encantaría recibir una transferencia de todo el monto en efectivo, porque sería un préstamo internacional todo junto y ponerse a hacer. Pero es inviable. Vamos a tener todos los años bonos para realizar obras”, explicó el gobernador en Radio Dos. La cifra será superior a los 130 mil millones de pesos que había proyectado el gobierno santafesino, y estará entre los “148 mil o 150 mil millones de acuerdo a la actualización de mayo”. No está el detalle de cuánto cobrará en la gestión Perotti. La justificación que el gobernador le encuentra al pago en cuotas es que “la deuda no se generó en un día, por lo cual, cancelarlo en años es parte del sentido común”. Un gesto de Fernández, y uno de Perotti.

 

Tres gobiernos socialistas impulsaron el pago de las acreencias: Hermes Binner lo judicializó, Antonio Bonfatti siguió el reclamo, y Miguel Lifschitz insistió en la Corte Suprema cuando Mauricio Macri pateó la definición. Perotti lo abrochó. “Hubo una verdadera política de Estado de los distintos gobernadores santafesinos en distintas etapas", dijo el mandatario en una suerte de reconocimiento al socialismo. 

 

Sin embargo, también hizo un tiro por elevación. “Lo que faltó fue voluntad política. Nosotros le pusimos la mayor firmeza y dedicación para no generar una negociación, como se planteó muchas veces, de que nos paguen en obras (...) Nosotros separamos y fuimos tajantes: las obras que necesitamos tienen que ser en obras, y la deuda se salda aparte”. Esa fue una alternativa que se manejó durante la administración de Macri. “Las obras que necesitamos, gestionarlas, pelearlas y traerlas, y también generar el acuerdo de que nos salden la deuda”, completó, inflando el pecho. ¿Qué tipo de obras y qué implicancia tendría de cara a 2023? No lo especificó, pero parece difícil proyectar alguna de fuerte impacto, cortar cintas y que se capitalice antes de las elecciones.