30|7|2022

¿El porteño más federal? Fernández y Perotti, tablas en una partida de alta tensión

15 de junio de 2022

15 de junio de 2022

El Presidente y el gobernador santafesino congelaron diferencias en un acto precedido por fricciones. Toreo inicial del anfitrión y anuncios para la paz.

SANTA FE (Corresponsalía) Alberto Fernández visitó esta ciudad con la llave para acercarse a los gobernadores: “federalismo”. El Presidente fue recibido por Omar Perotti, con quien mostró sintonía desde lo discursivo. Hubo un ping pong de guiños entre los mandatarios: el anuncio del pago de la deuda, recorrido por las obras realizadas, compromisos cumplidos y “acompañamientos”. ¿Reconciliación o tregua?

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Desde hace un tiempo, Perotti y Fernández mantienen una relación marcada por las tensiones, más exactamente desde las elecciones de 2021, cuando Agustín Rossi, apoyado por el Presidente, le jugó una interna al gobernador. El triunfo aplastante de la lista perottista en las PASO juzgó la competencia, pero el malestar perduró. Luego, las idas y vueltas por las retenciones generaron discordia por los discursos cruzados y, hace algunos días, la llegada del Chivo a la AFI no despertó, precisamente, entusiasmo en la Casa Gris.

 

A juzgar por el encuentro de este miércoles, todo ese historial quedó a un costado, al menos en los gestos públicos. Perotti toreó de entrada en su discurso, pero lo que parecía ser un nuevo cruce discursivo con el Presidente terminó hilando una sintonía conceptual. “Los argentinos seguimos siendo del interior con problemas y de capital con mejor vida”, soltó el santafesino, quien aseguró que todos los gobernadores y las dos gobernadoras comparten esa visión. Sin embargo, edulcoró el golpe con un guiño al aclarar que Fernández “habilitó esa discusión con cada uno de nosotros, para plantear con libertad lo que pensamos”.

 

A su turno, Fernández no le esquivó a la problemática del reparto de fondos y basó su discurso prácticamente en eso. “Como soy argentino, antes que porteño voy a trabajar hasta el último día para hacer más federal a la Argentina (...) En Santa Fe y en Rosario tiene que tener los mismos derechos que tiene un porteño”, dijo el mandatario, casi continuando algunas de las frases de Perotti. El tema de los subsidios al transporte también estuvo presente.

 

En más de una ocasión, Perotti destacó el “acompañamiento” de la Casa Rosada para realizar obras de infraestructura -hídricas, gasoductos, ferroviariarias y viales- y destacó la colaboración para conseguir financiamiento, como por ejemplo para el acueducto biprovincial con Córdoba. “El trabajo en conjunto está dando resultados y es un día para resaltar la inversión de la Nación en la provincia”, resumió el rafaelino. Posteriormente, el Presidente completó diciendo que cree “en la Argentina en la que todos podemos crecer y desarrollarnos donde hemos nacido”.

 

Metiéndose en el terreno pantanoso de la seguridad, Fernández dijo que apoya el proyecto firmado por la mayoría de la representación parlamentaria de Santa Fe para robustecer y mejorar la Justicia Federal en la provincia. “Le digo al Congreso que debata cuanto antes esa ley y la saque, porque lo necesitan Rosario y la Argentina”. Guiños de un lado, guiños del otro.

 

Deuda (casi) saldada

Perotti pidió por el “recupero de recursos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que Santa Fe necesita sin demora”. Casi en tándem y respondiendo a la necesidad de recursos que tiene la Casa Gris, Fernández anunció: “Omar, la semana que viene te vamos a firmar todo y le vamos a pagar a los santafesinos lo que les debemos”.

 

De esa manera, el mandatario nacional hizo público lo que Letra P había anticipado semanas atrás: la Nación le comenzará a pagar a Santa Fe la deuda que tiene desde hace años por coparticipación. Aún falta conocer qué monto será finalmente -por lo que pudo averiguar este medio, rondará los 130 mil millones de pesos- y de qué manera será abonado, aunque sería mediante bonos.