03|7|2022

La trama detrás de la salida de Feletti: CFK se despega del plan Guzmán

23 de mayo de 2022

23 de mayo de 2022

La renuncia del secretario estaba decidida el viernes. El kirchnerismo aclara: a partir de ahora, las tarifas y la inflación serán responsabilidad de Economía.

Roberto Feletti había decidido el viernes pasado abandonar la secretaría de Comercio Interior. El anuncio se retrasó para este lunes, en la reunión que tenía en agenda con el ministro de Economía, Martín Guzmán. En el argumento oficial, expresó las diferencias en las medidas que debían tomarse para controlar la inflación, desmadrada desde febrero ante la crisis mundial por la guerra entre Rusia y Ucrania, sumado el factor local. Pero esos matices, con las que convive el kirchnerismo con el titular del Palacio de Hacienda hace meses, no explican el todo del conflicto. Fueron el disparador de una estrategia decidida en el Instituto Patria durante el fin de semana: dejar solo y atado a su suerte al titular de Hacienda, que nombró a su reemplazante y reclamó así la suma del poder para asumir la derrota o la victoria final. 

 

Fuentes vinculadas a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner le confiaron a Letra P, sobre la salida que sorprendió a la misma Casa Rosada, que "la decisión estaba tomada" porque Guzmán había formalizado para sí mismo el control total, sin admitir recomendaciones para corregir los problemas que generaron la inflación, al firmar el traspaso de Comercio Interior a su órbita el viernes. Feletti había dejado claro en las reuniones a solas que mantuvo con el ministro en las últimas 72 horas, que se sumaba al elenco con algunas condiciones de éxito para su gestión, y entre ellas estaban: integrar el gabinete económico con datos en mano sobre el impacto de la guerra en los precios; reducir la brecha de hasta el 100% entre Precios Cuidados y los productos que no integran la canasta; e implementar una herramienta para desacoplar precios.

 

Estaba claro que los tres pedidos iban a ser "imposibles" de aceptar por Guzmán, que había rechazado públicamente la suba de las retenciones al campo que el mismo Feletti había pedido en los medios de comunicación. Lo que pareció ser una idea mal expresada por el presidente Alberto Fernández, tal como desde el Palacio de Hacienda se esforzaron en aclararlo, al deslizar la posibilidad de enviar un proyecto de ley al Congreso para incrementar los derechos de exportación del agro, terminó siendo un deseo real cuando este lunes la idea fue reiterada por el jefe de Estado. Esa propuesta queda sin ningún impulsor dentro del gabinete con la salida del renunciante secretario de Comercio Interior, ya que ningún otro funcionario la respalda. 

 

Los que ratificaron no se van a mover de sus lugares son los funcionarios de la Secretaría de Energía, área que comanda Darío Martínez, que se cobijan bajo el paraguas de La Cámpora, agrupación que conduce el diputado Máximo Kirchner. Desde las oficinas energéticas, en forma de informes, como también desde las tribunas de oradores kirchneristas, salieron múltiples críticas a los aumentos de las tarifas en electricidad y gas, tanto para usuarios domiciliarios como para las fábricas. Las advertencias que había dejado claras el subsecretario de Energía, Federico Basualdo, en un paper solicitado por Economía para justificar la necesidad de remarcaciones, fueron el argumento para expulsar de las audiencias públicas al funcionario camporista, según anticipó Letra P.

 

Basualdo iba a estar este lunes al mediodía almorzando con pymes industriales en el conurbano bonaerense para intentar contener la congoja de las fábricas que deberán trasladar en un promedio del 10% a los precios de los productos, debido a la suba de costos del 76% en una sola vez para el gas, que dispuso el Ministerio de Economía a través de la Secretaría de Energía. En el informe también había una advertencia por el impacto en la inflación del "tarifazo antiproductivo", según lo calificaron desde el área energética. La reunión, con recorrida incluida, se suspendió a último momento por "problemas de agenda". Justo a esa hora, Feletti le estaba contando en privado a Guzmán que se iba del gobierno. 

 

De esta forma, luego de haber sido liberado de la responsabilidad de avalar la suba de tarifas, tras el corrimiento de Basualdo reclamado por Guzmán, y con la salida de Feletti de Comercio Interior en la guerra contra la inflación, el kirchnerismo soltó las cadenas que lo ataban a la suerte de Guzmán en materia económica. Este es el análisis desde el Instituto Patria, donde creen que los incrementos en gas y electricidad provocarán subas en los precios y golpearán en la pobreza, lo que llevará a un impacto electoral.