29|6|2022

¿Qué más querés? Guzmán suma el apoyo del Evita & Cia al de Clarín y el FMI

16 de mayo de 2022

16 de mayo de 2022

Por pedido presidencial, el ministro pone la cara y planifica dar otra entrevista esta semana. Baja al territorio en un acto junto a movimientos sociales. 

Martín Guzmán seguirá exponiendo su rostro en plena interna: esta semana el ministro de Economía sostendrá el alto perfil, tanto en los medios de comunicación como en el tenso debate político adentro de la coalición gobernante, de la mano de un fuerte respaldo de las organizaciones sociales oficialistas que se formalizará este martes. Su raid por eventos empresariales, con la defensa a capa y espada de las medidas que tomó para explicar la macroeconomía, respondió a un pedido del presidente Alberto Fernández para mostrar el rumbo, anclar las expectativas inflacionarias y brindar sus argumentos ante las críticas provenientes de los socios del Frente de Todos encabezadas, primero por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner; y más cerca en el tiempo, por el titular de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa.

 

Fuentes del Palacio de Hacienda confiaron a Letra P que Guzmán define por estas horas, como mínimo, una nueva participación en un medio de comunicación para sostener su perfil "empoderado", porque consideran que las decisiones de alto impacto en la interna oficialista deben ser mantenidas en el tiempo para copar el debate público. Sucede que el ministro recibió el respaldo presidencial en distintas oportunidades, pero las críticas que llovieron desde el kirchnerismo duro, e incluso desde el massismo, impactaron de manera directa en Fernández. En otras palabras, los dardos fueron al funcionario pero el verdadero destinatario era el jefe de Estado. El operativo blindaje está en marcha. 

 

"Guzmán tiene que ponerle la cara a los golpes, porque tiene argumentos técnicos para respaldar las medidas, pero es necesario concentrar poder para que el proyecto económico se sostenga y que el Presidente sea la última válvula de escape", afirmó una fuente gubernamental consultada por Letra P. Eso explicaría su reciente vinculación pública con los distintos sectores privados y los jefes del Círculo Rojo, además de su paso por medios de comunicación para responderle al kirchnerismo fue la punta de una lanza que se abre paso.

 

Luego de recibir críticas de parte la tropa de la vicepresidenta por el diálogo con los empresarios, el ministro hará este martes pie en el conurbano bonaerense de la mano de los movimientos sociales oficialistas. Desde las 15.30 en el partido de Almirante Brown, visitará la Federación Unión Nacional de Cooperativas Argentinas de Trabajo, junto a su par de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, uno de los que está pidiendo un reencuentro entre Fernández y Fernández de Kirchner. Ambos serán recibido por el secretario de Economía Social y jefe del Movimiento Evita, Emilio Pérsico; el subsecretario de Promoción de la Economía Social y Desarrollo Local y líder de Barrios de Pie, Daniel Menéndez; el presidente del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES), Alexandre Roig; el secretario gremial de la Unión Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), Gildo Onorato, y una veintena dirigentes de movimientos populares.

 

En lo formal, la visita de Guzmán responde a "fortalecer la agenda de los movimientos populares, particularmente la ley de monotributo productivo y el crédito no bancario", según confiaron desde el sector piquetero oficialista a Letra P. El objetivo es registrar a un universo de alrededor de 7,5 millones de trabajadores de la economía popular, y poder saltar la agenda la banca tradicional para lograr financiamiento blando para el desarrollo del sector. Sobrevuela en la actividad la promesa presidencial aún no cumplida de constituir una Agencia de Economía Popular

 

Pero desembarco territorial tiene como dato destacado el respaldo político a Guzmán, que viene soportando una andanada de críticas desde que cerró el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y estalló la crisis que parece interminable entre los socios de la coalición gobernante. Desde ese momento, el kirchnerismo duro le criticó, a viva voz, los trazos de la economía, los ajustes vía aumentos de tarifas a los servicios públicos y la ausencia de medidas macroeconómicas, como la suba de las retenciones al campo que viene reclamando el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti..

 

"Es un apoyo a un ministro de Economía a un gobierno peronista ante las críticas que surgieron desde sectores internos que no buscan desestabilizar al Gobierno, pero que sin buscarlo están haciendo el juego a los que presionan por una crisis económica aguda", admitió ante Letra P un referente de los movimientos sociales que oficiarán de anfitriones de Guzmán en el sur del conurbano bonaerense.

 

La actividad estaba en agenda, pero recién en la tarde del lunes quedó confirmada. La instrucción presidencial que tiene Guzmán es "salir a explicar en los medios las políticas en marcha", confiaron en su entorno. Cerca de Fernández llegaron a la conclusión que, más allá del respaldo del establishment para buscar la tranquilidad en el mercado, sumado a la las explicaciones de las medidas a modo de réplica al kirchnerismo, también es necesario sumar poder político territorial.