29|6|2022

Fernández defendió el Plan Guzmán junto al gobernador peronista más anti-K

29 de abril de 2022

29 de abril de 2022

Acto con "El Gringo" Schiaretti y segundo respaldo al ministro en 48 horas. "Ver cómo crece la industria automotriz es una tranquilidad y una alegría", dijo.

El presidente Alberto Fernández volvió a defender el rumbo económico delineado por su ministro, Martín Guzmán, blanco de un creciente asedio de referentes cristinistas que ya piden explícitamente su cabeza. El escenario no fue aséptico: esta vez, el mandatario eligió Córdoba, un territorio hostil para el kirchnerismo, y a Juan Schiaretti, el gobernador peronista más anti-K, como socio circunstancial. “Estamos recuperando lo que se perdió en el macrismo”, aseguró durante una visita a una planta de la empresa Nissan ubicada en Santa Isabel, donde destacó el crecimiento que registra la actividad económica.

 

“Lo que los trabajadores tardaron 12 años en conseguir lo perdieron en cuatro años. Lo estamos recuperando”, afirmó el jefe de Estado en referencia a los tres mandatos kirchneristas y la administración del expresidente Mauricio Macri. En este sentido, agregó: “Este programa económico supone producción, garantizar el trabajo y un tercer eslabón, que es garantizar la correa de distribución del ingreso; allí enfrentamos el problema inflacionario y el problema de recuperar el salario real de la forma más rápida posible”.

 

Es la segunda vez en 48 horas que el Presidente defiende públicamente a Guzmán, el ministro que es el blanco elegido y apuntado por las fuerzas kirchneristas del Frente de Todos (FdT) que durante los últimos días exigieron su salida del gabinete, como lo demandó, por ejemplo, la senadora Teresa García, quien aseveró que el platense ya "cumplió un ciclo". El jefe de Estado ya lo había hecho este jueves durante su participación en la Asamblea de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), donde manifestó que “el crecimiento (económico) es muy grande, la recuperación del empleo es real y el consumo crece”.

 

Este viernes, al lado de Schiaretti, a quien afectuosamente llamó "Gringo" y con quien remarcó pertenecer “a la misma escuela” (justicialista), Fernández sostuvo que “ver cómo crece la industria automotriz es una tranquilidad y una alegría” porque es un sector “pujante” del tramado productivo nacional. “La industria es el pilar que permite el desarrollo de las naciones y la Argentina nunca más debe resignarse a ver caer la industria. Debe impulsarla y ayudarla a crecer, porque, si la industria crece, crece el empleo y, si crece el empleo, mejora la calidad de vida de los argentinos”, agregó.

 

A pesar de la mutua pertenencia al amplio movimiento peronista, las diferencias entre la vicepresidenta Cristina Fernández y Schiaretti son públicas y de larga data. Durante su última apertura de sesiones, en febrero de este año, el gobernador cordobés aseveró que “el país está estancado y en declive” y apuntó contra el kirchnerismo, a quien acusó de pregonar “consignas pseudoprogresistas” y “una actitud feudal y autoritaria que nada tiene que ver con el progresismo que recita”.

 

Con este contexto, durante su discurso Fernández remarcó que durante 2021 la Argentina producirá “el doble de autos que en 2019” y destacó que gran parte de dicha producción será exportada, lo que permitirá, sostuvo, acceder a dólares para robustecer las arcas del Banco Central y afrontar los pagos con el Fondo Monetario Internacional (FMI). “Es un día para celebrar”, celebró.

 

“Hemos sido creados con una lógica que dice que la Argentina nuca será un país grande si no se industrializa como corresponde”, profundizó y completó: “Poner de pie a la industria es una obligación y, poco a poco, a pesar de los años difíciles que nos precedieron, del endeudamiento, la pandemia y la guerra, siempre pusimos nuestro Norte en garantizar la continuidad de la industria y el trabajo”.