08|8|2022

El Frente de Casi Todos en la provincia separatista de Buenos Aires

26 de abril de 2022

26 de abril de 2022

Todos unidos (sin el albertismo) triunfaremos. El kirchnerismo duro y el massismo formalizaron una mesa política provincial para "fortalecer el debate interno".

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) El gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, y el titular del Partido Justicialista (PJ) bonaerense, Máximo Kirchner, anunciaron la institucionalización del Frente de Todos (FdT) en el principal distrito electoral del país, una idea que en su momento agitó el presidente Alberto Fernández pero que nunca llevó adelante. La movida, que -se informó oficialmente- tiene como objetivo central “coordinar acciones que consoliden el trabajo que se viene realizando” en el territorio, ofrece una imagen que alimenta la interna que empuja al borde del abismo a la coalición de gobierno: un frente sin albertismo.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Del evento, realizado este martes en la Casa de Gobierno, en La Plata, participaron, además de Kicillof y Kirchner, la vicegobernadora, Verónica Magario; la presidenta de la empresa Agua y Saneamientos Argentinos (AySA), Malena Galmarini, en representación del Frente Renovador; el intendente de Ensenada, Mario Secco, como representante del Frente Grande; el presidente de Kolina y funcionario de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Carlos Castagneto; la diputada nacional Mónica Macha, referente de Nuevo Encuentro; la ministra de Gobierno de Buenos Aires, Cristina Álvarez Rodríguez; y el jefe de Gabinete provincial, Martín Insaurralde, cabeza del intendentismo en el Gabinete bonaerense. Así, el albertismo no tiene representación en la mesa institucional de la coalición en el territorio donde se libra la madre de todas las batallas.

 

“A partir de este encuentro preliminar, el Frente de Todos provincial continuará desarrollando una serie de reuniones con todos los actores que conforman la coalición para fortalecer el espacio de discusión y debate interno y las definiciones en torno a la realidad de nuestra provincia”, manifestaron las partes a través de un breve comunicado, donde también destacaron que con este paso se “pone de manifiesto el compromiso democrático con el debate de ideas y el trabajo mancomunado para mejorar las condiciones de vida de las y los argentinos”.

 

Como adelantó Letra P, el anuncio busca modificar el esquema de toma de decisiones en la provincia de Buenos Aires y elevar el reclamo -formal, además de discursivo- a la Casa Rosada para que las decisiones se tomen de manera colegiada entre las partes que conforman el frente, algo que el primer mandatario rechaza.

 

La institucionalización de Todos se da en el marco de la estrategia de Kirchner de alambrar y refugiarse en Buenos Aires tras entrar en guerra total con Alberto F. El diputado busca fortalecer las bases políticas del kirchnerismo duro en el territorio más importante del país y bastión central de la vicepresidenta Cristina Fernández.  

 

Kirchner monta su tienda de campaña en Buenos Aires junto a Insaurralde, socio clave en la toma del PJ, plataforma de lanzamiento para las candidaturas con las que ir a la batalla en 2023, tras romper su promesa de “acompañar” a Fernández “para sacar a la patria adelante”.  

 

“Si los dirigentes se amontonan en una unidad que no busca dar todas las peleas, trabajar lo que hay que trabajar para que nuestra sociedad salga adelante, será una mera acumulación de dirigentes en un lugar y con la gente en otro lugar. Eso en la Argentina no puede volver a pasar”, disparó el líder de La Cámpora durante un acto que comandó en Merlo como líder del PJ provincial.

 

El movimiento del tándem Kirchner-Kicillof (al que se suma el massismo) de este martes, los piedrazos del ministro Andrés Larroque contra el titular de Hacienda, Martín Guzmán; la postulación de CFK como candidata a presidenta el año próximo por parte del jefe de Asesores del gobierno bonaerense, Carlos Bianco, y de otros dirigentes y los disparos a discreción de un lote de funcionarios ultra K contra la administración central ponen a prueba una unidad atada con alambre.