13|6|2022

Incertidumbre y alarma en Salta por las repetidas licencias de Sáenz

26 de abril de 2022

26 de abril de 2022

El gobernador dejó a su vice a cargo la última semana sin aclarar el motivo. Tercera ausencia en cinco meses. Salud, denuncias y un viaje, entre las hipótesis.

El gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, reapareció este lunes tras unos días de licencia, la tercera en los últimos cinco meses, que despertaron preocupación en la provincia. El mandatario encabezó la entrega del Premio Nacional a la Calidad al hospital Dr. Arturo Oñativia en un acto que se realizó por la mañana en Casa de Gobierno, una semana después de que, mediante el decreto 246/22 publicado en el boletín oficial salteño, se informara que tomaba una nueva pausa en su tarea sin especificar los motivos.

 

Durante su ausencia, Sáenz dejó a cargo del Ejecutivo provincial al vicegobernador, Antonio Marocco. La falta de explicaciones y sus repetidas licencias dieron lugar a especulaciones, que incluyen problemas de salud hasta un viaje al Caribe. La semana pasada y ante las alarmas que empezaron a encenderse en Salta, el ministro de Gobierno, Ricardo Villada, se vio obligado a brindar respuestas. Declaró a El Tribuno que el gobernador no estaba mal de salud y que solo “se tomaba unos días”.

 

Las salidas de escena de Sáenz tienen lugar en un momento complejo para Salta por la difusión de una serie de escándalos que amenazan con salpicar al mandatario. A la desarticulación de una falsa financiera, en la que está aparece involucrado el secretario de Seguridad, Benjamín Cruz, hombre de confianza del gobernador, se sumó la compra por $140 millones de un carrusel y un "tren de la alegría" para el Parque Bicentenario, que provocó el enojo de la ciudadanía y de parte del gabinete salteño. Las declaraciones de la subsecretaria de Salud, Silvia Cardozo, quien informó un aumento drástico de la mortalidad infantil en el norte provincial añadieron tensión a los últimos días.

 

Asimismo, fuentes locales afirman que la última licencia de Sáenz obedece a la necesidad de evitar cualquier tipo de pregunta sobre los problemas legales que está enfrentando su delfín, el senador provincial y dueño de varios medios Emiliano Durand.

 

Las reacciones de la oposición no se hicieron esperar. El diputado nacional Carlos Zapata (Ahora Patria), que integra el interbloque de Juntos por el Cambio en la Cámara baja, manifestó que las incógnitas sobre el paradero del gobernador son “una tomada de pelo” por el contexto de crisis que enfrentan la provincia. La semana pasada, en diálogo con Diputados TV, señaló con ironía: “Hace diez días que no sabemos dónde está el gobernador de mi provincia. Si alguien lo ve en la calle, que avise, por favor”.

 

En el massismo también se encendieron las alarmas ante la falta de información sobre la situación de Sáenz. A pesar de la relación cercana que mantiene con Sergio Massa, de quien fue compañero de fórmula en las elecciones presidenciales de 2015, el mandatario no asistió a la reunión que convocó el titular de la Cámara de Diputados con gobernadores del Norte Grande en el Congreso, de la que participaron Jorge Capitanich, de Chaco; Gerardo Zamora, de Santiago del Estero; Ricardo Quintela, de La Rioja; Gerardo Morales, de Jujuy; y Raúl Jalil, de Catamarca.

 

Los faltazos de Sáenz a los festejos por el 440° aniversario de la ciudad de Salta y a la celebración por el Día de los Pueblos Originarios fueron otros hechos que motivaron una escalada de los rumores sobre su salud. Algunos medios locales afirmaron que el mandatario tendría problemas cardíacos, pero el Ejecutivo desmintió esa información. Villada aseguró que la última licencia del mandatario no se debió a cuestiones de salud. “Va a aparecer más rápido de lo que creen. Se va a tomar unos días para descansar, todavía no sabemos cuántos días. La verdad es que él está bien”, afirmó días atrás.

 

Con la aparición de ese lunes, Sáenz puso fin a la tercera vez en cinco meses que abandona momentáneamente su cargo. La primera fue en diciembre pasado, cuando tuvo que ser internado por un cuadro de diverticulitis aguda. Unos días después fue dado de alta y debió que continuar el tratamiento en su domicilio.

 

La segunda ocasión fue en los primeros días del año. En aquella oportunidad, al igual que ahora, dejó a cargo del Ejecutivo provincial a su vicegobernador, sin especificar los motivos ni la extensión de su ausencia.