02|7|2022

Salariazo, el cortafuegos de los intendentes para frenar el incendio inflacionario

19 de abril de 2022

19 de abril de 2022

La necesidad de atenuar el impacto de la suba de precios no distingue tribus: oficialistas y opositores dan aumentos de hasta 65% a municipales. El caso Ghi.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) En medio de la escalada inflacionaria que debilita el poder adquisitivo de los salarios y tensa aun más la ya complicada situación social en el conurbano bonaerense, los jefes y las jefas comunales, sin distinción de oficialismo y oposición, echan mano a la paritaria municipal para atemperar el impacto de la escalada de precios que, como reveló el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), trepó al 6,7% en marzo, marcando un récord. Los aumentos para el plantel municipal promedian más del 50%, por arriba de la mayoría de los acuerdos en los sectores privados. Con matices en la estrategia a implementar, todos prometen ganarle a la inflación.

 

Lo dijo días atrás el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof: “En el conurbano, la situación social no da más”. Los intendentes e intendentas de la región más populosa del país lo entienden de la misma manera y la paritaria municipal es la primera herramienta que tienen a disposición para contener la precaria situación económica y social en sus distritos. En las últimas semanas aceleraron la negociación con los municipales.

 

Más de una docena de municipios cerraron los acuerdos con promesas de revisión. Otro grupo se adelantó y tomó la iniciativa de dar aumentos parciales en el primer trimestre del año.

 

El municipio que picó en punta fue Morón, el intendente Lucas Ghi anunció un aumento de hasta el 85% en el salario de los trabajadores y trabajadoras municipales. El incremento mínimo será de un 77%, más una cláusula de 6% más para los salarios más bajos, los aumentos serán otorgados a partir del mes de abril de este año, hasta marzo de 2023. "Estamos iniciando una recomposición salarial histórica que apunta a mejorar fuertemente el poder adquisitivo de las y los municipales", afirmó el jefe comunal. A ese distrito le sigue San Martín, gobernado por Fernando Moreira y conducido políticamente por el ministro de Obras Públicas de la nación, Gabriel Katopodis. Allí se acordó un incremento del 65% entre enero y septiembre de 2022 en tres tramos (marzo, abril, septiembre) y un nuevo encuentro para evaluar la evolución de la inflación en la segunda quincena de agosto. En Hurlingham, el intendente Damián Selci anunció un 55% de aumento más un reconocimiento económico a las trabajadoras de 3 mil pesos por tareas de cuidado. 

 

Por arriba del 50% también cerraron acuerdos un grupo de intendentes enrolados en el Frente de Todos (FdT). Entre ellos están el intendente de Pilar, Federico Achaval, quien dio 53% de aumento en marzo aduciendo que no se podía esperar más debido a la crítica situación social; Alberto Descalzo (Ituzaingó - 51%), Andrés Watson (Florencio Varela – 50%) y Noelia Correa (Malvinas Argentinas – 50%). En la misma línea, la jefa comunal Mayra Mendoza (Quilmes) anunció un aumento del 48% más un bono de 10 mil pesos a pagarse en el mes de mayo. Prometió hacer una revisión en noviembre.

 

En La Matanza, Fernando Espinoza anunció un aumento del 45% en tres tramos; el primer incremento será del 30% retroactivo a marzo, dando un impulso fuerte al salario a partir del mes próximo. En este caso, la revisión será en octubre. “Nuestra prioridad siempre fue y siempre será cuidar el bolsillo de nuestra gente”, dijo el jefe comunal.

 

Dentro de las intendencias enroladas en el Frente de Todos que ya cerraron los acuerdos quedaron más abajo municipios como Ensenada, donde Mario Secco anunció un aumento del 40% durante el inicio de sesiones ordinarias, también Juan José Mussi en Berazategui dio ese porcentaje, pero se comprometió con una cláusula especial una vez finalizado el año posicionar el aumento final por arriba de la inflación; Moreno, que tendrá un aumento del 35% con revisión en septiembre y el compromiso de la intendenta, Mariel Fernández, de dar un 5% más; y San Fernando, gobernado por el massista Juan Andreotti, que otorgó un 25% con revisiones en julio y octubre, también con el compromiso de cerrar el año ganándole a la inflación.

 

Entre los intendentes de Juntos, el mayor aumento lo dio lo el jefe comunal de La Plata, Julio Garro, con un 47%; más abajo, Néstor Grindetti estableció una suba del 40% para los trabajadores y trabajadoras de Lanús y Diego Valenzuela cerró por un 38% en Tres de Febrero.

 

Otro grupo de intendentes e intendentas dieron el paso de otorgar aumentos a cuenta de la paritaria en el primer trimestre del año que van entre el 6% y el 22% y se encuentran en este momento en negociaciones. Se trata de Tigre (22%), Vicente López (10%), Lomas de Zamora (6%) y Avellaneda (12%).