15|9|2022

El Gobierno entregó el artículo 2 y el acuerdo con el FMI llega al recinto

09 de marzo de 2022

09 de marzo de 2022

El texto final extirpó la mención al programa pactado y sólo autoriza el "crédito público". Fumata blanca para una sesión que tendrá mayor resistencia interna.

El acuerdo pactado entre el ministro de Economía, Martín Guzmán, y el staff del Fondo Monetario Internacional (FMI) comenzó a encontrar este miércoles su propio entendimiento para sellar un camino al recinto que, sin grandes sobresaltos, permita ser tratado en sesión este jueves. De acuerdo a las coincidencias que se cristalizaron entre el oficialismo y la oposición, el tercer día del plenario de las comisiones de Presupuesto y de Finanzas concluyó con un dictamen que cambió la redacción original del texto presentado por el Ejecutivo el viernes pasado. La ironía resulta que, en la previa, la mayor resistencia al proyecto provendría más desde el interior del Frente de Todos que del arco opositor. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Los cambios fueron pactados entre el titular de la Cámara baja, Sergio Massa; el presidente del bloque del Frente de Todos, Germán Martínez, y las principales autoridades parlamentarias de Juntos por el Cambio: el radical Mario Negri, el macrista Cristian Ritondo y el lilito Juan Manuel López. Ambas facciones terminaron de arribar a un borrador común después de 24 horas de negociaciones, a la par del desarrollo del plenario de las comisiones.

 

El texto se cerró después de una reunión que duró una hora en el despacho de Negri, ubicado en el segundo piso del Palacio Legislativo. En esa oficina estaban reunidos unos 20 integrantes de JxC. Hasta ahí subieron Massa y Martínez pasadas las 18.20. Recorrieron las escaleras centrales del ala norte del Congreso para iniciar el tramo más fino de las negociaciones con los interlocutores de JxC que los estaban esperando luego de horas de intercambios paralelos al desarrollo del plenario. 

 

Según confiaron fuentes de los dos espacios, la reforma sobre el texto original quedará plasmada en dos artículos que finalmente acceden a los planteos que inicialmente planteó JxC: excluir cualquier mención al programa pactado para cumplir las metas acordadas por el gobierno con el staff. El punto, tal como contó Letra P, es parte de un extenso debate dentro de la coalición opositora que fue impulsado por el exministro y diputado Ricardo López Murphy. Luego fue ampliado por la fundadora de la Coalición Cívica, Elisa Carrió. 

 

La nueva formulación del texto se ciñe a las previsiones del inciso 7 del artículo 75 de la Constitución Nacional, dedicado a definir las facultades del Congreso. El séptimo inciso le confiere la potestad de "arreglar el pago de la deuda interior y exterior de la Nación". También tiene en cuenta el segundo artículo de la ley 27.612, de Sostenibilidad de la Deuda Pública, que establece que el Congreso debe aprobar "expresamente" todo "programa de financiamiento u operación de crédito público realizados con el Fondo Monetario Internacional (FMI), así como también cualquier ampliación de los montos de esos programas u operaciones". 

 

El pantallazo de ese texto siguió siendo provisorio hasta poco antes de la medianoche. Massa también aceptó sacar los fundamentos del proyecto, donde el Ejecutivo ratificaba que el nuevo pacto no anulaba los alcances de la investigación judicial abierta el año pasado para indagar las responsabilidades de la deuda contraída en 2018.

 

Después de las dos visitas al despacho de Negri, Massa se reunió con el titular de la Comisión de Presupuesto, Carlos Heller, para encontrarle una salida al laberinto, imaginando un nuevo reproche público del kirchnerismo contra el entendimiento con el Fondo. Después de Diputados, la próxima semana será el turno de un Senado comandado por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

 

La nueva letra chica

El artículo 75 de la Constitución y la ley 27.612 fueron los recursos utilizados para reencauzar el debate interno. El borrador previo a llegar al plenario de comisiones, al que accedió Letra P, tiene tres artículos. Los dos últimos son de forma, pero el primero sintetiza el alcance de ambas normas. Antes de ser firmado también tuvo un cambio de ultimo momento. La penúltima versión planteaba  la autorización para concretar "las operaciones de crédito público contenidas en el “Programa de Facilidades Extendidas” a celebrarse entre el Poder Ejecutivo y el FMI para la cancelación de los vencimientos del “acuerdo stand by” oportunamente celebrado en 2018 y el fortalecimiento de las reservas internacionales".

 

De ese modo habían acordado acompañar la refinanciación de los 40.000 millones de dólares adeudados al FMI, pero también el reintegro de los 5.000 millones que la Argentina ya pagó y que serán utilizados ahora para aumentar las reservas del Banco Central. 

 

A las 22.30, cuando finalizó el cuarto intermedio del plenario, Martínez leyó dos cambios finales al dictamen. En lugar de "la cancelación de los vencimientos del acuerdo stand by oportunamente celebrado en 2018 y el fortalecimiento de las reservas internacionales", el texto final sumó dos modificaciones: sacaron cualquier alusión los vencimientos y también al fortalecimiento de las reservas. De ese modo, el artículo primero sólo aprueba la operación de crédito público "para la cancelación del acuerdo stand by oportunamente celebrado en 2018 y para apoyo presupuestario". Un detalle que aparece como algo menor, pero que insumió una parte de la extensa negociación.

 

También sumaron una frase que plasma la autorización. Dice que "el Poder Ejecutivo Nacional suscribirá, en uso de sus facultades, los instrumentos necesarios para dar cumplimiento a lo establecido en el párrafo precedente". 

 

Antes de llegar a ese cierre nocturno, la movida incluyó dos visitas de Massa y Martínez al despacho de Negri. Cuando ordenaron las palabras, el titular de la Cámara baja volvió a la Casa Rosada. La ronda de consultas incluyó el cuarto intermedio de dos horas. Buscaban resolver dos temas coyunturales, pero importantes. En materia administrativa, Massa se comprometió a extender el horario de cierre de la mesa de entradas para que ingrese el dictamen después de hora e igualmente puedan convocar a una sesión especial para este jueves. En términos operativos, se dieron ese tiempo para que cada una de las tribus oficialistas y opositoras compartan las novedades con sus pares. Con ese impulso reanudaron el plenario a las 22.30.

 

Tras la inclusión de los cambios que leyó Martínez, el dictamen tuvo 75 firmas de JxC y el FdT, pero con algunas sorpresas. El puntano Carlos Ponce, del FdT, integra las dos comisiones y firmó en disidencia. En la principal coalición opositora hubo cuatro diputados que no firmaron. Gerardo Millman, que también forma parte de ambas comisiones, no puso el gancho, aunque es parte del sector duro del PRO que reclamó los cambios. Lo mismo sucedió con el mendocino Omar de Marchi, el santafesino Federico Angelini y Graciela Ocaña, que integra el espacio bajo el signo de Confianza Pública, pero responde al alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta.  Las cuatro firmas que faltaron en el dictamen desnudan que las idas y vueltas dejaron heridas abiertas. No fue el único indicio: también retumbaron algunas discusiones a los gritos entre un importante diputado macrista y otro radical. 

 

La trabajosa síntesis de este miércoles anticipa que la sesión de este jueves, prevista para las 14, no será abreviada. Posiblemente incluirá una extensa lista de oradores para un debate que concluirá con una aprobación superior a los 200 votos.