18|1|2023

Las tribus internas que pugnan por la bendición de Perotti

08 de diciembre de 2022

08 de diciembre de 2022

En Hacemos hay "competencia virtuosa" para reemplazar al gobernador. La llave la tiene él y solo él. El perottismo de Rafaela y el de las capitales.

ROSARIO (Corresponsalía Santa Fe) Sin un candidato ungido por el gobernador Omar Perotti para que represente a su sello en la interna peronista, la dirigencia de Hacemos ya trabajan para instalarse y mostrar competitividad cuando llegue el momento de las definiciones. En ese proceso, surgen algunos lógicos resquemores, pero nadie aún se anima a calificarlo de interna. “Es una competencia virtuosa”, admiten en las huestes del perottismo. El límite: la autoridad es del gobernador.   

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Hoy por hoy, solo Roberto Mirabella está oficialmente lanzado como candidato. Diputado nacional, operador y alter ego de Perotti, ya recorre canales porteños facturando su relación cercana con Alejandro Fantino, quien lo presenta como “el próximo gobernador”. Sin lanzamiento oficial, desde otro sector interno anotan a Sonia Martorano, la ministra de Salud que tan bien le sienta al círculo rojo rosarino y que, dicen, su gestión de la pandemia le permitió picar en punta en las encuestas, rompiendo el techo municipal.

 

A Martorano y a Mirabella los une la lealtad a Perotti, pero los separan las terminales que tienen dentro del ecosistema que rodea al gobernador. Mientras Mirabella forma parte de quienes acompañan a Perotti desde Rafaela, Martorano hoy es empujada por sectores que se sumaron luego al proyecto del gobernador, referenciados en UPCN y la ministra de Gobierno Celia Arena. El perottismo de Rafaela y el perottismo de Rosario y Santa Fe que, sottovoce, ya empiezan a mostrarse los dientes. 

 

No son los únicos que, ante la situación de incertidumbre, se anotan en la grilla. Si bien de su sector surgió la posibilidad de Martorano, fuentes no descartan que la propia titular de la cartera de Gobierno quiera hacer el intento. Paralelamente, el experimento Fantino sigue en carpeta, negociándose en la cúpula del espacio, con la cual se muestra muy cercano en sus programas. Por otro lado, si bien su senador departamental Miguel Rabbia no deja de diferenciarse de Perotti, nadie se anima a descartar la opción del senador Marcelo Lewandowski.

 

Hay otro factor sobre el tablero estratégico: la ley de paridad de género. Si la decisión sobre quien encabeza la lista premia la lealtad y confianza de Mirabella, apuesta a Fantino o cristaliza un acuerdo con Lewandowski, la candidata a vicegobernadora deberá ser una mujer. Así las cosas, el eje Rosario - Santa Fe se ve mejor posicionado: los dos nombres que corren de su parte son mujeres, Martorano y Arena. El Senado parece una interesante prenda de negociación para lograr una solución salomónica que deje a todos contentos. 

 

Si bien reconocen la existencia de la disputa, dentro del espacio se cuidan de hablar de interna: “es una competencia virtuosa”, dicen. “Todos buscan construir y posicionarse pero sabiendo que la decisión es de Omar, y conociéndolo es de él y solo de él”, explican en el perottismo. En otros sectores del peronismo coinciden: “parece más una lógica de estrategia del gobernador que una lógica de disputa interna, pero la decisión es monolítica”.

 

La definición se estira y a menos de un año de las elecciones el perottismo todavía no tiene candidato definido. La incertidumbre genera algo de caos y es vista por algunos como una ventaja para los rivales internos ya lanzados, dado que una PASO parece ineludible. “No hay peronismo sin PASO, con probablemente tres o cuatro candidatos”, explican. “En la indefinición de ellos nosotros ganamos”, observan al lado de un candidato peronista ya lanzado. “Mientras ellos definen nosotros ya caminamos”, sería el resumen del análisis.

 

En la demora entra en juego la variable de la personalidad de Perotti. “La no definición es una definición”, reflexiona un peronista. Algo obsesionado con retener el poder lo máximo posible, ya avisó que estirará el calendario electoral para tener una transición corta. La decisión de no ungir un candidato se encuadra en la misma lógica: no correrse del centro. Aquello de que la política es “cash y expectativas”, frase que le atribuían a Néstor Kirchner: Si Perotti tendrá los fierros del gobierno, el cash, hasta el 10 de diciembre, ahora va por la expectativa.