27|1|2023

"Hay mucha ansiedad en algunos, como si las elecciones fueran en Navidad"

02 de noviembre de 2022

02 de noviembre de 2022

El diputado Galdeano, que faltó igual que sus aliados Losada y Scarpin al cónclave opositor santafesino, critica el apuro por definir el frente de frentes.

ROSARIO (Corresponsalía Santa Fe) No solo el socialismo pegó el faltazo a la cumbre opositora que se realizó este martes en la capital de esta provincia. También brillaron por su ausencia la senadora Carolina Losada, su par Dionisio Scarpin y el diputado provincial Julián Galdeano, el trío radical que conforma una suerte de eje dentro de Juntos por el Cambio (JxC) y el no peronismo.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

En diálogo con Letra P, Galdeano, arquitecto del desembarco de Losada en la política, fue muy crítico con quienes armaron el cónclave y pidió “bajar las expectativas”. “Hay mucha ansiedad en algunos, pareciera que tuvieran las elecciones provinciales el día de Navidad”, castigó.

 

-¿Por qué no fue a la cumbre opositora en Santa Fe?

 

-No invalidamos las propuestas que se hacen desde distintas fuerzas que pretenden confluir en una alternativa para Santa Fe, lo que sí señalamos e insistimos es que tenemos que coincidir en un programa. Tiene que haber líneas directrices comunes, marco de cómo vamos a funcionar hipotéticamente como una coalición, tanto del punto de vista del programa y la plataforma electoral como desde qué hacemos si nos toca gobernar. Eso es lo importante, si en el medio se pueden gestar algunas acciones, son bienvenidas, pero no podemos por una cuestión solamente de hacer una foto presentar como si ya estuviera todo ok, cuando todavía nos falta mucho. Primero falta mucho para el proceso electoral, todavía no se sabe cuándo son las elecciones y, segundo, falta mucho en términos de consolidación de una alternativa. Entonces, ni subir el ascensor ni tirarse al vacío, hay que ir paso a paso, escalón por escalón, que es lo que realmente corresponde bien.

 

-¿Se vendió mucho más de lo que hay en concreto?

 

-Todos los partidos han y hemos expresado la voluntad política de confluir. ¿Qué pasa? Después hay que construir un programa de gobierno, ponerse de acuerdo, ver qué queremos hacer. No es suficiente que tengamos un panel de especialistas, donde cada uno casi matemáticamente aporta una figura que ni siquiera tuvo oportunidad de coincidir en el contenido con los otros propios panelistas, ya ni te digo de los partidos. Hay que ser cuidadosos, no hay que generar tanta expectativa en algunos hechos que son importantes, que suman, son trascendentes, pero que no son fundacionales. Todavía falta bastante para eso, que los partidos debatan hacia adentro, que veamos qué queremos hacer si ganamos. Hay mucha ansiedad en algunos, pareciera que tuvieran las elecciones provinciales el día de Navidad y falta un año más todavía.

 

-¿Eso pasa también dentro del radicalismo?

 

-Sin dudas. Es tiempo de debatir, de buscar consensos, construir ideas. Es importante que busquemos afuera, que no tengamos una propuesta endogámica. Nosotros tenemos muchos dirigentes valiosos del radicalismo, de otros sectores que han tenido experiencia de gobierno, pero no son los únicos. Tenemos que buscar afuera, tenemos que abrir, no alcanza con los que ya tuvieron alguna oportunidad por más que hayan sido buenos funcionarios. En definitiva, también por algo después no se ganan las elecciones.

 

-El socialismo deslizó una crítica sobre la entidad de un exministro nacional como Finocchiaro para hablar sobre la educación provincial. ¿Cabe el reproche?

 

-Es lo mismo, yo no me fijo tanto en la en la procedencia territorial de los que pueden expresarse, sino en la falta de una instancia de coordinación del mensaje. Si viene un exministro del gobierno que sea con el que estoy de acuerdo y es una figura respetada y va a hablar de las cuestiones de Santa Fe, que previamente se debaten en los partidos con los dirigentes de cada área técnica, eso será lo de menos. A algunos le molestará, a mí no. Pero si viene alguien que no sabés qué es lo que va a plantear, todavía no te sentaste en la mesa, se pierde lo que inicialmente se tomó como la necesidad de construir una opción santafesina en términos de alternativa política.

 

-¿Al socialismo hay que apurarlo, esperarlo o desecharlo?

 

-Todos son valiosos. Si de entrada coincidimos en que tenemos que estar todos juntos, eso es un activo en sí mismo y hay que respetar los tiempos de cada uno en la medida que no signifique un obstáculo para ir avanzando, pero no solamente siendo una confluencia sin contenido de dirigentes para sacarse una foto, sino más bien avanzando con equipos que empiezan a trazar fino, en qué es lo que queremos para la provincia.