30|4|2022

Las medidas sanitarias de Schiaretti atizan las críticas de los gremios

17 de enero de 2022

17 de enero de 2022

El gobernador de Córdoba cambió el protocolo de aislamiento con un guiño al sector empresario. Los sindicatos, en alerta y movilización contra la resolución.  

La eliminación del aislamiento de contactos estrechos de un caso de covid en el ámbito laboral, decidido por el gobierno de Juan Schiaretti, generó el rechazo de algunos gremios y sindicatos que consideran que la medida es una "concesión al sector industrial", que pedía una flexibilización de medidas sanitarias para atenuar el impacto sobre la producción debido a un elevado ausentismo del personal. 

 

Para comunicar el cambio en los criterios de aislamiento, el gobierno provincial citó a la CGT Regional Córdoba y las voces oficiales hablaron de consenso, pero desde la propia confederación aseguran que se trató de una mera notificación.

 

“Lo presentaron como acuerdo, no lo hubo. No estaba previsto que así ocurriera. No había representantes de la Unión Industrial, ni empresarios. Estábamos tres representantes de la CGT, el ministro de Salud, el de Trabajo y el secretario de Industria”, explica Ilda Bustos, secretaria general adjunta de la entidad gremial.

 

Aunque reconoce que la voluntad de la central obrera no es “oponerse a la continuidad de las actividades en este contexto de crisis”, la secretaria general de la Unión Obrera Gráfica coincide con las críticas al Gobierno.

 

“No estamos de acuerdo con la medida. Hay un criterio eminentemente económico. La preservación de la salud pasa a segundo plano. Esto se decidió apresuradamente, por imposición del poder concentrado. Los trabajadores son la variable. Ni siquiera se contempla su derecho a cuidarse y proteger a su familia”, añade la dirigente en diálogo con Letra P.

 

Bustos, junto a otros referentes, impulsa la realización de un plenario para elaborar un documento que deje constancia de reparos que, hasta aquí, no han tenido trascendencia pública. “Quedamos navegando en el aire. Y a nivel nacional pasa lo mismo”, lamenta.

 

Fuera de la confederación destacan el silencio de algunos referentes ante un serio precedente de afectación de derechos. Aunque la medida afecte a trabajadores del sector privado, los popes de gremios del sector público no han alzado su voz. “No se puede esperar otra cosa”, disparan desde fuera de la órbita cegetista.

 

Ilda Bustos, de la CGR Regional Córdoba

Tal como lo contó este medio, las medidas sanitarias adoptadas por ola de contagios provocó cruces entre la provincia y la ciudad capital, que desnudaron el clima crispado del peronismo mediterráneo. Los chispazos no solo se dieron en el ámbito político sino que también reflotaron tensiones dentro del gramialismo. Hay dirigentes que apuntan contra los sindicatos, y sus entidades aglutinantes, por no reaccionar adecuadamente a lo que constituye “un grave avance contra los derechos laborales”.

 

Alerta y movilización

Con un duro documento, la CTA Autónoma repudió la disposición del Gobierno “que responde únicamente a razones económicas para satisfacer la voracidad empresaria” y que “claramente prioriza los negocios por encima de la Salud”.

 

El texto alerta sobre “la política del Gobierno de negar la adopción de recaudos imprescindibles, pese a la multiplicación de contagios en el ámbito de la Salud, y su marcada permeabilidad a las imposiciones de la corporación patronal, que no está dispuesta a resignar ganancias, aunque peligre la salud de los trabajadores”.

 

Desde ATE Córdoba reafirman la condición de partícipe necesaria de la CGT. “Sentarse con el Gobierno y no decir nada es avalar lo hecho. A nosotros Schiaretti no nos convoca. Para nosotros la salud de los trabajadores está por encima de los negocios. De hecho, esta medida es exclusiva para lo laboral. Para la vida social sigue rigiendo el aislamiento”, hilvana Federico Giuliani, secretario general.

 

Remarcando diferencias, el dirigente recuerda que se encuentran “en estado de alerta, asamblea y movilización en salud por todo lo que ajusta Schiaretti”.
Similar estado mantiene la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS) que aglutina a variado personal del rubro, principalmente del sector primario. Desde hace años son quienes señalan el deterioro del sector, manifestado a través de menores partidas presupuestarias y precarización de los vínculos laborales. 

 

“A nosotros desde el año pasado nos obligan a trabajar siendo contento estrecho. Incluso con síntomas hasta que los testeos den positivo. Por eso hubo focos de contagio dentro de los hospitales. Ya hemos hecho notas, reclamos y asambleas contra la medida”, recuerda Estela Giménez, secretaria general adjunta de UTS.

 

Estela Giménez, secretaria general adjunta de UTS

“Estas decisiones llegan por presión de las patronales que ponen en primer lugar el lucro antes que la salud de sus trabajadores. Pero somos nosotros los que estamos, sin descanso, en la primera línea. Y no nos callan con favores”, amplía.

 

Desde la Multisectorial de Salud otras voces se elevan contra la Confederación General: “Podrían haber hecho un comunicado, una asamblea… Declararse en alerta… ¡Algo! Claramente, están alineados con el Gobierno”.