30|4|2022

Colorado 23: Santilli tira la primera bola en Mar del Plata

15 de enero de 2022

15 de enero de 2022

Su visita a La Feliz será el inicio de una extensa gira por toda Buenos Aires y el lanzamiento informal de su candidatura a gobernador. Aliados y estrategias.

PINAMAR (Enviado) Diego Santilli regresó esta semana de sus vacaciones en familia y este viernes ya tuvo la primera reunión con su equipo de trabajo político. El principal temario en la agenda fue el lanzamiento anticipado de su candidatura a gobernador bonaerense, parte del ambicioso plan de llevar a Horacio Rodríguez Larreta a la presidencia de la Nación. “Lo que no podamos hacer este año, para 2023 va a ser tarde”, repiten en su equipo. Por eso iniciará su gira en Mar del Plata, con un paso previo, este sábado, por Malvinas Argentinas, y sumará un distrito bonaerense por día a lo largo del año. Todo, el respaldo de un grupo de incondicionales que ya anticipó que lo seguirá ante una eventual interna en el PRO y en Juntos. 

 

Pese a haber contado con el respaldo pleno de todos los socios de la alianza en las últimas elecciones, esta vez el diputado nacional deberá hacerse nuevamente desde abajo y, si bien analiza que 2021 le dio volumen político y un alto nivel de conocimiento y probó que podía competir y ganarle al peronismo, es consciente de que ahora tendrá que enfrentar o persuadir a varios de los intendentes que lo acompañaron en la campaña. 

 

Para el tándem Larreta-Santilli, el más difícil de cerrar será Jorge Macri, aunque su arribo al Ministerio de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires tamizó las diferencias que tenían y ordenó parte de la interna. De todos modos, ni en el equipo larretista, ni en el macrista, descartan que el primo del expresidente deje a un lado sus ambiciones de gobernar la provincia de Buenos Aires e intente convertirse en el próximo alcalde de la ciudad. De ser así, el intendente de Vicente López en uso de licencia no tendrá el camino allanado en territorio porteño, por la posibilidad de enfrentar en primarias a María Eugenia Vidal, Martín Lousteau y/o Javier Milei, pero en las oficinas de las dependencias porteñas adelantan que hoy se inclinan por Macri. “Si María Eugenia y Jorge se miden antes de las primarias, nosotros vamos a estar con Jorge”, dice a Letra P un dirigente con despacho en la Ciudad.

 

Entre los 16 jefes comunales del PRO restantes, no ven a otro con chances de competir el año próximo, con excepción de Julio Garro (La Plata) y, en alguna medida, Guillermo Montenegro (General Pueyrredón), además del presidente del bloque de diputados y diputadas nacionales amarillos, Cristian Ritondo. En el caso de medir fuerzas, en el equipo del Colo aseguran que ya cuentan con el respaldo de Diego Valenzuela (Tres de Febrero), Manuel Passaglia (San Nicolás) y Ezequiel Galli (Olavarría), además de un grupo de dirigentes que no gobiernan sus distritos como Martiniano Molina (Quilmes), Segundo Cernadas (Tigre), Lucas Delfino (Hurlingham), Gastón di Castelnuovo (Ituzaingó), Darío Kubar (General Rodríguez) y Guillermo Viñuales (Lomas de Zamora).

 

Antes de ellos está Agustín Forchieri, exlegislador porteño y flamante secretario de Desarrollo Ciudadano de la Ciudad, encargado del armado bonaerense de Santilli y parte del programa nacional de Rodríguez Larreta, que desde hace varias semanas alterna agenda entre la gestión y unos días en Cariló, donde aprovecha para reunirse con otras figuras del espacio. Ya se encontró con el jefe comunal anfitrión, Martín Yeza, representante del ala dura del PRO; con Galli y Molina y sumará a Valenzuela.

 

Por otra parte, la modificación a la ley que limita las reelecciones -que les da otra chance a los jefes comunales con dos mandatos seguidos- y la promesa de conformar un gabinete provincial 90% bonaerense y con todas las expresiones políticas de la alianza es parte de la estrategia para ir a buscar a los amarillos que aún faltan. 

 

Es que, en el caso de ganar, según promete el santillismo, la idea es colocar a un jefe de Gabinete y un secretario legal y técnico propio, y el resto lotearlo entre aquellos que tengan mayor volumen político y electoral. “Tenemos que abrirnos, no podemos repetir el error de Macri y Vidal”, afirman. “Si vamos a una primaria amplia entre el PRO, la UCR, los libertarios y el peronismo no kirchnerista, deberíamos conformar equipos de gestión con los mismos representantes. Si lo hacemos, tenemos posibilidades de ganar y gobernar”, se envalentonan.