19|10|2021

Santilli, en La Plata: antikirchnerismo y foto de unidad con aroma a 2023

09 de septiembre de 2021

09 de septiembre de 2021

Con épica peronista y respaldado por Larreta y los intendentes PRO, el precandidato cerró su campaña a pura grieta. “Vamos a volver”. Macri y Vidal, ausentes.

Es Juntos hizo negocio en su cierre de campaña con lo que mejor le sale. Apeló a profundizar la grieta con el kirchnerismo y se sostuvo en la territorialidad de sus intendentes para proyectar más allá de este domingo. El mensaje vino tanto de Diego Santilli como de quien lo entronó mucho antes que definiera su lanzamiento al otro lado de la General Paz, Horacio Rodíguez Larreta, el principal interesado en ganar terreno en la provincia de Buenos Aires para intentar retomar el poder nacional y provincial en 2023. Casi en la frontera estética que suele manejar la usina PRO, con cierta mística partidaria y cánticos tradicionales, los líderes partidarios que los acompañaron también hicieron hincapié en las problemáticas económicas y de inseguridad. El Club Atenas de La Plata que los cobijó este jueves de lluvia leve pero persistente fue testigo de una arenga que se repitió en varias oportunidades: “Vamos a volver”. Eso sí, sin Mauricio Macri ni María Eugenia Vidal, los grandes ausentes del encuentro.

 

“No podemos darnos el lujo de esperar para cambiar, hay que empezar este domingo”, vociferó Santilli desde el escenario circular montado en el Club Atenas de la capital provincial, acompañado por buena parte de la plana mayor de la coalición opositora. En los primeros lugares estuvieron el alcalde porteño; la presidenta del PRO nacional, Patricia Bullrich; el intendente y jefe de campaña bonaerense, Néstor Grindetti (Lanús) y alguno de sus pares más representativos como Jorge Macri (Vicente López), Gustavo Posse (San Isidro) y el anfitrión Julio Garro (La Plata). También tuvieron lugares de privilegio su compañera de fórmula, Graciela Ocaña, el excandidato a vicepresidente Miguel Ángel Pichetto y la senadora nacional Gladys González

 

“La pandemia nos mostró que hay otra forma de hacer las cosas. Que hay que enfrentar los problemas, hay que resolverlos. La provincia necesita hoy ese cambio”, insistió el ex vicejefe de Gobierno porteño y se metió en algunos temas sensibles para la agenda nacional, con la que fogonearon en el último tramo de campaña, como educación con presencialidad, la justicia penal y la inseguridad. “Gobernar es educar. No podemos permitir que se nos vaya un joven más. Tenemos que hacer que la evaluación sea obligatoria. Evaluar es aprender, es ver cómo mejorar”, dijo Santilli con un look informal, de camisa celeste, chaleco negro, zapatillas y jean, que suele combinar bien con la estrategia de mostrarlo como “El Colo”, un dirigente de a pie, de extracción peronista, que hizo su carrera política en la gran vidriera de gestión exitosa que es la Ciudad de Buenos Aires.  

 

Antes de eso, Rodríguez Larreta destacó el trabajo como ministro de Seguridad y Justicia del ahora primer precandidato a diputado nacional y aseguró que “la enorme transformación de la Ciudad demuestra que se puede”. En este sentido aprovechó también para revalorizar el modelo de los gobiernos locales del partido amarillo como Lanús, Vicente López, Tres de Febrero y La Plata, otro de origen vinculado al justicialismo como San Nicolás y, por último, uno históricamente radical como San Isidro. De hecho, puso especial énfasis en Gustavo Posse, el jefe comunal del histórico partido que enfrentó a Maximiliano Abad en la interna de la Unión Cívica Radical, pero tras la derrota apostó por una alianza con el PRO, la Coalición Cívica y Peronismo Republicano, los grandes favoritos de cara a las primarias. “Gracias a los intendentes que son la columna vertebral en la provincia”, remarcó para cerrar el tema.

 

Los pronósticos de lluvia publicados desde el fin de semana pasado, y acaso la picardía del intendente anfitrión que primereó con el pedido de volver a convertir a La Plata en sede partidaria con los primeros nubarrones, hicieron que la organización se modificara a último momento. En un principio estaba pautado realizar el acto en un club de Tres de Febrero, y también se barajó la posibilidad de hacerlo en Lanús. “El domingo es un día muy importante: tenemos la llave para abrir la puerta para un futuro mucho mejor. El domingo no vamos a bajar los brazos, vamos a cuidar todos los votos y vamos a ponerle un freno al kirchnerismo”, aseguró Garro al abrir la jornada. 

 

Jorge Macri también tomó la palabra. Fue el único que nombró al expresidente de la Nación, su primo Mauricio, y criticó, sin nombrarla, a la exgobernadora Vidal, que decidió regresar al cómodo territorio porteño tras la derrota que sufrió frente a Axel Kicillof. “Todos los que estamos acá, en 2019 asumimos un compromiso, más allá de cuál fuera el resultado de la elección: no abandonar a los bonaerenses. Y acá estamos, codo a codo con cada bonaerense, presentes, defendiendo las cosas en las que creemos y una provincia que se merece estar mejor”, dijo. 

 

Como los demás oradores, también encendió la grieta, y apuntó directo contra el kirchnerismo. “No vamos a aceptar los argentinos que nos lleven al país que no queremos, a patadas en el culo y de manera prepotente, porque este es un país de buena gente, de gente que quiere laburar, que quiere levantar las persianas de su comercio, a los que no dejaron laburar, que quieren educar a sus hijos, a los que no dejaron educar”, agregó.