30|9|2021

"No es una interna partidaria, estamos discutiendo un proyecto de país"

ENTREVISTAS

09 de septiembre de 2021

09 de septiembre de 2021

Aspirante a senadora por el FdT y referente de La Cámpora, elude el peronómetro pero pondera el proyecto nacional y pone distancia con el schiarettismo.

Gabriela Estévez corta un teléfono para atender otro. Aprovecha un tiempo muerto en medio de sus actividades de campaña para seguir llevando las ideas y propuestas del Frente de Todos (FdT) a la mayor cantidad de espacios que le sean posibles. En tiempos electorales, la diputada comenzó a recorrer la provincia y, pese a lo complejo del momento social y sanitario, pudo recorrer obras y llevar algunas iniciativas a los puntos más escondidos de Córdoba.

 

Es la segunda precandidata a senadora nacional por el FdT en la provincia que gobierna el único peronismo provincial descolgado de la estructura nacional. Referente de La Cámpora y una de las principales armadoras del oficialismo en Córdoba, entiende que tuvo que hacer frente a una campaña que define como “totalmente atípica”, en las que las reglas del juego estuvieron cambiadas desde el minuto cero.

 

“Tuvimos que alejarnos de las formas básicas del encuentro y de la militancia tradicional para cuidarnos y no correr riesgos en medio de la pandemia. Eso hizo que fuera mucho más difícil poder dar los debates que realmente creemos que es necesario dar de cara a una elección legislativa. Pero eso está cambiando”, dice a Letra P, mientras valora el manejo de la pandemia que lleva adelante el Gobierno y proyecta una segunda parte de la campaña, con vistas a las elecciones del 14 de noviembre, más activa y con “las discusiones que tenemos que dar mirando hacia el futuro”.

 

-El FdT plantea que los desacuerdos entre la Nación y Córdoba quedaron atrás. ¿Ese cambio se percibe en la sociedad?

 

-Es muy notorio el acercamiento de la Nación con la Provincia y con los gobiernos municipales. En la calle se ven los carteles que hablan de un plan municipal de bacheo, que está financiado por el Gobierno. En las plazas se ve la existencia del plan Argentina Hace, que permite que esa plaza esté en condiciones para que los vecinos puedan disfrutarla. En Villa Libertador, se está desarrollando el plan de cloacas, que también se hace con acompañamiento de Nación. También se ve ese acercamiento en la obra histórica en la planta de tratamiento cloacal de Bajo Grande, que tiene un impacto tremendo en Córdoba. Hay pueblos que jamás habían recibido una obra por parte del Gobierno y hoy tienen obras en marcha, que van desde la realización del cordón cuneta hasta el mejoramiento en la estructura de la alguna institución. Esas iniciativas dan cuenta de la mirada profundamente federal que tiene este Gobierno, que comprendió que a partir de la obra pública se podía generar trabajo e inyectar plata para que circule y que la economía se mantenga en pie. 

 

-¿Hay una mirada distinta del Gobierno en el interior respecto de los grandes centros urbanos?

 

-Percibo eso todo el tiempo. Vi gente emocionada hasta las lágrimas porque en su pueblo se está llevando adelante alguna obra pública. Se trata de pueblos de 400 o 500 habitantes que nunca habían podido gestionar nada, porque son los grandes olvidados de las gestiones. Y ahora ven cómo los recursos nacionales se vuelcan para mejorar sus condiciones de vida. Es emocionante, porque se genera trabajo, porque llega plata que circula dentro de esas localidades y por la transformación que generan esas obras. El impacto es muy grande cuando la gente se siente escuchada.

 

-¿Este domingo en Córdoba se están discutiendo formas de comprender el peronismo?

 

-Esta es una elección parlamentaria, no es una interna partidaria. Nosotros estamos encuadrados en el Frente de Todos, un armado que tiene como columna al PJ nacional. Somos peronistas, nos reconocemos dentro del proyecto nacional y no tenemos mucho más que discutir al respecto. Estamos pensando en un proyecto de país y queremos discutir cómo lo consolidamos a partir de la conformación de una Cámara que le permita al Gobierno tener las leyes necesarias para vivir un poco mejor. Hay que consolidar una base jurídica que acompañe a un proyecto político y, en nuestro caso, el perfil de ese proyecto está muy claro. No hay que ponerse a ver quién es más o menos peronista.

 

-¿Y cuán importante es lo que pueda pasar en estas elecciones con vistas a 2023?

 

-Es muy importante esta elección, porque se necesita el acompañamiento del Congreso para poder llevar adelante algunas transformaciones importantes que requieren la convalidación del Poder Legislativo. El gobierno anterior se endeudó por miles de millones de dólares y nunca le preguntaron nada al Congreso. Todo tiene que pasar por ahí porque es el órgano más importante de la democracia. Esa es la razón por la que hay que construir nuestras propias mayorías parlamentarias.

 

-El domingo se vota y el lunes empezará otra campaña, más larga y más intensa, hacia las generales de noviembre. ¿Qué tan diferente puede ser?

 

-A partir del resultado de las PASO, vamos a salir de ese estado de apatía que se viene percibiendo, sobre todo, en las grandes ciudades. Nos atravesó una pandemia y es difícil pensar en otras cosas cuando vivimos situaciones tan críticas. El avance del plan de vacunación y la llegada del calor, que nos va a permitir salir más, hará crecer la participación. Sentir la vibración en la calle hace que la gente se involucre más. Eso nos ha costado mucho en esta primera parte de la campaña.

 

-Hay una apuesta por la recuperación económica también en el oficialismo.

 

-Ya se está viendo, pero es cierto que hay un clima económico muy propicio que se va a sentir más en la segunda parte de la campaña.