17|10|2021

Kicillof, el sprint final: gobernador 4x4, gestión, herencia y futuro

03 de septiembre de 2021

03 de septiembre de 2021

El candidato sin boleta hará campaña full time, cara a cara. Interior y GBA, entre sectores económicos y actos políticos. Presencialidad en medios locales.

La agenda de campaña del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, ganó intensidad en la última semana y seguirá la misma línea en la recta final hacia las PASO del domingo 12. El prediKador se siente cómodo en el contacto cara a cara con el electorado y continuará en ruta recorriendo principalmente el interior, pero también el conurbano. Encabezará encuentros con referentes del empresariado, la industria, la producción y el comercio y acompañará en actividades políticas a la mayor cantidad de precandidatos y precandidatas posible. Su objetivo es mostrar un perfil de gestión, exhibir obra pública y destacar las diferentes políticas de ayuda que implementó el gobierno durante la pandemia con un discurso optimista hacía el futuro, pero sin dejar de marcar “la pandemia” heredada del gobierno macrista.  

 

Kicillof está muy conforme con los resultados de sus recorridas de la última semana, cuando le imprimió un fuerte impulso a su participación en la campaña electoral. “Es impresionante lo que se genera cuando está él en contacto con la gente”, vende un colaborador del gobernador que lo acompaña en las recorridas, y destaca el intercambio cara a cara con representantes de los diferentes sectores económicos con los que se reúne el mandatario. “A él le gusta, se siente cómodo en el contacto con las personas, le cambia el semblante”, agrega.

 

La última semana, Kicillof participó de encuentros, actos, reuniones y recorridas en La Plata, Ensenada, San Nicolás, Chacabuco, Olavarría, y Azul. Este jueves, en el Día de la Industria, visitó en General Rodríguez la planta de Marolio y se reunió luego con gremialistas e industriales para analizar políticas de desarrollo sectorial. Luego estuvo junto al intendente de Pilar, Federico Achaval, en un acto de campaña partidario con jóvenes.

 

El discurso que llevará a cada lugar mantiene la línea trazada por el Frente de Todos, que el gobernador ya viene marcando en cada una de sus intervenciones: exhibir el perfil de gestión provincial destacando las obras llevadas adelante, las medidas de ayuda económica a los diferentes sectores, como la industria y el campo, y la asistencia con diferentes programas para paliar los efectos de la pandemia. A partir de allí, mostrar un futuro de reactivación y reconstrucción de la provincia, pero siempre marcando de dónde partió el FdT cuando asumió tras las gestiones de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal.

 

En esa línea, frente a industriales en General Rodríguez, Kicillof destacó que “es muy importante que podamos recapitular y pensar de dónde venimos, hacia dónde vamos y hacia dónde no queremos volver”. “Durante cuatro años, el achicamiento de la capacidad productiva de la provincia se notó especialmente en su industria”, enfatizó y marcó hacia futuro: “Los empresarios nacionales saben que la caída de los salarios no es la solución, porque se quedan sin demanda; las mejores épocas de crecimiento se dieron con gobiernos que distribuyeron mejor los ingresos”.

 

En Pilar, rodeado de jóvenes, un sector que, ante su apatía, la política busca captar, destacó que “durante la pandemia hubo cientos de miles de jóvenes solidarios que cuidaron a los demás y se sacrificaron pensando en los que estaban en riesgo. Se vieron grandes demostraciones de entrega y bondad para sacar adelante la provincia”. Y afirmó: Tenemos una espléndida oportunidad para demostrar que esta pandemia nos dio más fuerza para organizarnos, transformar la realidad y construir”.

 

Además, el gobernador tendrá una intensa actividad mediática, algo poco usual. Particularmente, se concentrará en el interior en hablar con medios locales y hasta ir personalmente a alguna radio, como lo hizo esta semana en Olavarría.

 

Divino tesoro. Kicillof, con nostalgia nestorista en Pilar.

La elección se vislumbra ajustada para el oficialismo. Aunque espera ganar la provincia de Buenos Aires, los sondeos le dan entre cinco y seis puntos de diferencia con Juntos. Ya lo dijo Kicillof: “Se gana por un voto”. Es un mantra que empieza a repetir la dirigencia del FdT, aunque espera que la contienda se vuelva más holgada en noviembre, cuando comience a vislumbrarse la reactivación económica.

 

El cierre de la campaña está previsto para el próximo miércoles 8 de septiembre, aunque todavía no está confirmado oficialmente, con lugar a definir. Allí se mostrarán juntos nuevamente el gobernador, Alberto Fernández, Cristina Kirchner, Sergio Massa y Máximo Kirchner.