18|5|2022

“No me cierra nada que tenga cercanía con el macrismo”

23 de septiembre de 2021

23 de septiembre de 2021

La concejala rosarina del progresismo rechaza el frente de frentes anti-PJ y apuesta por la tercera vía. Cree que todavía hay escenario de tercios.

Con los resultados definitivos de las PASO y el armado de las listas para noviembre, el Concejo de Rosario comienza a esbozar un borrador de lo que serán los próximos dos años. Susana Rueda, actual edila del Frente Progresista Cívico y Social realizó en diálogo con Letra P un análisis de los resultados de las elecciones primarias y del escenario político que se viene.

 

En ese sentido, descartó de plano la posibilidad de armar un gran frente de frentes en oposición al peronismo y aseguró que todavía hay posibilidades de tentar a ciertos sectores del radicalismo y rearmar una propuesta progresista para la provincia. La idea es tentar a “peronistas desilusionados de (Omar) Perotti” y a los que “no creen en el neoliberalismo de Juntos por el Cambio”.

 

Con una agenda en el Palacio Vasallo marcada por “la recuperación del espacio público y de la movilidad activa'' y también “la sustentabilidad y el medioambiente”, Rueda apuesta a que en los próximos dos años la gestión municipal podrá avanzar en todos los proyectos que quedaron relegados por la crisis sanitaria y la pandemia. Buscarán consolidar desde el recinto al intendente Pablo Javkin.  

 

-¿Qué lectura hace del escenario político tras las PASO? 

 

-Hubo un voto castigo muy fuerte. No es que la gente votó a las listas de Juntos por el Cambio porque hicieron las cosas bien sino porque el peronismo y también en cierta parte del progresismo hicimos las cosas mal en la provincia. Esto sumado al voto ausente, anulados y en blanco. Suele darse mucho en las primarias pero en este caso tenemos porcentajes históricos de ausentismo. Hay un hartazgo de la ciudadanía con la política y también cierta percepción injusta, que ha ocurrido en todo el mundo, que el oficialismo paga el pato de la pandemia. La responsabilidad parece caer sobre los funcionarios de turno, cuando era un problema mundial. Independientemente de que apuntes o no a las buenas o malas decisiones en el manejo de la pandemia. Y por último la falta de territorialidad. Cuando el Estado se retira de los barrios la gente se siente muy sola, abandonada. La clase media también, con muchos puestos de trabajo perdidos, y tuvo su correlato en la forma en que la gente votó. Igual no dejo de agradecer que no era Juntos por el Cambio quien estaba en el Gobierno en el momento de la pandemia, porque si no hubiésemos tenido una enorme cantidad de muertos. Si bien la cantidad fue importante, hubiese sido mucho peor. 

 

-¿Qué cree que va a pasar con el Frente Progresista a nivel provincial?

 

-El Frente promovió la unidad de las listas. Nos parecía que era un momento donde debía imponerse el sentido común, la austeridad y la unión. Lamentablemente no tuvimos éxito en ese planteo, pero creo que ahora después de las PASO sí o sí tenemos que lograr la unidad, entender que hay un horizonte que se nos abre muy amplio. En esta provincia no hay una polarización clara, es un escenario de tercios, y es importante entender que tenemos que crecer con amplitud hacia el centroizquierda, tomar gente del progresismo, constituirnos como una alternativa posible para el peronista desilusionado de Perotti y para los que no creen tampoco en el neoliberalismo de Juntos por el Cambio. El progresismo ha demostrado en esta provincia tener políticas éticas, transparentes, participativas, territoriales. Hay mucho por resolver. Perotti, que llegó prometiendo paz y orden, no pudo con la seguridad. Hubo gruesos errores, falta de territorialidad, de políticas de contención en los sectores jóvenes y más vulnerables, la presencia del Estado a través de dispositivos multiagenciales, todo lo que había hecho el Frente Progresista y había funcionado bien y había logrado que retroceda el delito y los crímenes y la violencia. Lamentablemente tuvimos dos años de zonas liberadas sin presencia del Estado. Tenemos mucho por aportar y por crecer, con vista al próximo 14 de noviembre y al 2023 también.

 

«No dejo de agradecer que no era Juntos por el Cambio quien estaba en el Gobierno en el momento de la pandemia, porque si no hubiésemos tenido una enorme cantidad de muertos»

-¿Y a nivel local?

 

-Vamos a ver cuántos concejales podemos sacar en noviembre, pero la idea es fortalecer el interbloque. Somos varios partidos los que conformamos el interbloque para que Pablo (Javkin) termine con una gestión más aceitada y más productiva. Tenemos que consolidar eso desde el Concejo Municipal. Darle otra importa a la gestión local, que estuvo muy marcada por el manejo de la pandemia. Se destinó mucho dinero para gestionar la salud así que probablemente a partir del próximo año haya posibilidades de invertir en obra pública y otros aspectos de control de la ciudad, como el tránsito, el bacheo, las obras en los barrios, que se han relegado por la situación sanitaria. 2022 y 2023 van a ser dos años muy productivos desde el punto de vista municipal.

 

-¿Qué opina de la posibilidad de conformar un frente de frentes?

 

-A mí no me cierra nada que tenga cercanía con el macrismo, con Juntos por el Cambio y el neoliberalismo. Hay muchos sectores del radicalismo que son potables, que se fueron a JxC y que en estas elecciones eligieron estar cerca de ese lado, pero hacia el 2023 hay mucho por rescatar de ellos. Si el Frente Amplio Progresista hace las cosas bien en esta provincia, tenemos una alternativa desde el progresismo para volver a ganar las elecciones. Ganarle al peronismo y al neoliberalismo.