28|9|2021

Ni Dios ni patrón: la interna de JxC se devoró a los evangélicos

18 de agosto de 2021

18 de agosto de 2021

Los celestes no se constituyeron como partido y penaron en el cierre de listas. Un quinto puesto en Santa Fe, el logro mayor. La mira puesta en 2023.

El movimiento evangélico, enrolado en el espacio Una Nueva Oportunidad (UNO), cerró listas con menos peso de lo esperado. No pudo formalizar su partido, perdió terreno y se conformó, como mayor logro, con un quinto puesto de una de las cuatro listas de Juntos por el Cambio (JxC) en Santa Fe. No obstante, el sector trazó, en diálogo con Letra P, un balance “dentro de todo positivo” y se comprometió a dotar toda su estructura territorial a la alianza opositora.

 

UNO tiene como presidente nacional al diputado provincial Walter Ghione. El pastor tuvo desde el vamos el objetivo de ser precandidato al Congreso, amagó con liderar una lista colectora que tribute al referente PRO Federico Angelini, pero finalmente se abrazó al puesto 5 de la nómina de diputados nacionales que encabeza el economista Luciano Laspina, en línea con la precandidatura a senador del vicepresidente nacional de los amarillos.

 

Ghione pondera que UNO es una “fuerza que está arrancando” y se acercó a JxC justo en un momento de “alta tensión de internas”. De ahí que el movimiento haya quedado relegado. Admite que hubiera deseado “cerrar de otra manera”, pero juzga que incidió la falta de “un ordenamiento centralista”, una Casa Rosada que, como en 2019, contenga y someta. No obstante, rescata que ahora “juegan todos” y pone la mira en el armado 2023.

 

Pese a la pompa con la que nació, UNO no pudo finalizar los trámites para ser reconocido como partido nacional. “Estamos en formación, eso nos impidió tener mejores lugares”, arguyó Ghione. Explicó el pastor que, debido a las restricciones de la pandemia, la Cámara Electoral no le oficializó las afiliaciones y adhesiones presentadas “oportunamente”. “Ingresamos trámite en diez provinciales y nunca nos llamaron para la entrega”, señaló.

 

Por ese motivo, UNO no aparece en JxC a la par del PRO, la UCR y la Coalición Cívica. Era objetivo de Ghione y los suyos ser el “cuarto partido de la coalición”. Solo en Santa Fe se constituyó formalmente como partido y es, a juicio del precandidato, la provincia donde mejor cierre obtuvieron.

 

En la provincia que gobierna Omar Perotti, UNO tiene la expectativa de sumar tres concejales, en ciudad de Santa Fe, Villa Gobernador Gálvez y Rosario, donde apuestan por Silvia Cantarella, que conduce una lista propia. A su vez, Ghione confía que integra la lista que más chances de victoria tiene. “Estamos enteramente al servicio de Federico”, avisa el pastor.

 

UNO armó 25 listas en toda la provincia, siempre en sociedad con Angelini. En algunas pocas localidades se presentó en soledad. En el pueblo de Maggiolo, por ejemplo, el pastor apuesta por Amanda Ghione, su hermana, que intentará hacerse de la comuna.

 

En Entre Ríos, UNO metió el sexto puesto en la lista de diputados nacionales que acompaña a Rogelio Frigerio en su aventura al Senado. Evangelina Müller, que proviene de un partido vecinal, es el nombre de la persona elegida. En Tucumán, por otro lado, Ana Valoy se anotó como precandidata a senadora suplente, detrás del uno, el intendente de Yerba Buena Mariano Campero.

 

En Provincia de Buenos Aires, UNO apoya la precandidatura de Diego Santilli y coló, según explicó Ghione, lugares de peso en plano de concejales y consejeros escolares. También sumó puestos en la nómina de diputados nacionales, pero “no expectantes”.