05|5|2022

07 de julio de 2021

07 de julio de 2021

Randazzo sufre el efecto Manes: seducido por el radical, De la Torre le cierra la puerta y se queda en JxC. Solo tres sellos en la alianza para la tercera vía.

El anuncio de Joaquín de la Torre sobre su permanencia en Juntos por el Cambio tras la confirmación de la candidatura de Facundo Manes deja a Florencio Randazzo parado sobre una avenida del medio cada vez más angosta. La candidatura del radical no solo absorbe dirigentes -como el de San Miguel- que veían con buenos ojos la tercera vía, sino que golpea directo en la estrategia de campaña del exministro de Transporte de mostrarse lejos de la política tradicional.

 

Tras amagar con sacar los pies del plato, el exministro de Gobierno de María Eugenia Vidal anunció que seguirá dentro de Juntos por el Cambio atraído por la candidatura del neurocientífico. De la Torre se opone a la candidatura en la provincia de Buenos Aires de un porteño, como Diego Santilli, pero la confirmación de la opción radical lo convenció pese a las avanzadas conversaciones que mantenía con Randazzo.

 

También la líder del GEN, Margarita Stolbizer, confirmó que pese a las conversaciones que tuvo no formará parte del espacio encabezado por Randazzo. Le dijo a Letra P que hay poco margen para un espacio que transite por el medio de la grieta y que “hay un debilitamiento de ese espacio”.

 

La alianza “Frente Vamos Con Vos” estará conformada sólo por tres partidos: Frente Hacer por el Desarrollo Social, de FR; Tercera Posición, de Graciela Camaño, y Libres del Sur, de Humberto Tumini. A ellos se suma el apoyo del exministro de Economía Roberto Lavagna junto a un puñado de dirigentes, encabezados por Alejandro “Topo” Rodríguez; el sector del Partido Socialista que encabeza Jorge Illa y vecinalistas “sin tierra”.

 

El sector del Partido Socialista que apoya a Randazzo fue el perdedor de la interna partidaria. La actual conducción provincial se inclina por acompañar a Diego Santilli. El próximo 12 de julio, el PS realizará la reunión partidaria donde definirá alianzas electorales. Si bien la votación estará pareja, ganaría la propuesta afín a Juntos por el Cambio.

 

El vecinalismo que apoya la tercera vía de Randazzo no tienen territorio. Fueron infructuosos los esfuerzos del exintendente marplatense Gustavo Pulti de arrimarle al exministro nacional el vecinalismo organizado en Buenos Aires Primero, que conforman jefes comunales y otros dirigentes de peso del interior bonaerense. Con el único con el que hoy siguen las conversaciones es con el jefe comunal de Chivilcoy, Guillermo Britos, aunque algunas versiones acercan al dirigente al oficialismo FdT.

 

Lo dicho: además de los dirigentes que se alejan, el efecto Manes pega también en la estrategia electoral de Randazzo. Como contó Letra P, el exministro busca mostrarse como un hombre cercano al ciudadano de pie y alejado de la política tradicional, estrategia para la cual suma hombres y mujeres sin trayectoria política para que sean protagonistas de la campaña.

 

Ahora tendrá que disputar con Manes ese electorado cansado de las figuras tradicionales. Pese a representar al radicalismo, el neurocientífico es una figura que encarna el mediocampismo, lejos de los polos de la grieta; un tipo de carne y hueso, un “tipo común” que entra a la política para “corregir” lo que está mal.

 

En el randazzismo buscan mirar el vaso medio lleno. “Los sectores peronistas no van a votar a un radical como Manes”, afirman y apuntarán allí. Sin embargo, el peronismo no kichnerista es blanco también del PRO. El jefe de Gobierno de Néstor Grindetti, Diego Kravetz, alimenta el espacio “Hacemos” para contener peronistas, especialmente de la Tercera sección, corazón del conurbano de millones de votos. También el exsenador Miguel Ángel Pichetto y compañero de fórmula de Mauricio Macri en 2019 apunta a ese sector con su agrupación Peronismo Republicano.