26|10|2021

Fuego amigo, el intransferible y las salidas inevitables del gabinete de Kicillof

15 de julio de 2021

15 de julio de 2021

El gobernador se “inmola” por Bianco y Kreplak tiene todos los números para integrar la boleta nacional. Sospechas y rosca detrás de la instalación de nombres.

En la cuenta regresiva al cierre de listas, Axel Kicillof parece resignado a entregar ministros para la boleta de precandidatos y precandidatas a ocupar bancas en la Cámara de Diputados de la Nación en representación de la provincia de Buenos Aires. Y mientras resiste lo que algunos ven como una suerte de asedio sobre sillones de su gestión, el Gobernador le cuelga el cartel de “intransferible” a uno de los funcionarios que más sonaron en la danza de nombres de las últimas horas.

 

Las especulaciones y las versiones sobre quiénes van a estar en los primeros lugares de la boleta del Frente de Todos brotan debajo de las baldosas por estas horas en La Plata. Aunque todos coinciden en que las definiciones llegarán sobre el mismo sábado 24, en una mesa con muy pocos integrantes y una sola lapicera, la danza de nombres suma caras nuevas todos los días. 

 

Las listas que circulan en el boca a boca involucran a varios de los integrantes del gabinete bonaerense, un equipo que en la Gobernación pusieron “a disposición de cualquier convocatoria” pero que Kicillof quiere blindar a toda costa, para encarar la segunda etapa de su gobierno con la menor cantidad de cambios de nombres posible.

 

“Axel no quiere desarmar el gabinete. Si después pasa, pasará. Pero nosotros logramos con mucho esfuerzo tener una dinámica de funcionamiento. Que se vayan ministros te obliga a reconfigurar y perder tiempo”, dicen cerca del mandatario. “Pero, obviamente, si al final del camino, el sábado surge que alguien tiene que ir a la lista de candidatos, irá”, aclaran. 

 

La lista de nombres se fue nutriendo en las últimas semanas. Desde el propio Jefe de Gabinete, Carlos Bianco, hasta Augusto Costa (Producción), pasando por Teresa García (Gobierno) y el secretario General de la Gobernación, Federico Thea

 

El de Nicolás Kreplak, el viceministro de Salud que comandó en tándem con Daniel Gollan la gestión de la pandemia, es el nombre que parece instalado con más fuerza. Por estas horas, muchos lo dan, incluso, en un lugar muy protagónico de la lista. Acaso, en el tercer casillero. 

 

Kreplak y Gollan fueron los primeros nombres de posibles ministros bonaerenses candidatos en la boleta FdT en circulación. “Uno de los dos va a ir seguro a la lista”, se resignaban en la Gobernación, donde por lo bajo algunos hacían cuentas sobre cuál de las dos salidas era preferible.

 

Pero en los últimos días, la balanza parece haberse inclinado hacia el lado de Kreplak. Que Cristina Fernández lo haya mencionado en el acto que encabezó semanas atrás en Lomas de Zamora no hizo más que fortalecer los rumores.

 

Aunque en Gobernación son herméticos respecto al tema, sí resaltan que en la lista debería haber figuras que “pongan en valor la gestión de la Provincia”; lo de Kreplak candidato parece un movimiento lógico para un funcionario que ganó protagonismo en su rol de gestor y comunicador de pandemia. 

 

Nadie lo admite, pero en el equipo de Kicillof ya evalúan cuál sería el posible impacto de la salida de Kreplak. “Por suerte, en Salud hay un equipo de trabajo consolidado. Y Nico podría colaborar en la transición si es que se va al Congreso”, imaginan. 

 

¿Podría producirse el ascenso de alguna figura como Leticia Ceriani al casillero de segundo de Gollan que dejaría libre Kreplak? Por ahora, es ciencia ficción, dicen en la Gobernación.

 

Un caso absolutamente distinto al de Kreplak es el de Bianco. El jefe de Gabinete y dueño del Clio que rodó por toda la Provincia en la campaña 2019 fue otro de los que se instalaron fuerte en la danza de nombres de las últimas semanas. 

 

Portavoz de la postura más confrontativa del gobierno de Kicillof, Bianco subió mucho el perfil en los últimos meses por los varios capítulos de choques con sectores de la oposición a los que comparó con los nazis y a quienes acusó de “odiar el país”. 

 

Y eso, según ven en La Plata, lo puso bajo los reflectores. “Es lógico que suenen nombres del gabinete. Jugamos mucho y jugamos fuerte este año y medio. Y ninguno de nosotros se esconde ni especula. Están todos en la vidriera”, es la lectura que hacen en algunos círculos de la Gobernación. 

 

“¿O acaso hace un año y medio a alguno se le ocurría que Nico Kreplak tenía que ser candidato a diputado?”, subrayan.

 

Otros, en cambio, vieron alguna sombra detrás de la instalación del nombre de Bianco como posible candidato. Por eso, asomaron sospechas en torno a posibles movimientos de asedio que podrían estar desplegando sobre el gabinete de Kicillof sectores del Frente de Todos. 

 

Lo de Bianco es comparable a lo que pasa 60 kilómetros al norte de La Plata. En los despachos de la Casa Rosada, hay quienes vieron detrás de la instalación de Santiago Cafiero como posible cabeza de lista un ajedrez subterráneo del Frente de Todos, que terminaría sacándole a Alberto Fernández a su hombre de mayor confianza para mandarlo a la Cámara de Diputados, donde quedaría subsumido al tándem Máximo Kirchner - Sergio Massa.

 

Como sea, para Kicillof, Bianco es inamovible. La salida del Jefe de Gabinete sería un trauma mayor para el gobernador, no sólo en términos de gestión, sino políticos. Y abriría un escenario conflictivo por su reemplazo.

 

Por eso, muy cerca de Kicillof se ocuparon en las últimas horas de colgarle a Bianco el cartel de “intransferible”. “Es por el único que Axel se inmola”, avisaron. 

 

Con esas cartas llegará Kicillof a la instancia del cierre de listas, donde tendrá un rol más activo en el armado de las nóminas seccionales, con la mira puesta en su principal objetivo electoral: ganar la mayoría en el Senado bonaerense

 

“Axel no quiere poner nombres. No va a decir ‘va fulano de tal porque es mío’. Pero sí quiere que su participación en el armado de las listas tenga peso”, dicen en la gobernación. Traducción: tendrá la lapicera para decidir cómo se ordenan las nóminas con los nombres de los distintos sectores. 

 

“No queremos que nadie pague con nuestra billetera. Con nuestra billetera pagamos nosotros”, avisan en su entorno.