24|10|2021

Aunque duela: los municipios que rompen la premisa de unidad del FdT

13 de julio de 2021

13 de julio de 2021

Naufragan acuerdos para evitar internas peronistas en comunas bonaerenses gobernadas por la oposición. Incertidumbre, falta de jefatura y disputa local.

Pese a la directiva de la cúpula del Frente de Todos de cerrar listas de unidad para encarar la elección legislativa, en la mayoría de los distritos bonaerenses gobernados por la oposición el oficialismo no logra ordenar la tropa y esquivar las internas. A menos de dos semanas del plazo para presentar precandidaturas, reinan las indefiniciones, faltan mesas de negociación y la ansiada unidad es un espejismo.

 

Como adelantó Letra P, el Frente de Todos definió que no habrá internas en las nóminas nacionales, ni en las seccionales de Buenos Aires, y que se trabajará en mantener la unidad y el equilibro en el armado de las listas a nivel local. Pero la situación en los municipios de la madre de todas las batallas se complejiza, aun más cuando se trata de distritos gobernados por Juntos por el Cambio. Allí, será clave la habilidad que tengan Máximo Kirchner y Sergio Massa para ordenar las diferentes tribus que pueblan la coalición gobernante.

 

En el territorio gobernado por Axel Kicillof, salvo excepciones, no se esperan conflictos en los municipios gobernados por el peronismo, donde los intendentes tendrán poder de lapicera y abrirán espacios para sus socios políticos. El conflicto se da donde no gobierna el FdT y hay ausencia de un jefe o jefa política que ordene. El oficialismo gobierna 70 de los 135 municipios bonaerenses. En los 65 liderados por la oposición, la discusión está abierta.

 

De los cinco distritos del conurbano gobernados por la oposición, el caso testigo es Lanús. En el corazón de la Tercera sección electoral, la comuna gobernada por Néstor Grindetti es ring de disputa de varios de los sectores que componen el oficialismo nacional y provincial. Si bien hay conversaciones, al menos cuatro sectores buscan quedarse con la candidatura a intendente en 2023 y creen central, para ese fin, liderar esta elección.

 

“Estamos hablando de una posible unidad, pero todavía está lejos y lo veo difícil”, dijo a Letra P uno de los posibles precandidatos. Están en disputa el ex secretario de Justicia de la Nación Julián Álvarez (La Cámpora); el diputado provincial y presidente del Club Lanús, Nicolás Russo (Frente Renovador); el director Nacional de Agenda Política en Jefatura de Gabinete de ministros, Agustín Balladares (Movimiento Evita); y el titular de Lotería de la provincia, Omar Galdurralde (hombre del intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde).

 

Situaciones similares se repiten en otros distritos del conurbano bonaerense como Tres de Febrero, San Isidro, La Plata y San Miguel, gobernados por los opositores Diego Valenzuela, Gustavo Posse, Julio Garro y Jaime Méndez. “Se está discutiendo, la idea es que haya unidad, pero es difícil. Hay varios sectores que quieren tener un lugar y todos sabemos que con suerte entran seis concejales, en el mejor de los escenarios. Si bien todos sabemos que desde la Nación y la Provincia la línea es que haya unidad, es complicado cerrar juntos”, contó a este medio una dirigente de Tres de Febrero que ve más de dos listas compitiendo en septiembre.

 

En San Isidro, los dirigentes locales del FdT no tienen directivas, ni hay mesas de coordinación. “Acá está todo muy en silencio, estamos esperando convocatorias al dialogo”, afirmó un concejal a Letra P. “Estamos con buena voluntad y haciendo gestos para lograr una lista única a la espera de que los principales dirigentes se pongan de acuerdo; lo más probable es que lleguemos sin definiciones a los últimos días antes del cierre”, agregó.

 

Pero las internas de los sin tierra del FdT no son exclusivas del conurbano. En el interior tampoco descartan ir a las PASO con más de una lista. Es más, importantes dirigentes del espacio impulsan interna, principalmente en las secciones donde se eligen senadores (las secciones Primera, Cuarta, Quinta y Séptima), batallas consideradas clave por el Gobierno, que busca dar vuelta la correlación de fuerzas en la Cámara Alta, donde manda la oposición.

 

“Si no vamos a interna hay muchos sectores que van a quedar afuera y que no van a empujar para la elección. Si no hay acuerdo, hay que ir a la PASO con más de una lista y después todos juntos traccionar para la general”, analizó un dirigente de la Séptima que defiende la competencia interna.

 

De la sección podría haber competencia interna en Olavarría; Azul y General Alvear. “Los más difíciles de ordenar son Olavarría y General Alvear, en Azul hay un sector planteando presentar lista, pero están apretando para negociar”, explica un dirigente local.

 

Otro de los distritos complejos para sintetizar la tan deseada unidad es Pergamino. En este municipio de la Segunda pululan una gran cantidad de referentes locales, pero sin un liderazgo que los aglutine. Allí arma el ministro de Seguridad, Sergio Berni. En 2019, cuatro listas se dirimieron en la PASO y el panorama para esta elección no parece ser diferente.

 

Casos similares pueden darse en otros distritos como Junín, donde pese a haber “buen diálogo” no hay definiciones, o General Villegas, ambos de la Cuarta sección. Situación que se repite en otros municipios del interior bonaerense, donde tiene mayor peso territorial la oposición.