25|6|2021

La UIA suma (pocas) mujeres a su Comité Ejecutivo

07 de mayo de 2021

07 de mayo de 2021

Al menos dos empresarias se sumarán a Carolina Castro en el máximo órgano de conducción de la central fabril. Serían tres sobre 25 sillas. Obstáculos y avances.

El próximo martes, la Unión Industrial Argentina (UIA) definiría el llamado a la asamblea para elegir quién ocupará la presidencia de la entidad. Con Daniel Funes de Rioja como principal candidato y mientras las empresas definen cómo se repartirán los cargos del Comité Ejecutivo, existe consenso para que haya más mujeres en los órganos de conducción. Al menos dos ejecutivas se sumarían a Carolina Castro, que hoy ocupa un puesto de prosecretaria y es la única entre 25 integrantes.

 

Si se mira el vaso medio lleno, la participación de mujeres en la dirección de una de las entidades empresarias más antiguas e importantes del país crecerá 200 por ciento. La mitad vacía es que, si se cumplen esas previsiones, apenas 12 por ciento de los puestos más importantes estarán en manos de mujeres.

 

La lucha por la paridad de género lleva relativamente poco tiempo en la agenda del ámbito empresario. Castro, autora del libro Rompimos el cristal, tomó el liderazgo dentro de la UIA, que también tiene una Comisión de Género y Diversidad a cargo de Irini Wentick. Ella es una de las seis mujeres con puestos en la Junta Directiva, el organismo de segundo orden en la conducción de la UIA que tiene 47 integrantes. Las otras son Paula Bibini, Karina Leis, Cecilia Rena, Marysol Rodríguez y Agustina Schcolnik.

 

Para Castro, existe un consenso para ampliar la representación de mujeres en la dirigencia industrial. "Hay un objetivo compartido de que sean al menos tres", las mujeres en el Consejo, dijo a Letra P. La UIA pidió a las 52 cámaras asociadas, que integran la organización, nombrar consejeras. "Ese es el paso fundamental para que los 250 representantes del Consejo sean más diversos y por tanto se pueda armar una lista para la Junta y para el Comité más diversa. La UIA nunca había dado un paso así", agregó.

 

La industrial sabe que su pelea no es del todo compartida y que varios de sus compañeros dirigentes avanzan más por compromiso que por convencimiento. "Va a haber dos o tres más" e "imagino que habrá más", fueron las respuestas, escuetas, que obtuvo Letra P en estos días de rosca ejecutiva por el reparto de sillas. Nombres, por ahora, no trascendieron.

 

La paridad de género es una cuestión incómoda para la UIA. El Gobierno busca deliberadamente sumar mujeres a las reuniones y a las fotos de actos oficiales y tanto el empresariado como la CGT quedan en offside. Basta con recordar la foto del presidente Alberto Fernández, el G6 y la CGT del último 9 de julio. El mandatario dio su discurso rodeado por los seis hombres que presiden las entidades empresarias, Héctor Daer y Castro.

 

La dirigencia está más atenta a quiénes ocuparán las vicepresidencias y la secretaría en caso de que, como todo indica, Funes de Rioja sea ungido presidente en una lista de unidad e impulsado principalmente por las grandes empresas. Funes es un ejecutivo "sin empresa", pero profundamente conectado con todos los sectores productivos. Miguel Ángel Rodríguez, a quien un sector vinculado a las pymes impulsaba en contraposición al abogado, ocupa la vicepresidencia PYMI. Un sector de la dirigencia industrial quiere que siga con esa tarea.