25|6|2021

La envidia de Guzmán: el albertista Perotti enchufa una suba de 31% en la luz

06 de mayo de 2021

06 de mayo de 2021

La eléctrica estatal aumenta por primera vez la energía en la gestión del justicialista. Es más del cuádruple de la suba de Kicillof. Críticas socialistas.  

El gobernador Omar Perotti estampó la firma para aumentar un 31% el costo de la energía eléctrica sin tener que lidiar con ninguna interna en su gobierno que ponga en discusión los aumentos de tarifas, como le ha sucedido al presidente Alberto Fernández. Al ser provincial la distribución de la energía eléctrica, el Ejecutivo fija los cuadros tarifarios y, en Santa Fe, aún con mayores facultades porque la eléctrica es estatal. Así, lejos de discusiones programáticas que le embarren la gestión, Perotti actualizó el cuadro tarifario de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) muy por encima de lo que se discute a nivel nacional y más del cuádruple de lo establecido por la provincia de Buenos Aires. 

 

La tarifa se compone del costo de la energía, los impuestos y el valor agregado de distribución (VAD), que se refiere a los recursos operativos. El costo y el transporte están regulados por el gobierno nacional, pero la distribución, en cambio, queda en manos de las provincias. En este caso, la empresa fundamenta el aumento en la necesidad de actualizar el VAD, que en 2020 no se tocó. 

 

El presidente de la EPE, Mauricio Caussi, explicó que puede trasladar los aumentos estacionales directamente como eléctrica, pero “el aumento del VAD requiere de una decisión política del gobernador”. Esa decisión llegó a fines de marzo, se corporizó en una audiencia pública de mediados de abril y se concretó este jueves con la firma de la ministra de Infraestructura, Servicios Públicos y Hábitat, Silvina Frana.

 

Los aumentos que se produzcan sobre los consumos para las tarifas de pequeñas demandas de usuarios residenciales, comerciales, industriales e institucionales no superarán el 31% y en tres tramos: 14% en mayo, 8% en julio y 9% a partir de noviembre. Se trata de un aumento casi idéntico para el agua, el otro servicio público en manos del Estado a través de la empresa Aguas Santafesinas, que se actualizó al 32% a fines de 2020.

 

Volviendo a la energía, en el caso de tarifas sociales y jubilados, se aplicará un tope máximo del 14% también en tramos. Por más de que se trate de distintas situaciones y estructuras, se exhibe el contraste con el aumento del gobierno de Axel Kicillof, que subió la tarifa residencial general un 7%, es decir, la mitad de lo que se le sube a la tarifa social y a los jubilados en Santa Fe. En el marco de una dura puja interna con el kirchnerismo, el ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, pretendía un doble aumento en sintonía con la inflación, pero el cepo K dejó el ajuste, por ahora, en uno solo de 9%.

 

La adecuación tarifaria para pequeñas demandas (residenciales, industrias, instituciones y comercios) que expuso la EPE en la audiencia pública promedió el 42,8%, pero finalmente pidió un reajuste del 33,8%. Según ex funcionarios de la gestión socialistas que participaron de la audiencia, se debe detener en que se aumentará un 50% en determinados consumos residenciales y comerciales. La empresa difundió un extenso listado de los costos de los principales insumos que utiliza este sector de la industria eléctrica fundamentando que han crecido sustancialmente en los últimos veintiséis meses, fecha cuando se produjo el último aumento.

 

“Hace dos años se acusó a la gestión del Frente Progresista, Cívico y Social de ajustadores cuando propusimos un aumento del 20% sobre la tarifa”, criticó a la exsecretaria de Estado de la Energía del gobierno del Frente Progresista, Verónica Geese. En tanto, el exministro de Economía del socialismo, Gonzalo Saglione, sostiene que no amerita esa actualización: “El aumento se da a pesar del congelamiento tarifario en la energía que EPE compra, es decir, se da lo contrario de lo que sucedió en la gestión anterior. Antes, la provincia absorbía parte de los costos; ahora, en cambio, aún sin comprar (a la mayorista) la energía más cara, la provincia la vende más cara para cubrir el aumento de los costos del VAD”.