18|5|2021

Marcó del Pont sale a buscar a 900 rebeldes con los fierros que heredó de Macri

04 de mayo de 2021

04 de mayo de 2021

Son los patrimonios más altos de los 3.000 millonarios en falta. Usará la base de datos con registros del exterior que armó Cambiemos para el blanqueo.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) ya cobró el 42 por ciento de los 223.000 millones de pesos que los contribuyentes con patrimonios declarados superiores a los $200 millones pagaron por el Aporte Solidario y Extraordinario. La administradora Mercedes Marcó del Pont sostuvo que el 58% restante, unos $129.340 millones, ingresarán al fisco durante los próximos seis meses, con el plan de pagos que instrumentó la agencia impositiva, con una tasa de interés que ronda el 3% mensual. En paralelo, AFIP acelerará en la búsqueda de los "rebeldes": de los cerca de 3000 contribuyentes que no presentaron una declaración jurada o no pagaron, el fisco indicó que notificó la infracción a las 900 personas con patrimonios más elevados.

 

Lejos de la avalancha de juicios que vaticinaban algunos estudios contables y legales, hasta el momento iniciaron demandas en juzgados federales unos 230 contribuyentes, lo que equivale al 1,5% del total. En las últimas horas ingresó un reclamo de Matilde Grobocopatel, accionista de Los Grobo como su hermano Gustavo, radicado en Uruguay. Entrevistado a fines de marzo, Gustavo Grobocopatel había criticado el aporte extraordinario, pero había anticipado que lo pagaría: "Tengo bienes en el país por los cuales tengo que pagar y voy a pagar, eso no me preocupa”, había dicho. También iniciaron demandas Vidal y Alejandra Bada Vázquez, accionistas de Lácteos Vidal, representados por el estudio Lisicki Litvin, uno de los más activos en los medios en contra del tributo.

 

Como había adelantado Letra P, la gran mayoría de los empresarios optó por pagar. Marcó Del Pont dijo el lunes a Radio 10 que no había un escenario de venta de activos para saldar el aporte, sino que existe liquidez de sobra. Más del 60% de los patrimonios estaban en activos financieros y "el 20% en activos ultralíquidos, como dólares o depósitos", describió la funcionaria. La mitad de los bienes alcanzados está radicada en el exterior, por lo que tributan una alícuota superior.

 

En los próximos 150 días, la AFIP irá en busca de los cerca de 3000 contribuyentes que no pagaron. Tiene las declaraciones juradas del impuesto a los Bienes Personales como principal insumo. Como una ironía del destino, usará también la jugosa información que el Gobierno heredó de la gestión de Mauricio Macri. Se trata del intercambio de información tributaria que efectuaron los países a partir de 2017 y que fue el principal motivo para que miles de personas y empresas decidieran entrar en el blanqueo de capitales, con una exteriorización superior a los U$S100.000 millones, a inicios de ese año.

 

Con esa información, la AFIP ya había salido en busca de contribuyentes que habían subdeclarado activos o no los habían informado. Ahora cotejará esos registros con los pagos del aporte solidario. "Tenemos una base de datos muy rica que heredamos del blanqueo del macrismo y había sido muy subexplotada", dijo Marcó del Pont.