07|5|2021

Kicillof, en skate por el bazar: una estruendosa defensa de su modelo

03 de mayo de 2021

03 de mayo de 2021

Con su respaldo al esquema económico que aplicó con CFK y a Basualdo, el gobernador sumó ruido y abrió un abanico de especulaciones. Afirma que banca a Guzmán.

Con la defensa que hizo del subsecretario de Energía, Federico Basualdo, en medio de la crisis que puso al ministro Martín Guzmán bajo todas las miradas, Axel Kicillof salió a bancar su propio modelo económico, el que él mismo comandó durante su estadía en el Ministerio de Economía bajo la segunda presidencia de Cristina Fernández. Más allá de las razones que dan en la Provincia, la justificación del gobernador terminó atizando el fuego que hace hervir la interna en el Frente de Todos, que tiene a CFK y al presidente Alberto Fernández como principales exponentes y al titular de la cartera económica nacional como síntoma de esa crisis.

 

Fuentes de gobierno consultadas por Letra P ratificaron que para el gobernador Basualdo es “un excelente funcionario” y que lo que hace el mandatario es defender un modelo económico respecto del régimen de subsidios y regulación de las tarifas de los servicios que consiste en evitar sacar plata del bolsillo de la gente para que, en cambio, vaya a la reactivación del mercado interno. Eso mismo fue lo que aplicó en la provincia de Buenos Aires semanas atrás al anunciar un aumento de solo el 7% en las tarifas eléctricas, indicaron las fuentes.

 

“El aumento (de las tarifas eléctricas) no puede superar el 9% establecido, esa discusión ya está saldada. Aumentos mayores, con los bolsillos flacos, con momentos de pandemia, es muy difícil pensar”, dijo Kicillof. Y agregó: “Más allá de los rumores, me parece que regular un incremento inferior de dos dígitos es una forma de salir de este problema”. Y puso sobre la mesa lo realizado por su gestión en la provincia: “Les acercamos un aumento de 7 por ciento. Esos números, comparado con el movimiento de salarios y la situación, son asequibles. Edenor y Edesur tienen efecto sobre el conurbano, donde la pandemia y la crisis pegó muy fuerte”, se explayó.

 

“Le salió naturalmente hablar del tema”, insistió ante este medio una fuente del gobierno sobre el respaldo a la política tarifaria del kirchnerismo duro con la que no comulga Guzmán, quien busca que los aumentos sigan más de cerca a la inflación. Y dijo que al mandatario “le cayó mal” la forma en que se manejó el tema y apunta al entorno de funcionario. “Axel banca mucho a Guzmán, se reúne con él una vez por semana o cada quince días, tienen un vínculo, el problema fue cómo salió la información, cómo se filtraron los datos, lo que molestó fueron las formas”, insistieron.

 

Un miembro de uno de los equipos económicos que caminan los pasillos de la gobernación bonaerense dijo a este medio que lo sucedido es “parte de una tensión natural, algo que se veía venir; Basualdo es solo una excusa, Cristina ya lo había marcado el año pasado”, recordó en alusión al norte económico trazado por la expresidenta durante su visita al estadio Diego Armando Maradona de La Plata, donde dijo que había “funcionarios que no funcionan”. La fuente remarcó que “hay un plan de cierre de deuda, pero falta acuerdo en el plan económico”.

 

En la gobernación rechazan una avanzada del kirchnerismo duro para correr a Guzmán y reemplazarlo por alguien afín al Instituto Patria. “Axel tenía la necesidad de decir estas cosas, conoce muy bien a Basualdo”, indicaron y volvieron a insistir con “el vínculo permanente” que tiene con el ministro. Como sea, considerado hijo político de CFK, quien lo mandó a caminar Buenos Aires para enfrentar a María Eugenia Vidal, su defensa económica en detrimento de la línea que pregona Guzmán hizo más ruido por su pertenencia y ADN político que por su contenido.