25|6|2021

Diputados, contrarreloj en un pantano de indefiniciones e internas

01 de mayo de 2021

01 de mayo de 2021

Mayo dispara la cuenta regresiva en dos temas que tensan acuerdos: las PASO y la caída del régimen de biocombustibles. Y venció el protocolo para sesionar.

La Cámara de Diputados volvió a quedar entrampada entre el vencimiento del protocolo para sesiones mixtas y una compleja negociación entre el oficialismo y la oposición para avanzar con proyectos clave para el Gobierno. La escena se repite desde el comienzo de la pandemia y ahora se disparó con la pérdida de vigencia del mecanismo remoto en vísperas de dos controversias que tienen fechas de vencimiento muy cercanas: la nueva ley para regular el sector de biocombustibles y la postergación de las PASO. 

 

Los dos temas transitan una agenda muy comprimida que está delimitada por dos leyes vigentes. El nuevo proyecto de biocombustibles fue presentado hace dos semanas, con la firma de Marcos Cleri (FdT), y en el medio sigue abierto el trámite para la prórroga del régimen actual que vence el 12 de mayo y ya tiene la aprobación por unanimidad del Senado. Para postergar las primarias sucede algo parecido, porque la Cámara Nacional Electoral ya definió el próximo 10 de mayo como la fecha límite para efectuar la convocatoria a las PASO de acuerdo a la ley 25.671, que establece que deben ser convocadas 90 días antes de su realización. 

 

La cercanía de ambas fechas multiplicó los interrogantes sobre la hoja de ruta que tiene el oficialismo por delante para los dos proyectos. El proyecto de biocombustibles fue presentado hace diez días y la semana pasada la comisión de Energía, encabezada por el mendocino Omar Félix (FdT), invitó a representantes del sector que reclamaron votar la prórroga que aprobó el Senado y cuestionaron la nueva iniciativa. El oficialismo quiere tratarlo el martes próximo y darle dictamen de mayoría, pero con el protocolo vencido, la comisión sólo podría dictaminar en forma remota si el vicepresidente de la Comisión también acuerda con la convocatoria. En ese cargo hay otro mendocino: el macrista Omar De Marchi, que en la última reunión de comisión anticipó que no está de acuerdo. Luego de expresar su posición, cerca del diputado mendocino confiaron que mantuvo una "larga conversación" al respecto con el titular de la Cámara baja, Sergio Massa, aunque ninguno cambió su posición. Con el protocolo vencido, el oficialismo se prepara para realizar una reunión de la comisión el próximo martes en el anexo del Congreso con hisopado previo para todos los asistentes.

 

Si se concreta, se espera un debate álgido. JxC ya anticipó que se opone y el Frente de Todos está decidido a darle dictamen con el apoyo de bloques provinciales aliados, a pesar de la resistencia del lavagnismo que también reclama que primero se apruebe la prórroga del régimen vigente. En caso de que el envión prospere, el protocolo debería ser renovado con urgencia para posibilitar que sesione el recinto. Más allá de esa definición, en el FdT aseguran que "hay vida" en caso de que caiga la prórroga del régimen vigente y que los panegíricos son impulsados por el lobby de esa industria con la ayuda de JxC y el lavagnismo. 

 

Ante las consultas de Letra P, en el interbloque de JxC, que preside Mario Negri, sostuvieron que no hay negociaciones abiertas para renovarlo. "Está todo en un limbo y todo puede empeorar", graficó una fuente de ese espacio y anticipó que pedirán avanzar "sesión por sesión" con una determinación previa de los temas a tratar, como sucedió en los momentos más espinosos del año pasado. Por el contrario, en el FdT sostienen que hay una negociación en marcha para evitar tales "imposiciones". En JxC sus dirigentes creen que el oficialismo se prepara para tomar definiciones sin ellos. Para renovar el protocolo y para sesionar en forma mixta con el objetivo de sacar el nuevo proyecto de biocombustibles. Aún así, los plazos siguen siendo exiguos, porque cuando pase al Senado deberá afrontar el tratamiento en comisiones antes de que llegue a su recinto.

 

Las perspectivas para cambiar el régimen electoral ofrece una lista similar de obstáculos. Este viernes se esperaba una reunión del ministro del Interior, Eduardo De Pedro, con los representantes de todos los bloques parlamentarios para avanzar con el borrador que había enviado para postergar las primarias. Este jueves canceló la visita y sus voceros explicaron que la cartera ya había cumplido con su parte y le dejó la pelota al Congreso. El interbloque opositor aguarda que De Pedro le conteste si aceptará una cláusula especial en el proyecto para impedir una suspensión intempestiva en caso de que la situación sanitaria no mejore en septiembre y que, aún con la postergación aprobada, el Ejecutivo decida no realizarlas. 

 

En el medio de ese tironeo, el exsocio de JxC, Pablo Ansaloni, presentó un proyecto de ley idéntico al borrador que había hecho circular De Pedro pero sin ninguna cláusula. Ansaloni es parte del interbloque Unidad y Equidad Federal para el Desarrollo, que conduce José Luis Ramón, autor de otro proyecto presentado el año pasado para suspender las primarias por razones sanitarias. En la oposición creen que tanto Ansaloni como Ramón presentan las iniciativas con el respaldo de Massa, que también quiere suspender las PASO. Dentro del FdT, el tucumano Pablo Yedlin también presentó un texto en el mismo sentido. Cuenta con el respaldo los gobernadores "del Norte Grande" y con la resistencia del titular del bloque oficialista Máximo Kirchner

 

A diez días de la fecha para proclamar las primarias no hay certezas de que prospere ninguna de las iniciativas que están en danza. Tan grandes son las diferencias, que también podrían entorpecer una eventual negociación para renovar el protocolo de sesiones remotas. Con ese horizonte por delante, aumentan las posibilidades de que el calendario electoral vigente siga en pie. No hay precisiones en el oficialismo sobre los pasos a seguir en caso de que no haya convocatoria formal de las primarias el 10 de mayo. Algunas fuentes sostienen que abre la puerta para no realizarlas, una opción que otros consultados del mismo espacio consideran un disparate. Aseguran que el Ejecutivo no tiene margen para no convocarlas, en caso de que la postergación naufrague en un pantano de indefiniciones e internas.