12|4|2021

Se desinfla la promesa de volver “mujeres”

23 de marzo de 2021

23 de marzo de 2021

Las mujeres gobernando reaccionaron frente a la violencia de Berni contra Frederic. El descontento al interior del Gobierno.

El patriarcado no fue derribado y tampoco está tambaleando. Eso lo tienen clarísimo las mujeres del Ejecutivo. Se vio en la disputa pública entre el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires Sergio Berni y su par nacional Sabina Frederic. Si bien la titular de la cartera de Seguridad fue recibida por Santiago Cafiero en la Rosada y visitada por el ministro de Turismo Matías Lammens como enviado especial después de que el bonaerense se fuera a las manos con su segundo y la acusara de inútil en la televisión, las únicas demostraciones públicas defendiendo a Frederic fueron del colectivo Mujeres gobernando y de la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad Elizabeth Gómez Alcorta. El espacio que nuclea a las mujeres del Poder Ejecutivo abrió, a principios de este mes, una cuenta de Twitter para difundir actividades de sus integrantes y del Gobierno. Desde allí, en dos tuits, sostuvo un apoyo explícito, aunque sin nombrar a Berni, a la ministra de Seguridad. “La violencia es el límite. Desde el colectivo Mujeres Gobernando expresamos nuestra solidaridad con la ministra y compañera Sabina Frederic, ante las expresiones de agravio y descalificación recibidas en el día de hoy. La violencia es el límite. No aporta al diálogo, no construye institucionalidad y debilita la convivencia democrática”, sostuvieron, sin espacio para dudas.

 

 

La ministra Gómez Alcorta también fue elíptica pero directa: “Quiero felicitar a Sabina Frederic y a su equipo por el trabajo que llevaron adelante para poder encontrar a Maia, en el marco del Alerta Sofía. Que ningún hecho violento empañe el alivio de haberla hallado con vida”.

 

Y el colectivo Agenda Argentina, una de cuyas referentes es Cecilia Gómez Mirada, subsecretaria de Asuntos Parlamentarios de la Jefatura de Gabinete y participante activa de Mujeres Gobernando, respaldó la gestión de Seguridad nacional con un documento.

 

 

 

 

En el chat del Ejecutivo –que integran el gabinete, el presidente Alberto Fernández y toda la primera línea- fue la secretaria de Legal y Técnica Vilma Ibarra, según contó Clarín, que reproduce el texto de Ibarra: "Los empujones, los gritos y los insultos del ministro de seguridad de la provincia de Buenos Aires contra el Secretario de Seguridad de la Nación, y que hizo extensivos a la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, son de una violencia intolerable. Los adversarios no están adentro sino afuera. No lo podemos permitir. Somos el Frente de Todos. Es entre todos y todas y esto lastima, y mucho, el trabajo conjunto”.

 

¿Berni hubiera dicho lo mismo si el ministro de Seguridad de la Nación fuera un varón? Probablemente no, se responden desde adentro. Las tensiones entre la Provincia y la Nación en esta área no son nuevas. En febrero del año pasado, Berni trató a Frederic de aficionada y meses más tarde, en julio, durante una reunión para coordinar esfuerzos, se sacó el barbijo y elevó el tono, tanto, que la ministra le preguntó: “¿Pensás que porque soy mujer me podés intimidar?”.

 

Esta vez, Frederic tampoco se quedó callada. En una entrevista en Radio Con Vos, la ministra sostuvo: "Acá el mérito del hallazgo no es de nadie personalmente. Darle el protagonismo a una persona es sumamente injusto. El Estado tiene que funcionar con independencia de las personas. Ése es otro problema del ministro”. "Me parece que hay una gran ignorancia de lo que se hace y no se televisa. Hay un problema de ego", agregó.

 

Las performances de Berni no son novedad. Ya se había apersonado en su moto en puente La Noria el 1º de julio de 2020 para intervenir en los retenes de la Policía Federal que provocaban demoras en la circulación entre la Ciudad y la provincia de Buenos Aires y cuestionar el operativo de la fuerza a cargo de su par nacional. También hizo acto de presencia en Rojas, luego del femicidio de Úrsula Bahillo, antes de que pudieran intervenir las funcionarias de las áreas de género de la Provincia y de la Nación.

 

El episodio de violencia de Berni contra Frederic y la falta de respaldo explícito de los varones del Ejecutivo muestra una parte de las tensiones al interior. La alianza entre el gobierno de Fernández y amplios sectores del feminismo, que permitió nada más y nada menos que la conquista de la legalización del aborto, podría desinflarse rápidamente si la agenda no se sostiene en la primera línea. Aunque de manera reactiva, la jerarquización del tema de la violencia de género volvió a poner sobre la mesa las demandas del movimiento de mujeres. Sin embargo, esas fotos no son las más habituales en el equipo de gobierno. La muestra fehaciente es otra foto, la del presidente Fernández en Catamarca, rodeado de 17 varones y una sola mujer, en la última fila, apenas reconocible en el marco del cuarto encuentro de gobernadores del Norte Grande. Era la secretaria de Provincias del Ministerio del Interior, la economista Silvina Batakis, a quien únicamente podía identificarse haciendo Zoom sobre la imagen.

 

 

El reemplazo de Marcela Losardo por Martín Soria redujo la cantidad de mujeres en el gabinete, después de un momento de expectativa por la posibilidad de que la abogada feminista Marisa Herrera ocupara la titularidad de Justicia. Aunque Losardo no estaba identificada directamente con el feminismo, sí sumaba al cupo ínfimo en los ministerios.

 

El argumento de que la pandemia se superpone y opaca a otros asuntos no deja de ser real, del mismo modo que es real que las más perjudicadas por la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus son, una vez más, las mujeres.

 

Lo cierto es que el grupo que rodea al Presidente está integrado sólo por varones: su equipo de comunicación y sus personas de mayor confianza, a quienes convoca para las reuniones de rosca cierran las puertas a las mujeres aun cercanas. Si las promesas de campaña se cumplen, como ocurrió con la interrupción voluntaria del embarazo, podría esperarse que la frase “volvimos mujeres” que se parece bastante a “volvimos mejores” sea algo más que un meme en los próximos tres años de gestión.