21|11|2022

El intendente comparsero que sueña con gobernar Entre Ríos

02 de marzo de 2021

02 de marzo de 2021

El alcalde de Gualeguaychú juega en la escudería K y va por más. El ida y vuelta con Bordet. La defensa del medio ambiente y la mojada de oreja al campo.

A principios de 2016, cuando el kirchnerismo era mala palabra en Entre Ríos, Gualeguaychú mostró que era un lugar donde la política podía dar sorpresas. Por ese entonces, el intendente Martín Piaggio recibía a todos los dirigentes kirchneristas que llegaban a esa ciudad para dar una charla o hacer un acto. Fue así que tuvo su foto con Máximo Kirchner, Agustín Rossi, Axel Kicillof, Jorge Capitanich y Daniel Filmus. En la mayoría de las ocasiones, el jefe comunal hizo de anfitrión.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Mientras tanto, buena parte del peronismo gobernante en la provincia prefirió mirar para otro lado. Mejor dicho, eligió no mirar a donde hubiese un K. De hecho, el gobernador Gustavo Bordet dijo en una entrevista en La Nación Más que “el kirchnerismo terminó el 10 de diciembre de 2015”.

 

El joven médico de 42 años, que busca alcanzar la gobernación en 2023, es especialista en cirugía y en coloproctología. Se recibió con medalla de oro en la Universidad Nacional de La Plata con promedio 9,19. Luego, realizó una maestría en Salud Pública en la Universidad de Buenos Aires. En 2008, comenzó su carrera política cuando asumió como director de Salud de la Municipalidad. Tres años después, sumó a esa área la Subdirección de Desarrollo Social.

 

En 2015, lanzó su candidatura a intendente y ganó los comicios por apenas 209 votos ante el entonces presidente de la Sociedad Rural local, Javier Melchiori. Piaggio esquivó una interna partidaria no por voluntad propia sino gracias a su antecesor Juan José Bahillo, quien lo eligió para sucederlo. El entonces gobernador saliente, Sergio Urribarri, se había inclinado por Germán Grané, otro integrante del gabinete municipal. Sin embargo, Gualeguaychú fue de los pocos lugares en Entre Ríos donde la sucesión para esa elección no la decidió el mandatario provincial sino el jefe comunal.

 

El médico quería darle la interna a toda costa a Grané, pero su promotor le sugirió que no era el mejor camino: muchos de los que no lo votarían en la interna, tampoco lo iban a hacer en la general y se podía perder la Municipalidad. Esa fue la lectura. Acertada o no, el peronismo retuvo la tercera ciudad más poblada de la provincia por un pelito.

 

En paralelo, había otra plataforma pública que lo ponía a Piaggio en el centro de la escena y le daba un plus: desde 1999, es el director de diferentes batucadas en el carnaval más importantes del país. Gualeguaychú es la meca de “El Carnaval del país” y sus habitantes viven la competencia de cada febrero como un superclásico futbolero. 

 

Otro público

En su primera gestión, Piaggio decidió llevar a la Justicia a una empresa que quiso desarrollar un proyecto inmobiliario privado en una zona de humedales protegidos en la ribera del río Gualeguaychú. El intendente logró que la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con un fallo de enorme impacto en materia de protección ambiental, aportara cuestiones novedosas como la importancia del cuidado de las cuencas hídricas y el derecho a vivir en un ambiente sano.

 

Finalmente, la Justicia entrerriana ordenó la demolición y desmantelamiento del barrio náutico Amarras, que en 2012 había comenzado a construir la empresa Altos de Unzué SA. El avance del proyecto provocó la destrucción del monte nativo y daños a la flora y al ambiente. Luego, la construcción avanzó con enormes diques que alteraron el curso del río. La embestida judicial de Piaggio no tuvo detractores, más que algunos de ocasión.

 

Mientras ese proceso judicial seguía su curso, Piaggio había emprendido otro que afectaba directamente a productores agropecuarios. Envió al Concejo Deliberante un proyecto de ordenanza que prohibía la fumigación en la zona de ejido. Lo llamó “glifosato cero”. El cordón agroindustrial de la zona no dudó en salir a combatirla parándose en la Mesa de Enlace. De todas manera, la iniciativa fue aprobada con mayoría oficialista.

 

Gracias al perfil kirchnerista y ambientalista, Piaggio se ganó el respaldo del dirigente del Movimiento de Trabajadores Excluídos, Juan Grabois, quien lo ve como una figura nueva dentro de la política. 

 

En junio de 2019, Piaggio fue en busca de la reelección y se impuso contra el mismo rival, Melchiori, pero ahora por una diferencia avasallante: obtuvo el 65,2% de los votos, dejando al candidato de la oposición con el 20,9%. Días más tarde, el intendente fue recibido en el Instituto Patria por la entonces candidata a vicepresidenta del Frente de Todos, Cristina Kirchner. 

 

Cristina Kirchner recibió a Martín Piaggio en 2019.

Vacunado

El escándalo de las Sputnik VIP tuvo su impacto en Entre Ríos y quien más la ligó fue el propio Piaggio. Un comunicado de Juntos por el Cambio local llegó a la primera plana de los principales diarios nacionales denunciando una vacunación masiva de funcionarios. Desde el municipio, respondieron: “Una vez más se dedican, desde atrás de un escritorio y sin un mínimo de conocimiento de lo que implica el trabajo en territorio, a desinformar a la población con números, títulos y descripciones falaces que solo buscan generar odio en nuestras vecinas y vecinos”. En línea con la estrategia provincial, Gualeguaychú no dio a conocer la lista de vacunados.

 

Su relación con Bordet es zigzagueante. En 2020, tuvo un encontronazo por la gestión del Hospital Bicentenario de la ciudad, que estaba a cargo de su primo, otro médico, Martín Roberto Piaggio, eyectado de la dirección por el gobernador. En la inauguración de la sede del PJ local, la semana pasada, el alcalde contó con el saludo del mandatario.

 

El electorado de Gualeguaychú puede resultar insondable. Fue epicentro de la disputa por la resolución 125, pero también fue el escenario de la lucha ambiental contra la instalación de papeleras sobre la ribera del Río Uruguay, llevando a los gobiernos provincial y nacional a dar marcha atrás contra uno de los emprendimientos más fastuosos que se conocían en la región. En ese mar de contradicciones, el intendente comparsero busca conquistar a los entrerrianos con su perfil kirchnerista y ambientalista; y sueña con llegar a la Casa Gris de Paraná en 2023.