Elecciones 2021

El GEN rastrea su ADN en JxC

Voluntad de acuerdo “con sustento programático”. Lazos con palomas, vía exmiembros. Lejos de halcones, pero sin bolilla negra. Correlato bonaerense y distrital.

En recientes apariciones mediáticas, la exdiputada nacional Margarita Stolbizer puso de manifiesto un diálogo fluido con diversas figuras que integran Juntos por el Cambio. De esa manera, fue recíproca, en el arranque año electoral, con aquellas voces que desde la coalición opositora la anotan como incorporación valiosa. Siendo la provincia de Buenos Aires el anclaje central de la estructura partida que lidera, el GEN, muchas de esas conversaciones se establecen con el acento en la estrategia a desplegar sobre terreno bonaerense, donde varios lazos dirigenciales con JxC se extienden con sectores integrados por viejos miembros fundadores del espacio margarito que desde hace varios años ya trabajan dentro de las filas cambiemistas.

 

En el orden provincial, la decisión de jugar activamente sobre un mapa electoral bifrentista prevaleció en las asambleas y debates virtuales realizados en las ocho secciones electorales a lo largo de 2020. Con matices, armadores bonaerenses del GEN consignaron a este medio que “una clara mayoría” quiere explorar este tipo de acuerdos. Falta rubricarlo en el Congreso partidario que define la política de alianzas, que será convocado una vez que esté sellada una incorporación en las cada vez más recurrentes charlas informales.

 

Admiten que los reveses de las últimas dos experiencias frentistas –con 1País y, más infructuoso aún, en Consenso Federal- los llevó a desalentar los esfuerzos por la tercera vía en un contexto donde el GEN no cuenta con representantes en la Legislatura bonaerense y ha mermado significativamente su presencia en los deliberativos municipales, sea por mandatos que no se renovaron o por ediles que lograron renovar su banca en 2019 pero por la decisión de hacerlo bajo el sello de JxC.

 

Con la voluntad de formar parte de una fuerza con competitividad electoral que apunte a ser gobierno en 2023, en el GEN ponen como condición de desembarco un “sustento programático” que aspire a algo “superador” al “fracaso” del gobierno de Mauricio Macri. Detectan que dentro de JxC hay quienes quieren radicalizar las posiciones profundizando la grieta, pero no le ponen “bolilla negra a nadie”, porque estiman que hacer eso estando todavía afuera de la alianza sería una provocación que disuadiría posturas aperturistas de halcones.

 

Así, los margaritos y las margaritas bonaerenses se definen permeables a aceptar los “matices” de la convivencia dentro de un “frente amplio”, pero piden coincidir en "un rumbo claro”. En ese sentido, destacan en voz baja la “capacidad que tuvo el kirchnerismo” para “reconstruir su unidad” y que, con ese ejemplo, se analiza que el campo opositor debe seguir el mismo camino como única forma de garantizar la alternancia.

 

Aunque son conscientes de que el volumen de su estructura no posee el tenor suficiente para imponer líneas de pensamiento, sí requieren para el desembarco un cierto grado de permeabilidad para incorporar “algunas banderas” a la plataforma programática. Para eso, ven en dirigentes afines una buena receptividad y autocrítica del pasado.

 

ADN GEN

Con canales abiertos de comunicación con el vidalismo, Martín Lousteau y radicales de ambos márgenes de la interna boinablanca bonaerense, en el GEN aclaran que no fijan preferencias en esa disputa. También, anotan charlas con Horacio Rodríguez Larreta, Diego Santilli y Cristian Ritondo, al tiempo que destacan “un buen nivel de diálogo” con el sector de Emilio Monzó, en un contexto donde, para el armado bonaerense del expresidente de la Cámara baja nacional, trabaja activamente un ex-GEN, Sergio Buil. Presidente de la Fundación Innovación Política Argentinathink tank que se posiciona como el búnker del monzoísmo posmacrista-, el exintendente de Rivadavia tuvo su reencuentro con sus viejos correligionarios margaritos a finales de 2019 y mantiene esos lazos en temporada de campaña.

 

No es la única figura de las líneas internas cambiemistas con rastros del GEN en su ADN. También allí se avizora a la vidalista exintendenta de Baradero Fernanda Antonijevic, quien supo marcar que el GEN, su viejo espacio, “tranquilamente podría estar incluido” en Cambiemos. En el interior, también se observan casos en los recintos deliberativos, como la presidenta del Concejo en Lincoln, Patricia Galinelli, quien comenzó a alejarse del GEN a partir de la articulación con el Frente Renovador. En 2019 renovó su banca, esta vez bajo el sello de JxC, oficialismo en el orden local.

 

En diversos enclaves seccionales también hay señales de referentes locales margaritos proclives a una incorporación del GEN a JxC. Así como en Azul el exintendente y exdiputado nacional Omar Duclós compitió en la interna de Juntos por el Cambio en las PASO de 2019, acompañado de vecinalistas y radicales, en otros distritos también viene manteniendo una afinada interacción.

 

En Quilmes, durante el año pasado el bloque GEN-Progresistas de la concejala Gabriela Fernández, hizo presentaciones en conjunto con el bloque de JxC. No obstante, ante la consulta de Letra P, Fernández marca que la sola integración a JxC para la competencia electoral "quizás no sea la propuesta más tentadora" y que la apuesta es ir por “la búsqueda de un proyecto superador” que incorpore figuras del progresismo. Así, en línea con Stolbizer, pide “discutir los ejes específicos antes de proponer un acuerdo electoral”. En lo distrital, admite que “falta mucho” pero que hay diálogo con sectores de la oposición local, planteando aspectos que los encuentre en un proyecto.

 

En Morón, sucede algo similar. “En 2020 trabajé mucho con los monobloques provenientes de JxC, tuvimos coincidencias y proyectos en común”, consignó a Letra P la concejala del GEN Sandra Yametti, quien observó: “Todos pertenecemos a un espacio opositor aun cuando ejercemos la oposición de distinta forma y con diferentes tonos”.

 

Amén de esto, en este bastión de la Primera sección electoral todavía hay más interrogantes que certezas sobre cómo podría darse una confluencia en esa línea, teniendo en consideración el alta grado de desintegración interna existente en JxC, que tiene su correlato en la fragmentación de bancadas en el deliberativo. Al igual que en la esfera provincial, aquí también se hace foco en la necesidad de discutir “un proyecto político, una alternativa para Morón, más allá de lo electoral”.

 

milei vuelve al pais en medio de la escalada de tension iran - israel
montenegro quiere declarar esenciales a los empleados municipales para que no hagan paro

También te puede interesar