22|6|2022

Las aspiraciones personales atentan contra JxC en bastión peronista

19 de febrero de 2021

19 de febrero de 2021

En la Ituzaingó que domina Descalzo desde hace 25 años, la oposición navega en la pelea interna. Dos PRO que se sacan chispas. El triunfo de 2017 que no ordenó.

La pandemia reacomodó la bancada de Juntos por el Cambio en el Concejo Deliberante de Ituzaingó, que tras partirse en dos en 2019 volvió a encolumnarse en diciembre pasado. Pero en el distrito que desde 1995 gobierna Alberto Descalzo, fuera del recinto persisten los tironeos al calor de las aspiraciones personales. La oposición sigue navegando en la pelea interna, sin poder parir un candidato de consenso. En ese marco, dos aspirantes del PRO se sacan chispas. El triunfo de 2017 no acomodó los tantos y las pujas continúan siendo las de 2015.

 

El pasado reciente explica, en parte, el desorden actual. Hasta 2019, la lapicera la empuñaron, alternadamente, el intendente de Vicente López, Jorge Macri, y el exjefe comunal de Morón, Ramiro Tagliaferro. En 2015 no hubo acuerdo y Cambiemos llegó a las PASO con dos listas. Una la encabezó el empresario Osvaldo Marasco, quien tras las elecciones pegó el portazo apuntando contra la exgobernadora María Eugenia Vidal y en 2018 declaró en contra de Juntos por el Cambio en el marco de la causa por aportantes truchos del macrismo. La otra nómina fue encabezada por Gabriel Pozzuto, un referente del PRO por aquel entonces cercano a Tagliaferro. Para competir, negoció con el radicalismo y jugó con la boleta de Ernesto Sanz. 

 

En 2017 hubo acuerdo de varios sectores. El control se lo quedó Tagliaferro y esta vez todo el respaldo se lo llevó Pozzuto, entonces titular del PAMI local. En segundo lugar se anotó a la entonces presidenta de la UCR local, Rossana Galassi Gerez; tercero, un dirigente cercano al entonces concejal Gastón Di Castelnuovo, referenciado con el exjefe de Gabinete Federico Salvai, y en la cuarta y quinta ubicación se anotaron dirigentes cercanos al exministro de Seguridad bonaerense Cristian Ritondo.

 

A diferencia de 2015, en las elecciones de 2017 Juntos por el Cambio superó la propuesta de Descalzo, que llevó como candidato al entonces secretario de Infraestructura, Pablo Piana, actual presidente del Concejo Deliberante y uno de los que suena como posible propuesta del oficialismo para 2023, aunque el rol de interino hoy lo cumple Pablo Descalzo, hijo del jefe comunal y primer concejal en la última elección.

 

Contra todos los pronósticos, aquellos votos y aquel consenso no alcanzaron para ordenar la propuesta en 2019. Hasta último momento se evaluó la posibilidad de un cruce interno entre los concejales Pozzuto y Di Castelnuovo. Finalmente, la balanza se inclinó a favor del dirigente cercano a Salvai y el extitular del Pami firmó en el lugar 29 como candidato a diputado nacional.

 

La derrota erosionó la construcción en el bloque que, con ocho concejales, se partió en dos. Por un lado quedó Pozzuto junto a dos concejales del PRO y dos radicales; por otro lado, tres concejales del PRO que responden al exconcejal y excandidato a intendente Di Castelnuovo. La suma indica que deberían ser nueve los representantes de Cambiemos, pero una concejala del sector de Ritondo se alejó del espacio en 2019, formó un monobloque y, según fuentes de Ituzaingó, se acercó al oficialismo.

 

Próxima batalla

Como se mencionó, la pandemia ordenó la tropa en el Concejo Deliberante. Tras la ruptura de 2019, en diciembre de 2020 hubo acuerdo entre los dos sectores más importes y la bancada se encolumnó detrás de la presidencia de Pozzuto.

 

Camino a la próxima elección no está claro si habrá cruce interno, aunque no hay dudas de que los referentes de ambos espacios quieren encabezar la lista.

 

“Si el partido, mis compañeros de alianza y los vecinos de Ituzaingó confían en mía, me gustaría ser candidato”, señaló a Letra P Di Castelnuovo. Una respuesta similar expresó Pozzuto, quien, si bien indicó que esa conversación aún no la tuvo con el resto de los socios, no ocultó que su espacio esté “trabajando por un nuevo mandato”.

 

“Hoy nuestro trabajo es en conjunto a todas las fuerzas que componen JxC, haciendo hincapié en la tarea del bloque de concejales. Estamos tratando de mostrar una opción política diferente a lo que se ha venido presentando hasta el momento, con la particularidad de que a JxC lo componen diferentes grupos o sectores en donde cada uno está trabajando en forma independiente. Pero todos con el mismo objetivo: ganar las legislativas en 2021 y poder acceder a pelear la intendencia en 2023”, agregó el ex titular del Pami.

 

La mirada de Di Castelnuovo es similar. “Los espacios son muchos y variados, pero la realidad es que tenemos muy buen trato, buena llegada y diálogo con todos. Con más de uno trabajamos en conjunto”, dijo y no le cerró la puerta a las PASO: “Siempre está abierta, creo que es el mejor camino para dirimir las candidaturas cuando hay más de un aspirante, es darle el verdadero poder a los vecinos de elegir quién los representa. Y estamos convencidos de que la política debe ser en esa línea”. 

 

Camino a 2023, todos orejean sus cartas y ninguno las muestra. Evitan, además, elegir un candidato para la gobernación 2023. Pozzuto, que antes se referenciaba con Tagliaferro, dice que responde institucionalmente a Jorge Macri, uno de los integrantes de Grupo Dorrego que ya se anotó en la pelea grande y hoy lidera el PRO bonaerense. Di Castelnuovo reivindica el liderazgo de María Eugenia Vidal y advierte que respaldará al candidato elegido internamente.