12|4|2021

Biocombustibles: el FdT pega el volantazo con apoyo cordobesista

10 de febrero de 2021

10 de febrero de 2021

Fernández dijo en Tucumán que quiere revisar la ley. En Diputados empezaron a estudiar los cambios para que vuelva al Senado. Cómo es el proyecto de Schiaretti.

La Cámara de Diputados volverá a sesionar este jueves, por primera vez en el año, con cuatro proyectos que reúnen un alto nivel de consenso entre oficialistas y opositores. Sin embargo, el gran ausente será el tratamiento de la prórroga de la ley de biocombustibles que aprobó el Senado por unanimidad hace dos meses. Luego de treinta días de indefiniciones e intrigas, el presidente Alberto Fernández dijo este martes en Tucumán que quieren revisar el texto. En el oficialismo confiaron a este portal que trabajarán junto al Ejecutivo en los futuros cambios y, entre las fuentes que utilizarán para promoverlos, tendrán en cuenta el proyecto de incentivo a los biocombustibles presentado por el bloque Córdoba Federal, que responde al gobernador Juan Schiaretti

 

Hasta el martes el conglomerado de cuatro escaños que conduce el riocuartense Carlos Gutiérrez había anticipado la posibilidad de negarse a dar cuórum para la sesión de este jueves, con el objetivo de reclamar el urgente tratamiento del proyecto de biocombustibles que aprobó la Cámara Alta. El pedido era su inclusión en extraordinarias, tal como lo había asegurado a fin de año el titular de la Cámara, Sergio Massa. En esa oportunidad dijo que sería debatido antes del 20 de enero y desde entonces un grupo de diputados y diputadas, especialmente del lavagnismo, reclamaron su tratamiento y advirtieron que no bajarían al recinto si no se cumplía ese compromiso. 

 

Pero el discurso que hizo Fernández en Tucumán calmó los ánimos y aportó algunas señales ordenadoras. “Cuando uno dice queremos revisar la ley de biocombustibles, ellos leen quieren terminar con los biocombustibles; cuando decimos queremos revisar es queremos hacerlo mejor, que los empresarios produzcan más y den más trabajo”, lanzó el Presidente para confirmar que su decisión es introducir cambios en la prórroga que aprobó el Senado por el voto unánime de todos los bloques. 

 

A diferencia del malestar del martes, en el bloque cordobés ahora desestimaron la posibilidad de no dar cuórum a la sesión de este jueves. El mensaje presidencial no fue lo único que aflojó las tensiones, sino el compromiso del oficialismo de tener en cuenta la propuesta que presentó Gutiérrez, con la firma de sus compañeros de bloque y también con la rúbrica del santafesino Luis Contigiani, del Frente Progresista Cívico y Social y los dos integrantes del bloque Justicialista: Eduardo Bucca y Andrés Zottos. Se trata de la mayoría de los miembros del interbloque lavagnista, que conduce Bucca. Sin embargo el texto no cuenta con la firma de la otra parte de ese conglomerado. Fue presentado sin el acompañamiento del socialista Enrique Estévez y de las tres bancas del espacio Consenso Federal: Graciela Camaño, Eduardo Sarghini y Alejandro "Topo" Rodríguez

 

La ley vigente que vence en mayo no diferencia entre distintos tipos de biocombustibles y tampoco establece porcentajes mínimos para realizar mezclas. En el oficialismo confiaron a este portal que se preparan para un trabajo conjunto con la Casa Rosada para avanzar en esas diferenciaciones.

 

También tendrán presente el proyecto de Gutiérrez, que enumera todos los tipos existentes en el mercado, le da quince años de duración al régimen de beneficios y crea un Instituto Nacional (INBios) que estará integrado por representantes "de cada una de las provincias productoras de biocombustibles destinados a la mezcla mandatoria o a su comercialización en otras jurisdicciones". Esos distritos son: Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, Jujuy, La Pampa, Salta, San Luis, Santa Fe, Santiago del Estero y Tucumán.

 

La iniciativa también fija que todo gasoil y diésel oil deberá contar con un "contenido mínimo obligatorio inicial de biodiésel del 10%", mientras que al año de vigencia de la norma lo sube al 15%. Establece que el futuro instituto deberá habilitar las 54 plantas que funcionan en el país y homologar a los "vehículos automotores que cuenten con motores flex fuel", es decir, aquellos que pueden funcionar con naftas comunes o aquellas que tienen hasta un 85% de etanol. 

 

Cada uno de esos puntos cosecha adhesiones en las provincias productoras de biodiésel, aunque el sector PyME advierte que sin mejoras pueden sobrevenir quiebras y redobla los reclamos para que sea votada como fue aprobada en la Cámara alta. Del otro lado del mostrador hay mucha resistencia y cabildeo. Especialmente en los dos distritos petroleros más importantes: Mendoza y Neuquén.

 

Las principales sospechas sobre la demora en el tratamiento del proyecto que aprobó el Senado apuntan al lobby de las corporaciones petroleras. Se concentraron en el mendocino Omar Félix, del Frente de Todos, que en diciembre asumió la presidencia de la Comisión de Combustibles. "Tenemos ahí un problema latente con los biocombustibles porque afectan a la industria de los hidrocarburos. Hace unos días se quería prolongar la vigencia de la ley de promoción que vence en mayo. Tiene media sanción del Senado, pero lo postergamos en Diputados. Se planteó, pero no se trató finalmente en Diputados, justamente porque hay que debatirlo un poco más. Tal como está la ley, hoy el petróleo está subsidiando a la pampa húmeda de alguna manera", dijo el reemplazante del neuquino Darío Martínez, que fue designado como secretario de Energía. 

 

Ante las críticas de las provincias productoras de biodiésel, Félix no agregó una sola palabra más. Las sospechas de lobby crecieron durante todo enero y se incrementaron con la decisión del Gobierno de introducir cambios y mandarla de vuelta al Senado. Resta saber cuál será la respuesta de las petroleras y las provincias hidrocarburíferas frente a la negociación que se avecina. 

 

"Tenemos el compromiso del oficialismo que tomarán nuestro proyecto, pero no sabemos todavía cuál será la síntesis", explicó una alta fuente desde la capital cordobesa, mientras los legisladores del bloque cordobesista participaban de la reunión de la Comisión de Presupuesto y Hacienda para darle dictamen al proyecto de ley de sostenibilidad de la deuda pública que se debatirá este jueves en el recinto.

 

En el Frente de Todos aseguran que ya comenzó el trabajo junto al Ejecutivo para analizar los cambios. Dicen que no tienen apuro porque la prórroga vence en mayo. El tiempo suficiente para que el tema no sea tratado en extraordinarias, sino después de marzo cuando comience el debate más fino.