Elecciones 2021

La Primera es la última trinchera del intendentismo peronista

En el norte del conurbano, la conducción del PJ tiene bancas en el Senado que se renuevan este año. La avanzada de Máximo K. y la necesidad de Kicillof.

Con más de cuatro 4,6 millones de personas en condiciones de votar, la Primera sección electoral de la provincia de Buenos Aires se llevará buena parte de la atención en las elecciones legislativas de medio término: la región renueva ocho bancas en el Senado bonaerense, donde el peronismo hoy es minoría y obliga al gobernador Axel Kicillof a negociar más de lo que le gustaría para sacar adelante las leyes estructurales. Esa ecuación puede cambiar con un resultado favorable en el cordón norte y oeste del conurbano. Sin embargo, el oficialismo entra en un embudo a la hora del armado electoral que ya se encuentra atravesado por la disputa paralela del PJ bonaerense. Sucede que las bancas ocupadas del oficialismo hoy llevan el sello de los intendentes que miran con recelo y en silencio la futura y previsible coronación de Máximo Kirchner al frente del PJ provincial y si pierden el control del partido justicialista buscarán resistir en la discusión por la lista de esa mitad del GBA. 

 

Hoy, por la Primera en el bloque del Frente de Todos en el Senado bonaerense están Gustavo Soos, que responde al hasta ahora presidente del PJ bonaerense e intendente de Merlo, Gustavo Menéndez; Luis Vivona, mano derecha del intendente de Malvinas Argentinas, Leonardo Nardini, y Marta Pérez, extitular del Consejo de Mujeres por la Igualdad de Género de Ituzaingó, el distrito que comanda Alberto Descalzo. En silencio, Menéndez y Descalzo miran con recelo los movimientos para adelantar el recambio de autoridades partidarias y facilitar el desembarco del líder de La Cámpora.

 

Fuentes justicialistas coinciden: creen que el plan para que el jefe de la bancada oficialista en la Cámara de Diputados de la Nación sea el próximo presidente del PJ bonaerense incidirá en el armado de listas de la alianza panperonista para las elecciones legislativas de este año. Es una discusión con la que todavía machacan algunos intendentes del conurbano. En lo práctico, otros jefes y otras jefas comunales dan por saldado el entuerto y salieron a vociferar por Máximo K. al frente del PJ; un llamado que también partió desde el presidente Alberto Fernández y Kicillof. Para los intendentes, no es lo mismo tener el paraguas del sello partidario para negociar lugares en las listas bajo su tutela que si el control del PJ queda en manos de Kirchner. 

 

Quién es quién

 La senadora Pérez se encuentra remplazando a la ministra de Gobierno bonaerense, Teresa García. La funcionaria del Ejecutivo había encabezado la lista en la elección 2017 por pedido de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Hoy, es una de las patas políticas que tiene Kicillof. Hay algunas versiones que indican que García podría volver a la Cámara alta para que el peronismo vuelva a tomar las riendas de la discusión legislativa. La propia ministra desconoce esa posibilidad. Lo cierto es que Pérez, vía Descalzo, no tiene intenciones de quedar fuera de la discusión 2021. 

 

Tampoco Soos. El legislador de Menéndez busca renovar su banca. Hay un punto clave allí: además de ser senador, Soos es uno de los representantes del oficialismo legislativo ante el Consejo de la Magistratura provincial, el órgano que arma preselecciones de candidatos y candidatas para cargos en el Poder Judicial. Con un PJ fortalecido, el balanceo de fuerzas puede no ser tan dispar en una alianza electoral donde también debe entrar el Frente Renovador, el partido de Sergio Massa, un aliado en la construcción de poder que lleva Kirchner. 

 

 Si bien Nardini ha manifestado públicamente que Máximo Kirchner tiene que ser el próximo presidente del PJ bonaerense, el intendente de Malvinas Argentinas también pone en juego la banca en el Senado que hoy ocupa Vivona. Los intendentes no quieren perder la territorialidad en la Legislatura que les asegura empujar proyectos que impactan en sus distritos. 

 

La Cámpora tiene nombres de sobra para pelear la lista por la Primera sección electoral. El ministro del Interior, Eduardo de Pedro, seguirá de cerca esa negociación. Tiene como delegado al actual subsecretario de Asuntos Municipales, Santiago Révora, uno de los armadores de la organización en la región. 

 

Son varios los motivos estratégicos que tiene Kicillof para pensar en una distribución de fuerzas que sea distinta en el Senado bonaerense, donde, más allá del Presupuesto y la ley Fiscal, no hubo grandes proyectos con firma de la gestión AK. El mandatario necesita modificar la ecuación. Por ahora, mira de costado esa negociación, pero, en el andar de la discusión, deberá intervenir. Para la Primera sección electoral podría, si quisiera, delegar en el secretario general de gobernación y exrector de la Universidad de José C.Paz, Federico Thea, el posicionamiento del Ejecutivo. Como García, Thea también viene aceitando desde hace tiempo su vínculo con los intendentes.

 

Toto Caputo pone en marcha la Fase 2
La Libertad Avanza en Río Negro. Se trabaja para la oficialización del partido de Javier Milei en Río Negro.

También te puede interesar