04|5|2022

El Gobierno arma en dos tiempos la foto del consenso que mira el FMI

27 de diciembre de 2021

27 de diciembre de 2021

Fernández selló el pacto fiscal con 23 provincias y organiza otra juntada con Guzmán el 5 de enero. Mensajes hacia afuera y dardos a Larreta, el gran ausente.

Con el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobrevolando la escena, la necesidad de mostrar amplio consenso político y Horacio Rodríguez Larreta como único ausente, el presidente Alberto Fernández logró reunir en una foto a todas las provincias para la firma del pacto fiscal para 2022 y cerró una reunión con gobernadores para el 5 de enero, cuando el ministro de Economía, Martín Guzmán, dará detalles de la marcha de las negociaciones con el organismo.

 

“Este acuerdo nos sirve mucho en la discusión con el Fondo porque nos muestra un país que proyecta el futuro en términos fiscales racionales, con el consenso de todos los gobiernos provinciales. Les agradezco desde ese lugar porque nos ayuda mucho a demostrar que estamos trabajando con el acuerdo y la participación de todos y buscando consensos”, dijo este lunes Fernández en el Salón de los Pueblos Originarios de la Casa Rosada, donde se firmó el pacto.

 

Si bien el Consenso Fiscal es un acuerdo puntual que las provincias firman con la Nación cada año, la foto del Presidente con gobernadores y gobernadoras cobra más relevancia para la Casa Rosada diez días después de que la Cámara de Diputados rechazara el Presupuesto 2022 y le propinara al Gobierno un golpe político en plena negociación con el Fondo.

 

“Es importante mostrar amplitud y capacidad de consenso en este contexto”, apuntó un funcionario de primera línea del Gobierno que subrayó, además, la presencia de los tres gobernadores de la UCR, Gustavo Valdés (Corrientes), Gerardo Morales (Jujuy) y Rodolfo Suárez (Mendoza), que contrastó con la ausencia de Rodríguez Larreta. “Una semana después de dejarnos sin Presupuesto, está claro que se desmarcan de esa decisión”, subrayó la misma fuente.

 

Como anticipó Letra P, el nuevo Consenso Fiscal les abre la puerta a las provincias para manejar impuestos locales de acuerdo a lo firmado a fines de 2019, que fijó alícuotas máximas, pero también congeló la reducción que se había fijado en el consenso que las gobernaciones suscribieron en 2017 con el gobierno de Mauricio Macri.

 

“Este consenso no aumenta impuestos, pone un tope a las subas. Hay una jurisdicción que no está firmando, con un discurso que en lo mediático puede ser muy simpático, pero en la práctica puede aumentar impuestos por encima del tope”, dijo el ministro del Interior, Eduardo de Pedro, que acompañó a Fernández en el encuentro junto al jefe de Gabinete, Juan Manzur, Guzmán y la secretaria de Provincias, Silvina Batakis.

 

La firma del Consenso Fiscal fue la ocasión que le permitió al Presidente hacer pública su invitación a los gobernadores y gobernadoras a participar de otra foto conjunta, el miércoles 5, y que se dedicará exclusivamente a las negociaciones con el Fondo.

 

“Le he pedido a Martín que el miércoles que viene haga una presentación para explicarles en qué punto estamos en la discusión con el FMI y que todos estemos al tanto de lo que estamos haciendo”, anunció Fernández. La reunión se celebrará en la Casa Rosada y tendrá como objetivo dar muestras de “unidad y consenso” hacia adentro y hacia afuera para terminar de sellar el acuerdo con el FMI, que el Gobierno mandará al Congreso.

 

El gran ausente

Como a fines de 2020, el jefe de Gobierno porteño volvió a rechazar la firma del Consenso Fiscal y fue el principal apuntado por la Rosada. “Celebro que hayamos logrado el consenso con 23 jurisdicciones, y lamento que esto haya quedado sin firmar por la Ciudad de Buenos Aires, porque cuando se llevaba los puntos de coparticipación lo hacía sin consensos”, dijo, sin anestesia, el Presidente.

 

La ausencia de Rodríguez Larreta estaba anunciada, ya que uno de los artículos del Consenso estipula que “las partes se abstendrán por un año de iniciar procesos judiciales y suspenderán por igual término los ya iniciados” y la Ciudad de Buenos Aires está en litigio con el Estado nacional por el punto de coparticipación que se le recortó en 2020. 

 

Más allá del juicio, que está en trámite en la Corte Suprema, en la Casa Rosada leyeron la ausencia de Rodríguez Larreta como una jugada política del jefe de Gobierno porteño para posicionarse en Juntos por el Cambio como el más duro de los gobernantes frente a Fernández. “Los radicales firman y él queda como el único opositor que se planta. Le está hablando a la interna”, razonó un vocero en el Patio de las Palmeras.

 

En el entorno del Presidente calificaron de "irracional" el faltazo de Larreta. "Aumenta los impuestos en su distrito, habla de acuerdo y consenso y no viene", dijo una fuente cercana al primer mandatario. En el Gobierno esperan que el jefe de Gobierno porteño asista el miércoles próximo a escuchar la exposición de Guzmán sobre la deuda que contrajo el gobierno de Macri.