30|6|2022

Bienes Personales: el Gobierno recuperó aire tras la goleada del Presupuesto

21 de diciembre de 2021

21 de diciembre de 2021

La ofensiva de JxC y los aliados esquivos del oficialismo que el jueves había llegado a los 131 votos, se achicó este martes por errores no forzados. 

La sesión especial de la Cámara de Diputados este martes, que forzó el interbloque de Juntos por el Cambio con el apoyo de un sector de aliados esquivos del oficialismo, les dejó un sabor agridulce a sus principales impulsores. "Logramos que 600 mil contribuyentes de clase media no paguen Bienes Personales el año próximo. Si no hubiera sido por JxC y otros bloques de la oposición, esto no hubiera sucedido", celebró poco antes de las seis de la tarde la diputada del PRO, Silvia Lospennato, autora de la ofensiva que fue votada el jueves pasado, en medio del debate por el presupuesto 2022. Logró sacar del freezer un proyecto del oficialismo que había sido aprobado por el Senado en forma unánime y lo obligó a tratarlo este martes, pero la ofensiva se diluyó en el recinto: el FdT retrucó con una reforma sobre ese mismo texto y logró imponerse por un voto de diferencia, gracias a problemas de asistencia de tres integrantes de JxC. 

 

La reivindicación de Lospenatto fue más allá del cambio en el mínimo imponible del impuesto. Entre el jueves y este martes, el interbloque de JxC, cruzado por duras internas, pudo retomar la iniciativa con Bienes Personales y sumar el apoyo del Interbloque Federal hasta llegar a los 131 votos. Fue una demostración de que pueden llegar al cuórum e imponerle una agenda al oficialismo. Lo confirmaron pocas horas después con la votación que hizo naufragar el Presupuesto, pero este martes la tercera no fue la vencida. 

 

El oficialismo logró imponer por mínima diferencia una serie de cambios al proyecto que JxC quería ratificar. El texto que devuelve al Senado la iniciativa con cambios fue aprobada por 127 votos positivos frente a 126 negativos. La foto habría sido otra si hubieran contado con dos diputadas y un diputado que no estuvieron. Si hubieran estado en el recinto habrían llegado a los 129. Desde ahora, es una cifra que dentro del interbloque reconocen como el techo posible que pueden construir en este momento de la coyuntura y con una paridad muy estrecha e inestable que se reeditará en cada proyecto. 

 

La debilidad de JxC incomodó mucho a todo el interbloque: el PRO no pudo contar con dos votos porque Camila Crescimbeni dio positivo de covid en el testeo que se hacen los diputados y las diputadas antes de entrar al recinto. Ese hueco se agrandó con la ausencia del larretista Álvaro González, que está de viaje en Alemania y le restó un segundo voto a la bancada del PRO. La tercera ausencia vino del radicalismo disidente, que tiene 12 bancas dentro del interbloque opositor y dejó a la UCR con 33 bancas. La cordobesa Gabriela Brower de Koening, que integra el bloque Evolución Radical, también está en el exterior. 

 

La votación configuró una derrota inesperada para JxC. Cerró una sesión de cuatro horas que comenzó con una primera demostración del oficialismo. Cerca de las 14.30 quedó claro que JxC no alcanzaba a contar con el cuórum para sesionar y el titular del bloque macrista, Cristian Ritondo, pidió media hora más para reunirlo. En ese momento el titular del cuerpo, Sergio Massa, le dijo que el bloque oficialista bajaría al recinto y cinco minutos después comenzó un debate breve. 

 

El oficialismo pudo construir su leve mayoría con el respaldo del interbloque Provincias Unidas, liderado por el rionegrino Luis Di Giacomo e integrado por el Frente de la Concordia Misionero, el Movimiento Popular Neuquino y Juntos Somos Río Negro. Los tres partidos provinciales tienen cinco bancas que fueron clave en este round. También resultó determinante el respaldo del las cuatro bancas del Frente de Izquierda de los Trabajadores (FITU), que le permitieron a los 118 votos del FdT proyectarse a un paso del cuórum propio. Los 127 se consiguieron también con la votación dividida del bloque Acción Federal: el santacruceño Claudio Vidal (SER) votó a favor y el riojano Felipe Álvarez, se opuso. 

 

Del otro lado de la paridad JxC alcanzó los 126 con Álvarez, el respaldo de los dos bloques libertarios, liderados por José Luis Espert y Javier Milei, que aportaron cuatro voluntades y el Interbloque Federal que cuenta con ocho bancas y todos se sumaron a la ofensiva de JxC. 

 

El proyecto establece subir el mínimo imponible de dos a seis millones de pesos e incluye un aumento de las alícuotas para los bienes con un valor superior a los 100 millones de pesos y hasta 300 millones subirá del 1,25% a 1,5%. Los contribuyentes que tienen bienes por más de 300 millones pagarán el 1,75%. La cifra sube al 2,25% para quienes tienen bienes en el exterior. Los nuevos valores de las alícuotas serán actualizados en forma anual en base al Índice de Precios al Consumidor (IPC).

 

Tras su aprobación, el texto fue girado al Senado. La comisión de Presupuesto tiene previsto debatirlo este miércoles para darle dictamen favorable. Si ese plan prospera podrá llegar al recinto la semana que viene, cuando hayan pasado los siete días reglamentarios entre el dictamen de comisión y su tratamiento en el plenario.