28|6|2022

Fin de la novela: Kirchner asume formalmente la conducción del PJ bonaerense

02 de diciembre de 2021

02 de diciembre de 2021

Lo hará con un acto previsto para el 18 de diciembre. Muestra de unidad y coronación como articulador del peronismo provincial. Para qué quiere el sello.

Después de más de un año de idas y vueltas, finalmente Máximo Kirchner asumirá formalmente la presidencia del Partido Justicialista (PJ) de la provincia de Buenos Aires el próximo sábado 18 de diciembre. Será con un acto en el que se espera la presencia de todas las corrientes del peronismo y cerrará la novela desatada a partir de la oposición del intendente de Esteban Echeverría y vicepresidente del partido, Fernando Gray, a entregar anticipadamente lo que le quedaba de poder.

 

La movida para llevar a Kirchner al sillón principal del PJ bonaerense comenzó hace más de un año. El hijo de la vicepresidenta Cristina Fernández no tardó mucho en convencer a la mayoría de los intendentes para que lo acompañaran, pero chocó con algunas oposiciones. El principal detractor fue Gray, quién, junto al intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, ostentaba el control del partido; aunque hubo también otros dirigentes que plantearon sus disidencias por aquel entonces, como el ministro de Seguridad, Sergio Berni.

 

Los planteos de Gray en la justicia fueron bloqueados en varias oportunidades. Sin embrago, terminó por cumplirse su pedido de que se terminaran los mandatos vigentes, que caducaban en diciembre. El líder de La Cámpora fue electo junto a todo el consejo partidario en el mes de mayo bajo un acuerdo de unidad. Se esperaba en ese momento una asunción de bajo perfil, pero las circunstancias políticas y la pandemia pospusieron el desembarco oficial hasta ahora.

 

Durante todo este tiempo, pese a no haber asumido formalmente, Kirchner comandó el PJ. Así quedó evidenciado y legitimado en junio pasado, cuando encabezó el Congreso provincial con más de 800 asistentes, de forma virtual, que lo coronó simbólicamente en un acto que en concreto no era más que el paso burocrático para habilitar al partido a integrar alianzas para las elecciones legislativas.

 

Con los planteos judiciales en el pasado (en agosto, la Cámara Nacional Electoral dio por terminado el asunto al avalar el llamado a elecciones que había realizado el consejo del Partido Justicialista) y una situación sanitaria favorable para la realización de un acto, su asunción, junto con la del resto del Consejo, se concretará el sábado 18.

 

Quedarán pendientes para el 27 de marzo del año próximo las elecciones internas que estaban prevista para este 19 de diciembre, donde se renovarán los integrantes del congreso partidario y las presidencias de los consejos locales en los municipios bonaerenses.

 

Todavía no hay precisiones sobre el lugar y el formato que tendrá el acto. Refrentes de La Cámpora y del del PJ aseguraron a Letra P que todavía no se delinearon los detalles, pero que se empezará a organizar en los próximos días.

 

En el último tiempo, Máximo Kirchner terminó por consolidarse como el principal articulador de la política bonaerense. Es el vértice en el que se apoya la mesa de conducción provincia integrada también por el gobernador Axel Kicillof, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y los intendentes bajo la figura del jefe de Gabinete, Martín Insaurralde.  

 

Junto a Kirchner, asumirán los representantes de las diferentes ramas (Juventud, Mujer y Sindical) y los de las ocho secciones electorales de la provincia. En esas listas confluyen dirigentes como los sindicalistas Omar Plaini y Walter Correa, la vicegobernadora Verónica Magario, las intendentas de Quilmes y Cañuelas, Mayra Mendoza y Marisa Fassi; los intendentes del conurbano Fernando Espinoza y Mariano Cascallares, los funcionarios nacionalesGabriel Katopodis, Jorge Ferraresi y Juan Zabaleta, los jefes comunales del interior Walter Torchio, Alejandro Dichiara, Juan Carlos Gasparini y Hernán Ralinqueo, los funcionarios provinciales Martín Insaurralde, Leonardo Nardini, Julio Alak y Andrés Larroque, la senadora provincial electa Teresa García y la diputada nacional electa Victoria Tolosa Paz, entre otras figuras de todas las tribus del peronismo bonerense.

 

Como contó Letra P, el plan de Máximo Kirchner para el PJ bonaerense contiene objetivos inmediatos, pero también de mediano y largo plazos. El primero es transformar el sello en órgano aglutinador del peronismo de Buenos Aires y, con su unción como líder del espacio, otorgarse a sí mismo el rol formal de articulador de la política provincial. Además, se propone "rediscutir la institucionalidad del partido para transformarlo en una usina de pensamiento que proyecte el futuro de la provincia en todas sus dimensiones", según definen en su entorno.