CRISIS RADICAL

UCR: el trasfondo político de la guerra judicial por los votos bonaerenses

A horas de la elección, no había certeza de quiénes levantarán la mano por la PBA. Resoluciones, fallos, apelaciones y rosca. El delegado de la discordia.

En aguas internas a punto de hervor por la disputa de la conducción del Comité Nacional de la Unión Cívica Radical (UCR), las fricciones también llegaron al ámbito judicial. Eso sucede en el caso de la provincia de Buenos Aires donde, a menos de 24 horas del plenario, aún se desconocía quiénes serán los cuatro delegados que levantarán la mano para votar las próximas autoridades. Este cuadro de situación se da tras una secuencia de resoluciones, fallos y apelaciones que también disparan lecturas políticas.

 

Una vez aprobado el escrutinio definitivo que selló el triunfo de la lista encabezada por Maximiliano Abad sobre la de Gustavo Posse en la interna por el Comité Provincia de Buenos Aires, la Junta Electoral partidaria (compuesta mayoritariamente por el oficialismo) emitió la resolución 53 en la cual proclamó a los cuatro delegados bonaerenses al Comité Nacional, utilizando un sistema de adjudicación de cargos de mayorías y minorías que repartía tres delegados para la lista ganadora y uno para la opositora (3-1). Esa distribución fue objetada por el sector de Protagonismo Radical (donde confluyeron el possismo y Evolución, de Martín Lousteau), apelando esa resolución ante el juez federal con competencia electoral  Alejo Ramos Padilla.

 

El magistrado resolvió revocar la resolución 53 y estableció –como reclamaba Protagonismo Radical- que el sistema de distribución que debía aplicarse fuera el proporcional D´Hont y que debía respetarse la paridad de género en ambas categorías, tanto titulares como suplentes. Así las cosas, el reparto pasó a dos delegados para cada lista. Pero la polémica no terminó ahí.

 

Como respuesta a la manda judicial, la Junta Electoral partidaria emitió una nueva resolución, la 54, donde ordenó por cocientes la nómina de los cuatro delegados titulares, distribuyendo el primer y tercer delegado para la lista de Abad y el segundo y cuarto, para la lista de Posse que bancó Lousteau, considerando la paridad. Así, María Luisa Storani (1) y Josefina Mendoza (3) se inscribieron por la lista ganadora, mientras que Pablo Domenichini (2) y Carlos Norberto Ruiz (4), por la nómina opositora.

 

He ahí donde reapareció el conflicto. En Protagonismo Radical volvieron a presentar una apelación a la nueva resolución, solicitando que la nómina definitiva tenía que respetar la aplicación del sistema D'Hont por binomios (1 y 2) de cada una de las listas de la interna. En limpio, planteaban que el primer y segundo fuera para la dupla de candidatos a delegados que llevó Abad (María Luisa Storani y Víctor Aiola) y el tercer y cuarto casillero, para el tándem de la boleta opositora (Pablo Domenichini y Carmen Storani).

 

Ante ese planteo, en las últimas horas el apoderado de la lista oficialista, Andrés Rubén Darío Villalva, presentó ante el juez Ramos Padilla un escrito (ver arriba) solicitando que se rechace lo peticionado por los apoderados de la lista de Protagonismo Radical y que se ratifique la resolución 54 de la Junta Electoral partidaria y advirtió: "para el hipotético e improbable caso" de que Ramos Padilla no hiciera lugar a lo peticionado, "desde ya dejamos planteada la reserva del caso federal" para "interponer oportunamente el recurso extraordinario Local y Federal, ya que una resolución adversa a mi petición afecta las garantías constitucionales".

 

El delegado de la discordia

Detrás de este fuego cruzado judicial entre ambos sectores de la interna radical bonaerense parece observarse un trasfondo político que podría poner en juego la inclinación de la balanza hacia un lado de la (posible) contienda que asoma con materializarse este viernes entre Gerardo Morales y el sector de Lousteau por la conducción de la UCR Nacional.

 

Es que, de avalar el juez la distribución de la Junta Electoral partidaria de la UCR bonaerense, los dos delegados por la lista de Protagonismo Radical serían Pablo Domenichini y Carlos Norberto Ruiz. Como referente bonaerense de Evolución, el primero obviamente votaría por quien postule el armado de Lousteau. Pero el segundo podría votar de otra manera.

 

Exdiputado provincial oriundo de Roque Pérez, donde supo ser candidato a intendente en 2011, Ruiz es un dirigente que reporta a la fundación Ricardo Rojas, que tiene como referente a Juan Manuel “Cachi” Casella, excandidato a gobernador bonaerense y otrora ministro de Trabajo durante la presidencia de Raúl Alfonsín.

 

Días atrás, Casella –que supo confluir en el armado de Protagonismo Radical, por eso Ruiz fue como candidato a delegado por ese espacio- emitió un duro comunicado apuntando directo a Lousteau, al que acusó de acordar con el PRO la jefatura de Gobierno de la Ciudad en 2023 a cambio de “aceptar a (Horacio) Rodríguez Larreta como candidato presidencial” (ver documento abajo).

 

Según pudo saber Letra P de diversas fuentes, Ruiz estuvo en la reunión del casellismo donde se definió esa postura crítica hacia la movida separatista de Lousteau en el Congreso. Cerca del hombre de Roque Pérez aseguran que “ya tiene una decisión” pero que no lo reveló a ninguno de los dos sectores en pugna. Aunque no está definido si podrá votar o no, al cierre de esta nota viajaba a la Ciudad de Buenos Aires. “Las conductas y las apetencias personales tienen que estar al servicio del partido y no al revés”, deslizaron a ese medio cerca del exdiputado provincial al apuntar a Evolución. Esa postura da fuertes pistas de cuál podría ser su inclinación de votar este viernes.

 

"Quieren que la justicia le resuelva un problema político interno de la lista 14 porque la resolución de la junta le otorga dos delegados, la misma cantidad que a nuestra lista", postula el apoderado de la lista de Abad para dejar a entrever cortocircuitos internos de la oposición partidaria como los detonantes de la última apelación.

 

Sea como fuere, avanzada la tarde de este jueves, diversas voces del radicalismo abordadas coinciden en una cosa: no saben quiénes serán los cuatro delegados que levantarán la mano por la provincia de Buenos Aires. Ante la posibilidad de que ese escenario desencadene en una omisión de los votos bonaerenses, una voz con cargo planteó la necesidad de arribar a un acuerdo: “Sería una pérdida desde el punto de vista político que la provincia de Buenos Aires, con la interna que hizo, esté ausente de la votación”.

 

Guillermo Francos, logró destrabar la ley ómnibus. 
Silvia Lospennato y María Eugenia Vidal, se fueron de la votación de jubilaciones. 

También te puede interesar