24|1|2022

Cornejo: paños fríos al fervor radical y culto a la unidad “imprescindible" de JxC

31 de octubre de 2021

31 de octubre de 2021

El titular de la UCR busca no generar malestar con sus socios amarillos y pide planificar 2023 para llegar “más preparado” que en 2015.

Tras el acto de la Unión Cívica Radical (UCR) en Ferro, donde los boinablanca destacaron la necesidad de liderar la coalición y posicionar una figura que vaya en busca de la Presidencia de la Nación en 2023, el titular del partido, Alfredo Cornejo, le puso paños fríos al fervor radical para no generar resquemores con el socio amarillo de Juntos por el Cambio (JxC) al remarcar que "la unidad" de la alianza opositora es "imprescindible".

 

En diálogo con Letra P, el exgobernador mendocino explicó que el acto es una muestra del “papel que tiene que cumplir el radicalismo en el país y su proyección a futuro”. No obstante, advirtió: “El árbol no debe tapar el bosque, la unidad de Juntos por el Cambio es imprescindible en todo este tiempo”.

 

En este sentido, el radical prefirió ubicar las discusiones frentistas por la candidatura presidencial de la coalición opositora recién dentro de dos años y consideró que en 2022, JxC “debería trabajar en un plan de gobierno mucho más afinado para llegar bien" a 2023. "Si no hay acuerdo, por qué no usar la PASO como se dio en este año”, se preguntó.

 

Al ahondar en la importancia de planificar un proyecto de gobierno “concreto”, Cornejo enfocó: “La acción política nuestra debe dar respuestas en 2023 y para eso hay que llegar infinitamente más preparado de lo que llegamos en 2015 y eso es lo que estamos construyendo desde el radicalismo pero en el marco de la unidad de JxC”.

 

Sobre la construcción frentista de cara a los próximos años, el mendocino instó a ampliar “todo lo que se pueda” y dijo que hay que “estar abierto a la incorporación de dirigentes del peronismo no kirchnerista y a otras expresiones” para “seguir ampliando”.

 

Por otro lado, se refirió al llamado al diálogo post electoral por parte del Gobierno y posó el problema en la Casa Rosada: “El Gobierno, antes de convocar al diálogo, debe definir un plan económico, cuál es el acuerdo con el Fondo que pretende, qué modernización laboral plantea, cual es la reforma impositiva y fiscal en la relación Nación-provincias”.

 

En línea con la visión que esgrimió ante este tema la jefa del PRO, Patricia Bullrich, el titular de la UCR apuntó: “Una vez que estén de acuerdo Alberto (Fernández), Cristina (Fernández de Kirchner), (Sergio) Massa, y quienes sean, pueden hacerle una convocatoria a la oposición. Pero si no están de acuerdo ellos, lejos pueden convocarnos a un acuerdo”.

 

Con ese posicionamiento crítico, refutó las políticas económicas post PASO emanadas desde el Ejecutivo: “El control de precios ha fracasado en más de una oportunidad en Argentina y muchos países. Acá hay que generar una oferta de alimentos superior a la que hay”, puntualizó.