24|6|2022

Fernández pidió que los derechos especiales de giro sean cedidos a países vulnerables

31 de octubre de 2021

31 de octubre de 2021

En su último discurso, el Presidente destacó la necesidad de "construir puentes de fraternidad y dejar atrás los muros del egoísmo". 

ROMA (Enviada especial) En la tercera sesión plenaria de la Cumbre del G20, e l presidente Alberto Fernández sostuvo que "desde las periferias del mundo" se necesita "financiamiento genuino para el desarrollo, sin la complicidad local de quienes lo fugan a paraísos fiscales", y pidió un manejo eficaz de los Derechos Especiales de Giro (DGS) para que sean cedidos a los países más vulnerables.

 

"Hago un llamamiento a todos los países para que esta oportunidad de canalización de los DEGs para el desarrollo sostenible no resulte desperdiciada por trabas burocráticas o confort hacia el statu quo. Sería trágico que los DEGs engrosaran reservas de países que no lo necesitan, mientras aumenta el atraso de países que necesitan financiamiento como el agua", dijo el jefe de Estado en su tercera intervención ante los de líderes del G20.

 

Antes de partir hacia Glasgow donde participará de la COP 26, sobre cambio climático, el jefe de Estado consideró que “la agenda 2030 para el desarrollo sostenible está en terapia intensiva” porque “las brechas de bienestar corren el riesgo de convertirse en una fractura de dimensiones catastróficas” que “la pandemia ha incrementado” con “especial dureza en América Latina y el Caribe”.

 

“Sin la construcción de un nuevo paradigma financiero internacional ninguno de estos desafíos será superado”, indicó el mandatario, quien estuvo acompañado en el plenario por los ministros de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Santiago Cafiero, y de Economía, Martín Guzmán, y el sherpa en el G20 y embajador argentino ante los Estados Unidos, Jorge Argüello.

 

Durante su tercera y última intervención, Fernández dijo: “Quisiera que mi voz exprese el grito desesperado de los condenados de la tierra, por el hambre, la ausencia de trabajo, las migraciones forzadas, la pobreza, la discriminación de género y racial”.

 

Frente a los líderes de las principales economía del mundo, congregados en Centro de Convenciones La Nuvola, Fernández pidió “poner al ser humano en el centro de las decisiones” y aseguró que “desde las periferias del mundo” se necesita “financiamiento genuino para el desarrollo, sin la complicidad local de quienes lo fugan a paraísos fiscales”.
  
En este sentido, explicó que “en el caso de América Latina y el Caribe, la canalización de los Derechos Especiales de Giro (DEG) hacia la banca regional de desarrollo es clave, pues pueden capitalizarla y apalancarla, otorgar garantías anti-cíclicas y promover inversiones privadas”. 

 

“Hago un llamamiento a todos los países para que esta oportunidad de canalización de los DEGs para el desarrollo sostenible no resulte desperdiciada por trabas burocráticas o confort hacia el statu quo”, enfatizó y afirmó que “sería trágico que los DEGs engrosaran reservas de países que no lo necesitan, mientras aumenta el atraso de países que necesitan financiamiento como el agua”.