16|11|2021

El papa, un proyecto 2022 para el Gobierno

26 de octubre de 2021

26 de octubre de 2021

El Presidente viaja esta semana a Italia para participar del G-20. No irá al Vaticano por las elecciones. Sin embargo, ya hay gestiones para el año próximo.

Alberto Fernández estará este fin de semana en Roma por tercera vez desde que es presidente pero, a diferencia de las anteriores, en esta ocasión no se entrevistará con el papa Francisco en el Vaticano. Sin embargo, según pudo saber Letra P, el Gobierno está trabajando para generar un encuentro formal entre el pontífice y el canciller, Santiago Cafiero, para 2022.

 

“No va a haber encuentro con el papa. No corresponde pedirle audiencias tan cerca de las elecciones. No se hizo ningún pedido”, explicó la portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti, en una charla con la prensa acreditada en la Casa Rosada sobre el viaje que realizará el mandatario este fin de semana.

 

La cercanía con las elecciones traza una línea incómoda, más aún después de la derrota del Frente de Todos en las elecciones primarias. Es sabido que el papa tiene afinidad y vínculos fluidos con el peronismo. Los contactos oficiales con el Vaticano ya empezaron a aceitarse para concretar una visita de Cafiero a la Santa Sede el año próximo, una vez que las elecciones sean un recuerdo. Inclusive, no se descarta que Fernández también pueda pedir una nueva audiencia para el año par. 

 

El Presidente estuvo en Roma a mediados de mayo de este año, cuando faltaban entonces tres meses para las primarias, previstas inicialmente para agosto. Después se postergaron para septiembre.

 

Desde el Vaticano trascendió, primero, que el pedido de Presidencia no había caído bien, justo en año electoral y meses después de la sanción de la ley del aborto en Argentina. La audiencia fue corta, duró 25 minutos, pero la Casa Rosada transmitió que el encuentro fue “muy lindo” y que el papa expresó “su voluntad” de ayudar al país en la renegociación de la deuda. El Presidente se fue muy conforme de la reunión. 

 

Fernández pasó entonces por Roma como parte de la gira que lo llevó, también, a Francia, España y Portugal, donde mantuvo reuniones con mandatarios para pedirles apoyo en las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Club de Paris. En la misma fecha, el Vaticano organizó el seminario “Soñando con un mejor reinicio", del que participó la titular del Fondo, Kristalina Georgieva. Fernández y Giorgieva coincidieron, entonces, en la misma ciudad y se vieron cara a cara por primera vez.

 

Fernández había estado con el papa un año antes, cuando recién había asumido como presidente. Aquel primer encuentro duró 44 minutos y tuvo un clima muy distendido. Fue el doble del tiempo que Francisco le había concedido a Mauricio Macri en la primera reunión que tuvieron en 2016 y se leyó en la Casa Rosada como un gesto de aprobación del sumo pontífice.

 

Fernández desembarcará en Roma el viernes 29 para asistir a la cumbre de mandatarios de países del G-20 cuando falten apenas dos semanas para las elecciones generales del 14 de noviembre.