10|4|2021

Relax XL, memorias, té-manía y rosca virtual

15 de enero de 2021

15 de enero de 2021

Recluido en el sur, descansa en familia y avanza con su libro. Círculo íntimo, deporte y cata de infusiones. Los puentes con Buenos Aires y cómo diseña su 2021.

Mauricio Macri pasó los últimos días de 2020 y comenzó 2021 en Villa La Angostura. Volvió a elegir el combo de los últimos años: alquiló la misma casa en el exclusivo Country Club Cumelén y se trasladó con su familia para quedarse hasta el último día de enero. La rutina incluye descanso familiar y agenda deportiva con sus amistades, pero el expresidente mantiene el teléfono y -particularmente- el WhatsApp abiertos. En las últimas horas, acumuló horas de videoconferencias por Zoom, tanto con la cúpula de Juntos por el Cambio (JxC) como encuentros particulares con referentes del PRO.

 

El expresidente rompió el mutismo con la carta publicada el jueves en Facebook, un texto breve en el que respaldó a Horacio Rodríguez Larreta en su guerra con el ministro de EducaciónNicolás Trotta, y los sindicatos docentes por el regreso presencial de las clases y, además, cuestionó en duros términos a la gestión de Alberto Fernández. Para la elaboración de esa misiva virtual contó con la colaboración de Fernando De Andreis, que desde Buenos Aires siguió párrafo por párrafo la publicación y se reafirma como el exfuncionario más cercano al exmandatario.

 

Sin embargo, el exsecretario general de la Presidencia no está solo en la intimidad macrista. Aunque no viajaron hacia Villa La Angostura, su secretario Darío Nieto, la jefa PRO, Patricia Bullrich, y Hernán Lombardi mantienen diálogo constante con el expresidente. También, Macri reactivó el vínculo periódico con Guillermo Dietrich, el único exministro PRO que pudo cruzar el Río de la Plata y descansa en familia en Punta del Este.

 

En paralelo, Macri reactivó la edición de su libro "Primer Tiempo", que publicará Planeta en marzo. En la redacción colaboran Hernán Iglesias Illa y Pablo Avelluto, exfuncionarios nacionales y ahora parte de la intimidad en el llano del fundador del PRO. Tradicionalmente, durante su instancia en Cumelén, el presidente de la Fundación FIFA aprovecha para leer y ahora le sumó la escritura del texto que mezclará biografía y su paso por la política. Macri lee por estas horas "El Siglo del Populismo", del historiador francés Pierre Rosanvallon.

 

En su estadía en Villa La Angostura, el expresidente y su esposa, Juliana Awada, descubrieron una nueva afición: recorren distintas casas de té del sur patagónico. Como es su costumbre, el expresidente practica los deportes que brinda el country: paddle, golf y fútbol.

 

Como permanecerá en Cumelén hasta febrero, su equipo tiene previsto coordinar una reunión presencial con los referentes del PRO de Río Negro y Neuquén. Durante todo 2020 y el comienzo de este año, la virtualidad conecta las distintas tribus de JxC, desde Macri, pasando por el bloque de Elisa Carrió hasta el radicalismo y el larretismo. Por estas horas, Macri quiere mantener esa distancia que otorga la conexión remota y se imagina un 2021 sin su presencia física en el fragor de la pelea por las listas de la coalición opositora.

 

Sin embargo, hace notar su gravitación cuando inclina la balanza para que todo JxC cuestione al gobierno de los Fernández y promociona abiertamente a Miguel Ángel Pichetto y Bullrich para el Congreso, aunque se escuda en que su aspiración es "ayudar a consolidar Juntos por el Cambio". Bajo esa proclama, admite ante su mesa chica que se imagina cultivando una fase de bajo perfil, tras bambalinas. "Lo queremos en la primera línea, pero quiere posicionarse en otro lado y nos habla en modo sensei", confiesa un PRO puro que aún sueña con verlo en la boleta. Según el propio Macri, esa aspiración choca con sus deseos.

 

Mientras tanto, Rodríguez Larreta avanza con su plan presidencial y fatiga el recurso de la videoconferencia para conectar virtualmente con intendentes y protocandidatos de las provincias. Macri lo sabe y lo respalda. El expresidente habló de "parricidio" solo para marcar la cancha, pero admite que la coalición opositora necesita una "renovación".