Buenos Aires | Lo que viene

Kicillof demora la presentación del proyecto que sube impuesto a los bancos

Lo incluiría en la negociación de la ley fiscal 2021. La iniciativa es impulsada en Diputados, donde el oficialismo la tiene más fácil. Riesgos de cambios.

La iniciativa original había sido adelantada por el presidente de la Cámara de Diputados bonaerense, Federico Otermín, y el presidente del bloque del Frente de Todos, Facundo Tignanelli, a principios de junio. La redacción corría por cuenta de la diputada Valeria Arata, una de las legisladoras encargadas de los temas impositivos en la Legislatura. El objetivo central es generar más recursos en virtud de la caída de la recaudación producto de la crisis por coronavirus. La intención es subir del siete al doce por ciento la alícuota de Ingresos Brutos que pagan las entidades financieras. 

 

En sintonía con el proyecto de ley que ya ingresó en la Cámara de Diputados de la Nación, donde se busca un “aporte solidario y extraordinario para ayudar a morigerar los efectos de la pandemia”, con la firma de Máximo Kirchner, en la provincia también se trabajaba sobre tres actividades con buena facturación. Además de las entidades financieras, la iniciativa original contemplaba subir los ingresos brutos a las cableoperadoras y a la fabricación de “insecticidas, plaguicidas y productos químicos de uso agropecuario” cuando el total de ingresos gravados, no gravados y exentos obtenidos por el contribuyente en el periodo fiscal 2019, por el desarrollo de cualquier actividad dentro o fuera de la Provincia, “supere la suma de quinientos millones de pesos ($500.000.000)”.

En lo que respecta a las cableoperadoras, tiene que ver con el sinsabor legislativo que vivió Kicillof a principio de año cuando la oposición le modificó en la discusión de la ley fiscal impositiva 2021 un aumento de los ingresos brutos a las cableoperadoras alegando que subirle este impuesto repercutiría en el precio a la tarifa del consumidor final. “Lo hicimos para que nos putee Clarín”, bromeaba -con un dejo de verdad- un senador en aquella trabajosa sesión de enero.  

Ahora, Kicillof iría por su revancha. Por el impuesto no aplicado a las cableoperadoras y el no cobro de una tasa extraordinaria a actividades portuarias, principalmente a las cerealeras, la provincia resignó 10.000 millones de pesos, según explicó el presidente del bloque del FdT en el senado provincial, Gervasio Bozzano. De haberse conseguido, esos fondos habrían atemperado el impacto que en las arcas bonaerenses produjo el exorbitante gasto-inversión en el sistema de salud para enfrentar la pandemia. 

 

 



Según supo Letra P de fuentes ejecutivas y legislativas oficialistas, Kicillof quiere incluir en el proyecto de ley fiscal impositiva que presentará el año próximo la suba de ingresos brutos a entidades financieras. Para eso, también puso en tema al titular de la Agencia de Recaudación de Buenos Aires (ARBA), Cristian Girard.

El retraso de la presentación del proyecto es parte de la estrategia legislativa del oficialismo. Se presume que la ley fiscal impositiva incluirá también el presupuesto 2021. Tendrá que negociar con Juntos por el Cambio, que manda en el Senado, con 26 de las 46 bancas. Se anticipa que la iniciativa sea sometida a cambios, como ocurrió con la ley fiscal impositiva 2020 y endeudamiento que el Ejecutivo consiguió el mes pasado, luego de arduas negociaciones.

En tanto, el presupuesto se discutirá una vez que se definan los lineamientos de la Nación, que ya tiene un acuerdo con los bonistas y perfila un horizonte más claro para hacer una proyección de gastos. Tanto Fernández como Kicillof están actualmente gestionando con el presupuesto 2019 prorrogado. 

 

la oposicion le pide a kicillof que adhiera al rigi para no perder un negocio de u$s 40 mil millones
la campora, en llamas: reproches a kicillof y furia contra ferraresi

También te puede interesar