12|10|2021

Larreta lotea el PRO porteño y reincorpora a Michetti y Marcos Peña

03 de septiembre de 2020

03 de septiembre de 2020

Santilli seguirá como presidente. Habrá mayoría del jefe de Gobierno en la conducción, pero sumaron a referentes del ex jefe de Gabinete y la ex vicepresidenta.

Con su último mandato ya en proceso y la mira puesta en su carrera presidencial, Horacio Rodríguez Larreta alambró la conducción del PRO de la Ciudad de Buenos Aires para no descuidar la cotidianidad partidaria en el distrito que tiene bajo su responsabilidad hasta el 10 de diciembre de 2023. El jefe de Gobierno loteó los cargos internos entre las distintas líneas que conviven en su gobierno, pero también incorporó a referentes de Marcos Peña y Gabriela Michetti. Un esquema de, como intenta jugar a nivel nacional, que sea con todos y todas adentro.

 

La nómina completa se conocerá en las próximas horas, pero Diego Santilli continuará en la presidencia del PRO de la Ciudad. El vicejefe de Gobierno reafirma su acuerdo con Rodríguez Larreta y planta bandera para la futura negociación con las tribus amarillas por la sucesión en territorio porteño. Santilli no puede renovar su mandato ni competir por la herencia de Larreta porque acumula dos períodos consecutivos y por eso, con el apoyo del jefe de Gobierno, explora una candidatura en la provincia de Buenos Aires.

 

 

En rigor, Santilli ya ejerce como presidente del PRO porteño porque fue designado 2019, pero el resto de los casilleros vacantes del Consejo Directivo se confirmarán en las próximas horas. La demora es por la fusión del PRO con el partido de Patricia Bullrich, que asumió la jefatura nacional y también tendrá su alfil porteño.

 

Como vicepresidente primero asumirá el legislador porteño Claudio Romero, del riñón de Larreta, que también es presidente de la comisión de Presupuesto y apoderado del PRO nacional. Facundo Carrillo, Juan Pablo Arenaza y Victoria Hassan compartirán la vicepresidencia segunda. Carrillo responde al jefe de Gobierno y se desempeña como secretario de Atención Ciudadana y Gestión Comunal; Arenaza mantiene vínculo directo con Rodríguez Larreta pero integra el equipo de Bullrich; en tanto, Hassan responde a Eduardo Macchiavelli, secretario general del PRO nacional y el hombre de confianza de Rodríguez Larreta para seguir de cerca los pasos de Bullrich.

 

 

 

El secretario general del PRO porteño será Juan Pablo Graña, un funcionario cercano a Felipe Miguel. Con esta incorporación, el jefe de Gabinete pone un pie en la estructura que negociará parte de las listas del oficialismo en 2021. Como contó Letra P, Miguel camina la Ciudad con aval de Rodríguez Larreta para pelear por el sillón de Uspallata 3160.

 

El Consejo Directivo está compuesto de vocales y por ahí pasará el reparto y el gesto de Rodríguez Larreta con las otras líneas internas del PRO. Antigua rival en el gobierno porteño y en la pelea por la sucesión de Mauricio Macri en 2015, el alcalde volvió a abrirle las puertas del partido a Gabriela Michetti. El michettismo estará representado por la exlegisladora porteña Lidia Saya.

 

 

 

También, estarán el presidente del Ente Regulador de Servicios Públicos, Alejandro Ameijenda, y la legisladora porteña Victoria Roldán Méndez, ambos cercanos a Marcos Peña. El exjefe de Gabinete retomó el contacto con Rodríguez Larreta y lo asesora informalmente, aunque mantendrá el perfil bajo.

 

Rodríguez Larreta también reafirma su vínculo con el jefe del bloque PRO en Diputados, Cristian Ritondo. El alfil del ritondismo en el Consejo Directivo será el exlegislador Roberto Quattromano. En tanto, el legislador porteño Daniel Del Sol, actual vicepresidente segundo del bloque Vamos Juntos en la Legislatura, será el vicepresidente segundo de la Asamblea del PRO Capital.

 

El reparto de poder en el PRO de la Ciudad es un mapa de los espacios internos y de la futura negociación por las listas de las elecciones de 2021. De todas formas, es únicamente una foto de la negociación intra PRO porque, para la definición de candidaturas porteñas, Rodríguez Larreta también deberá conversar con sus aliados por fuera del macrismo. Su esquema de gobierno en la Ciudad implica una coalición con Elisa Carrió, Graciela Ocaña, Martín Lousteau y hasta el socialismo porteño, espacios que pugnan por su lugar bajo el amplio paraguas de la versión capitalina de Juntos por el Cambio (JxC).

 

 

 

La reafirmación de autoridades del PRO Capital está en el marco del proceso de normalización que el partido emprendió en cada distrito del país. La versión porteña tiene el aliciente del reparto interno para posicionarse ante las elecciones de medio término y la sucesión en la Ciudad. Sin embargo, la negociación central pasará en la cúspide de Juntos por el Cambio y, en torno a la discusión del PRO, también habrá una conversación entre Macri y Rodríguez Larreta por el reparto de candidaturas. Como contó Letra P, si bien cada tribu porteña del larretismo mira su futuro y construye, una candidatura de Macri o de María Eugenia Vidal cambiaría cualquier escenario y pronóstico.