X

El gobernador fue directo al ministro Guzmán y Energía prometió sacar a las productoras del coma y hasta nueva ley. Encerrona por el aumento de las petroleras.

Por 22/09/2020 11:36

La situación crítica de las productoras de biocombustibles, mayormente ubicadas en la provincia de Santa Fe, requirió de un intenso lobby con la Secretaría de Energía de la Nación para empezar a darle oxígeno y previsibilidad a un sector paralizado. Tuvo la llave el gobernador santafesino, Omar Perotti, quien hizo contacto directamente con el ministro de Economía, Martín Guzmán, para allanar el camino. Luego, presionó con ministros, empresarios y diputados en una reunión virtual con el titular del área, Darío Martínez, y le dio resultados: promesa de ajuste de precios y nueva ley a medida de las productoras. 

El mayor problema del sector es el congelamiento desde fines de 2019 del precio de los biocombustibles, biodiesel y bioetanol, que les venden a las petroleras. No es un reclamo caprichoso. Con una caída de la demanda del 25% más un incremento del 25% en dólares del aceite de soja (materia prima para el biodiesel), se ha vuelto un escenario que va directo al quebranto. “Martínez se comprometió a tener novedades en la semana”, comentó optimista tras el encuentro Juan Facciano, presidente de la Cámara Santafesina de Energías Renovables (Casfer). 

El gobernador buscó darle mayor peso al reclamo al sumar a la reunión con el secretario de Energía a parte de su gabinete: la ministra de ambiente, Érika Gonnet;  el ministro de Producción, Daniel Costamagna, y el secretario de Industria, Claudio Mossúz. Sorprendió la presencia del exsecretario de Transporte de la Nación y exdiputado por Santa Fe Alejandro Ramos, devenido consultor del sector energético y productivo, quien fue invitado por Perotti y también por Martínez. 

 

 

Más allá de la decisiva intervención del gobernador con el ministro Guzmán, quien ahora tiene bajo su órbita la Secretaría de Energía, la lectura que hacen en el sector es que ya no había excusas para no actualizar el precio después del nuevo movimiento en las pizarras de las estaciones de servicios. El aumento de las naftas y el gasoil del fin de semana ya estaba decidido cuando Perotti se contactó con el número uno de Economía. Por lo tanto, no hubo escapatoria para compensar al sector bio con ese nuevo margen logrado por las petroleras.

Además de la urgencia para volver a poner en marcha la industria, el otro tema que desvela al sector es el vencimiento de la ley de biocombustibles en mayo de 2021. En su momento se habló de prorrogar la ley actual, pero la incertidumbre reinó cuando las petroleras avanzaron con un proyecto propio. Por eso, se sumaron los diputados nacionales por el peronismo, Marcos Cleri y Germán Martínez, y plantearon el escaso tiempo que resta. Martínez se comprometió a entregar desde el Ejecutivo un nuevo proyecto de ley consensuado con las cámaras.