X

La quita de recursos a la Ciudad los obliga a hamacarse. Sí pero no: el equilbrio entre el interés de sus electorados y la disciplina partidaria.

Preocupados y molestos. Así están los intendentes del PRO que el miércoles por la tarde acompañaron al presidente Alberto Fernández en la conferencia en la que se anunció la creación de un fondo de financiamiento para la provincia de Buenos Aires a partir de la transferencia de recursos de la Ciudad. Si bien no se oponen tal desembolso para el territorio bonaerense, sostienen que el oficialismo rompió el consenso y el diálogo construido en los últimos seis meses. También hicieron sentir el rechazo legisladores y legisladoras de Juntos por el Cambio. 

Minutos después de la conferencia de Fernández, los intendentes Jorge Macri (Vicente Lopez), Diego Valenzuela (Tres de Febrero) y Néstor Grindetti (Lanús) se despegaron con un comunicado de las expresiones del Presidente y advirtieron que desconocían el alcance de la convocatoria y del anuncio. Según supo Letra P, habían sido convocados luego de que expresaran su descontento con la escalada de la revuelta policial.

 

 

“Acudimos ante un pedido del presidente de la Nación viendo que la situación en la Quinta de Olivos con la policía rodeando la residencia presidencial presentaba una situación preocupante. No teníamos información del anuncio, vinimos a reunirnos para escuchar y debatir, nada de eso sucedió”, señalaron los intendentes a través de Twitter. “Entendemos que la problemática económica y financiera de la provincia no se resuelve quitándole recursos a otro distrito, más en la situación de emergencia sanitaria que estamos viviendo. Por otro lado, esperamos que esta solución se logre en un marco de acuerdo con la Ciudad de Bs As y que estos recursos lleguen a los municipios que trabajamos incansablemente para brindar seguridad a los vecinos”, destacaron.

A simple vista, la decisión no cayó nada bien en las filas del PRO. El propio Presidente indicó, en una entrevista radial, que se disculpó con Jorge Macri por no anticiparle el mensaje, pero destacó que “no cambiaba el escenario si había cinco intendentes más o menos”. En rigor, la transferencia de fondos no molestó a los jefes comunales. Son conscientes de las dificultades de la provincia de Buenos Aires y de la necesidad de que la distribución sea más justa, pero su pertenencia partidaria los pone en problemas si deben defender que esos recursos se los saque al territorio más importante que gobierna Juntos por el Cambio.

 

 

En ronda de consultas, fuentes cercanas a los mandamases PRO señalaron que, lejos de oponerse a la extensión de más recursos para la provincia, la molestia llegó por la forma en qué se instrumentan las medidas. “Durante seis meses se trabajó codo a codo entre la Nación, la Provincia, la Ciudad y los municipios para dar una solución unificada en el AMBA y, cuando surge una necesidad, las medidas se toman sin ningún tipo de consenso ni diálogo. Eso es lo que preocupa y provoca malestar en los intendentes”, indicaron a este portal.

La foto generó la incomodidad. Por eso, este jueves, ninguno de ellos acompañó al gobernador en el anuncio formal que busca destrabar el conflicto con la Policía. “No le dan participación ni posibilidad de dialogar”, señalaron a Letra P. De hecho, en momentos en que Kicillof presentaba su plan Integral de Seguridad para la provincia, Julio Garro, de La Plata, tuiteó: “El momento que atraviesa la Provincia requiere de una mirada amplia. Antes de acompañar un anuncio, los intendentes deberíamos ser convocados a una mesa para discutir los alcances de la medida, la implementación y el mensaje que vamos a transmitir”.

 

 

En diálogo con Letra P, el intendente Grindetti también había hecho hincapié en la necesidad de que el oficialismo le abriese el juego a la oposición. “Me encantaría que en este momento el Presidente llamara a la oposición para definir puntos esenciales de política de Estado; por lo menos, definir los títulos, que ni eso estamos pudiendo hacer", señaló.

LEGISLATURA. En sintonía con las distintas voces que surgieron desde los distritos, legisladores y legisladoras bonaerenses de Juntos por el Cambio rechazaron el modo en que se gestó la reducción de coparticipación a la Ciudad y su traspaso al Estado bonaerense. Aclararon que no están en contra de iniciar un debate profundo sobre el federalismo y los fondos que gira la Nación a las provincias ni de poner el acento sobre la reivindicación que todos los gobernadores hicieron desde el regreso de la democracia; más bien, cuestionan la falta de diálogo y la ruptura de lazos.

Si bien este sector de la oposición no confeccionó un comunicado conjunto al respecto, lo que marca la falta de una línea oficial, hubo acuerdo casi inánime para rechazar la decisión del Presidente. Con esto, hay quienes leyeron la noticia como un acto de “indiferencia, negligencia e improvisación”, mientras que otros hablaron de un decreto “injusto e imprudente”. En cualquier caso, radicales y vidalistas del interior y del conurbano bonaerense cerraron filas al respecto.

 

 

"Es inadmisible que lo que debe ser un debate profundo sobre el federalismo y la equitativa repartición de fondos sea resuelto a las apuradas, en el marco de una urgencia salarial de las fuerzas de seguridad", lamentó el senador de la Unión Cívica Radical por la Séptima sección electoral y exintendente de General Alvear, Alejandro Cellillo. 

El diputado del PRO Juan Carrara, de la misma región del interior, admitió que, “entre 2003 y 2015, el descenso del porcentaje de reparto del Fondo del Conurbano fue considerable”, pero agregó que, “cuando el actual gobernador era ministro de Economía de la Nación, se registraron los niveles más bajos”. “Una clara desfinanciación para la provincia”, analizó el legislador vidalista y recordó que, “cuando Vidal reclamaba en la Cámara de Diputados de la Nación el Fondo del Conurbano, Kicillof y Máximo Kirchner votaron en contra”.

Su par de la UCR Alejandra Lorden cree que Fernández “ignoró” el respaldo político de todo el arco opositor y que, con la última decisión que tomó, se pegó “un tiro en los pies”. “El federalismo y el régimen de coparticipación son temas cruciales que no pueden ser definidos por dos o tres iluminados en una reunión de emergencia. Venimos pidiendo una revisión integral del reparto de los recursos que reconozca el aporte de la Provincia a la Nación”, dijo. 

 

 

Algo similar dijo el macrista Daniel Lipovetzky. “El Presidente tomó una decisión injusta e imprudente. Perjudicar a los porteños para sostener el mal manejo de la crisis de Kicillof atenta contra la posibilidad de trabajar juntos. El reclamo de la Policía no puede ser usado para generar divisiones entre argentinos”, criticó.