ESPECIAL | RELIGIONES

El culebrón detrás de la elección del representante papal en Buenos Aires

Quién es el diplomático polaco que mandó Bergoglio. El nuncio de “las demoras” ya monitorea las relaciones Vaticano-Casa Rosada. Agenda caliente.

Miroslaw Adamczyk se instaló el domingo en el ex Palacio Fernández de Anchorena, sede de la nunciatura apostólica, para ponerse al frente de la doble misión diplomática que le encargó el papa Francisco: monitorear las relaciones del Vaticano con la Casa Rosada y acompañar la tarea pastoral de los obispos argentinos.

 

Las demoras de índole política y sanitaria fueron una constante en el camino del arzobispo polaco hasta la representación de la "Santa Sede" en la tierra natal de Jorge Bergoglio, tanto antes como después de su nombramiento.

 

BIO. Polaco. 58 años. Por protocolo, será decano del cuerpo diplomático. Laureado en Derecho Canónico, también posee estudios en Economía. Fue embajador vaticano en Liberia, Gambia, Sierra Leona y Panamá. Además de su lengua materna, habla italiano, español, inglés y francés.

 

La muerte repentina, en junio de 2019, del congoleño León Kalenga Badikebele, por entonces nuncio en Buenos Aires, obligaron al papa a pensar en un sucesor. El escenario político local, con elecciones presidenciales en ciernes y sin un panorama cierto sobre sí Juntos por el Cambio o el Frente de Todos se alzarían con el triunfo en los comicios, hicieron que la decisión se aplazara.

 

En diciembre, con la llegada de Alberto Fernández a Balcarce 50, el horizonte parecía más despejado a fin de que Francisco optara por un nombre para la nunciatura, pero desprolijidades políticas en la nominación del embajador argentino ante la "Santa Sede", interna mediante, volvieron a freezar la posibilidad.

 

El primer nominado fue Luis Bellando, diplomático de carrera. Enseguida se dijo que el Vaticano lo había rechazado por su condición de católico separado en nueva unión. Desde la "Santa Sede" negaron la versión y aseguraron que sus antecedentes ni siquiera habían sido puestos en consideración. Las idas y vueltas pusieron en evidencia una puja entre el secretario de Planeamiento Estratégico, Gustavo Béliz, que quería a Bellando en Roma, y la línea política de la Cancillería, a cargo de Felipe Solá.

 

 

 

El Presidente dirimió la interna junto con el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, y la representación argentina ante la "Santa Sede" quedó para María Fernanda Silva. La diplomática de carrera, afrodescendiente y con una nulidad matrimonial porque su esposo optó por el sacerdocio, recibió pronto plácet para convertirse en la primera mujer en ocupar el cargo.

 

Habían pasado apenas diez días de febrero de la aceptación del pliego de Silva, a quien Bergoglio conocía de antes, y el Vaticano anunció que el papa nombró nuncio en Buenos Aires a Adamczyk, un arzobispo polaco al que Bergoglio había conocido en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de enero de 2019, en el marco de la visita apostólica a Panamá.

 

La crisis sanitaria por el coronavirus volvió a demorar la llegada del diplomático al país. Desde fines de febrero hasta junio, Adamczyk se quedó en Panamá, donde era representante papal. Después partió hacia Europa y allí tuvo que quedarse en virtud de la cancelación de vuelos en el mundo debido a la pandemia.

 

El 4 de septiembre, el pontífice recibió a Adamczyk en audiencia privada en el Palacio Apostólico para repasar las líneas de acción de su misión diplomática en ese destino del “fin del mundo” de donde habia llegado Bergoglio.

 

 

 

La mañana del 6 de septiembre, el arzobispo polaco arribó en un vuelo procedente de Roma y fue recibido por una comitiva reducida: Cristian Roberto Dellepiane Rawson, funcionario de la Cancillería; el cardenal Mario Poli, arzobispo de Buenos Aires; el obispo Carlos Malfa, secretario general de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), y el encargado de negocios de la nunciatura, Aliaksandr Rahinia.

 

El arribo del diplomático vaticano se da en un clima enrarecido por lo que los obispos consideran “una campaña” contra el papa a raíz de que operadores sociales y políticos le atribuyen a Bergoglio fomentar la toma de tierras.

Desde entonces, Adamczyk se recluyó en el palacete de avenida Alvear al 1600, en el barrio porteño de Recoleta, donde debe guardar una cuarentena obligatoria de 14 días por el protocolo del coronavirus. Recién entonces presentará formalmente sus cartas credenciales al primer mandatario argentino.

 

CONTROVERSIA POR UNA DE LAS T. El arribo del diplomático vaticano a Buenos Aires se da en un clima enrarecido por lo que los obispos consideran “una campaña” contra su compatriota el papa, a raíz de que operadores sociales y políticos le atribuyen a Bergoglio fomentar la toma de tierras en un conurbano bonaerense caldeado y con déficit habitacional.

 

"Encuentren una sola palabra donde el Papa justifique la toma de tierras", exigió el obispo Alberto Bochatey, auxiliar de La Plata, al considerar "absurdo" que se afirme eso o que se diga que el pontífice "promueve el pobrismo". "Cuando dice tierra, techo y trabajo es digno, no delincuencial", diferenció el prelado.

 

No es el único tema de coyuntura que deberá asumir Adamczyk con cintura diplomática. Lo espera un debate caliente por el aborto, a cuya legalización la Iglesia se opone a rajatabla y al que Alberto Fernández promueve, pese a que frenó hasta 2021 el envío de un proyecto al Congreso a raíz de la crisis sociosanitaria.

 

El nuncio tendrá que acompañar también el proceso de recambio generacional que se está dando en el episcopado argentino, elecciones eclesiásticas mediante, y la posible instrumentación en el país del plan global pospandemia que el papa propondrá el 15 de septiembre en la apertura de sesiones de la Asamblea General de la ONU.

 

Guillermo Francos, jefe de Gabinete, clave para dictaminar la ley ómnibus. 
macri critico a quienes aprobaron la nueva formula jubilatoria: cinicos e indiferentes

Las Más Leídas

También te puede interesar