X

El campo quiere diez años de impuestos congelados por ley

Letra P accedió al borrador de un proyecto que el Consejo Agroindustrial le llevó al Presidente después de hablarlo con CFK. Lo analizan Guzmán y Todesca.

Por 05/08/2020 19:39

El Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), conglomerado del campo negociador, le dejó al presidente Alberto Fernández un borrador de un proyecto de ley que propone la instauración, por diez años, de un Régimen de Estabilidad Fiscal “para fomentar las inversiones y generar un fuerte crecimiento de las exportaciones y la producción agroindustrial”. Esto implicaría no incrementar "la carga tributaria nacional total determinada al momento de su solicitud de adhesión a los registros nacionales que se conformarán para este programa". Esta estabilidad alcanzaría a todos los tributos nacionales menos al IVA y regiría a nivel provincial y municipal.

Letra P accedió al texto, que sus impulsores habían compartido la semana anterior con la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y sugiere la emisión, además, de un decreto que “otorgue reintegros a las exportaciones de acuerdo a niveles de procesamiento (…) se aplicarán dos niveles de alícuota en función del grado de industrialización: 4% para productos con menor procesamiento; y 7% para los de mayor procesamiento. No se otorgarán reintegros a las exportaciones de poroto de soja, maíz, trigo, cebada y girasol. Para el complejo industrial oleaginoso el reintegro será del 1,5% a harinas y pellets, y del 2,5% a aceites y biodiesel”.

 

La foto de la discordia, el campo negociador, con CFK.

 

La ley incluye un apartado en el que recomienda que la reducción de impuestos sea gradual “para no afectar los ingresos del Estado nacional”. Así, los productos con mayor procesamiento quedarían sin retenciones desde el inicio, como la carne, vinos embotellados, aceites envasados y quesos fraccionados, mientras que el complejo soja tendrá un 25% en poroto, 22% en harinas y aceites y 19% en biodiesel.

En el apartado de “Propuestas para el financiamiento”, sugieren “la implementación de líneas de bancos del exterior y fondos de inversión internacionales para inversión en activos fijos y capital de trabajo, bajo compromiso de estándares ambientales, sanitarios y laborales que otorguen garantías adicionales a esos fondos sobre sus inversiones de corto plazo”. También proponen “líneas para pymes y cooperativas” y "programas de garantías financieras”, además de un impulso a la financiación a través del mercado de capitales, que es una de las obsesiones oficiales.

 

Las caras del Consejo. Martins, Idigoras, Acevedo, Iannizzotto y Rivara. 

 

La ley también tiene apartados de modos de negociación internacionales y sugerencias técnicas y de calidad, además de garantizar la provisión al mercado interno como principio innegociable. Para el sector, el proyecto precisa ser pulido en detalles y visto por el Gobierno para ocuparse del tema clave, la sustentabilidad fiscal. 

"En la pospandemia, el mundo va a demandar muchos más alimentos; tenemos que estar preparados”, les dijo el presidente a los integrantes del CAA, el agrupamiento que reúne a los cerealeros de CIARA CEC, la Unión Industrial (UIA), economías regionales, industrias de todos los rubros del agro y la Mesa de Enlace, excepto la Sociedad Rural (SRA). 

En la mesa, el Presidente les contó que había conversado con Cristina sobre la conveniencia de avanzar en un esquema que permita incrementar el ingreso de dólares vía industrialización de la ruralidad. “No nos demoremos, avancemos cuanto antes”, les explicó a los ceos, que compartieron mitin con varios funcionarios, entre ellos, el ministro de Agricultura, Luis Basterra; la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca; el canciller Felipe Solá y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz. Por el Consejo, participaron José Martins, de la Bolsa de Cereales; Dardo Chiesa, de la mesa de la carne, y Gustavo Idigoras, de los agroexportadores de CIARA.

 

 

La orden política de Fernández fue que discutan el detalle fino de la ley, desde el punto de vista económico, con Todesca y parte del equipo de Martín Guzmán. La única cuestión a ver en detalle, aun más luego del acuerdo por la deuda, es la factibilidad fiscal de la iniciativa, algo que también les señaló la vicepresidenta. De todos modos, el Consejo pretende seguir llevando la iniciativa a referentes políticos: se verán en breve con los dirigentes de Cambiemos Mario Negri y Cristian Ritondo; y planean tener una reunión con el ex ministro Roberto Lavagna