X

El ala dialoguista de Cambiemos masculla bronca por el comunicado y habla de una apurada de los halcones, pero evita decirlo públicamente para no romper lanzas.

Por 06/07/2020 19:51

El domingo por la tarde, el tráfico de WhatsApp en la dirigencia bonaerense de Juntos por el Cambio se intensificó más de lo habitual cuando comenzó a circular el comunicado sobre el asesinato de Fabián Gutiérrez, exsecretario privado de CFK, que difundió la presidenta del PRO, Patricia Bullrich. El documento, que lleva también la firma de otros líderes de los partidos que conforman este frente opositor bajo un apurado y durísimo mensaje, enojó a propios y ajenos. Detrás de la circulación llegaron rápidamente los reproches internos de las palomas de Cambiemos y la ratificación de que la mesa chica de los halcones del macrismo no había consultado con suficiente amplitud a sus pares bonaerenses antes de darlo a conocer. Pese a ello, al cierre de esta nota, los enojados seguían refugiándose en el silencio.

La estrategia paralela que tomaron los diputados provinciales de Juntos por el Cambio fue confeccionar un comunicado propio. Con líneas más mesuradas y extirpando el título “un crimen de extrema gravedad institucional”, pero sin dejar de señalar las vinculaciones políticas con el kirchnerismo; un texto que les allane el camino para acomodarse dentro de la agenda policial, tironear desde la política sin tensionar demasiado con el oficialismo y, a su vez, desmoronar el plan Nisman II de Bullrich y compañía. “No hay que descartar ninguna línea de investigación en la muerte de Gutiérrez”, dicen.

 

    

Distintas fuentes con despachos en la Legislatura reconocieron a Letra P el malestar generalizado que el comunicado de Bullrich instaló en los bloques opositores de las dos cámaras. Es más, la mayoría de las consultadas y los consultados coincidió en que es un “éxito” desde el punto de vista mediático y de las redes sociales, pero que confronta con la idea dialoguista que promueve un sector de este espacio político. “Los moderados tenemos menos repercusión, pero hacemos lo que es necesario”, apuntó un recién llegado a la Cámara de Diputados.

Esta lectura se suma también a las de quienes descreen de la benevolencia de los halcones PRO. Lejos de conjeturar que el mensaje se confeccionó a las apuradas y con tambaleantes argumentos contra el kirchnerismo, van aún más allá y apuestan a que también fue un mensaje hacia adentro de la alianza opositora; una manera de hacer sentir que la cabeza de la mesa chica del macrismo está ocupada por el ala dura. 

 

 

“Hay quienes dijeron que salieron porque están mal acostumbrados a no consultar, pero la verdad es que la principal teoría de esto es que también nos quieren llevar puestos a nosotros”, agregó una fuente en alusión a los cruces habituales de los más efervescentes de la oposición, como la propia Bullrich, Alfredo Cornejo y Miguel Ángel Pichetto, con el dialoguismo que encabezan con relativo éxito Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal

“Lo que dice el comunicado es aventurarse demasiado, caer en el juego de la vendetta y eso no corresponde. Tenemos que ser serios y dejar que la Justicia investigue”, amplió otra voz proveniente del radicalismo, pese a que el mensaje original lleva la firma de la vicepresidenta del Comité Provincia de la UCR y legisladora bonaerense Alejandra Lorden

De esta manera, la cúpula de Juntos por el Cambio quedó expuesta a críticas en voz baja de legisladoras y legisladores del ala moderada que no se materializa en una rebelión: no repudian públicamente el mensaje y son pocos los que avanzan en líneas internas para diferenciarse, con la idea de hacerse lugar entre los escoltas de Vidal, la abanderada de la moderación.