10|4|2021

Sub 35 en Diputados: bloques y chat propio en el oficialismo y la oposición

23 de julio de 2020

23 de julio de 2020

En Juntos por el Cambio se constituyeron como un espacio con identidad propia. En el Frente de Todos, los jóvenes ganan protagonismo. El asado de camaradería.

Si la Cámara de Diputados contiene a varias generaciones dentro de sus 257 bancas, la franja de los más jóvenes es una población que no supera el 10% del recinto. Dentro de los dos espacios mayoritarios, Juntos por el Cambio (JxC) cuenta con 11 integrantes con menos de 35 años, mientras que el Frente de Todos (FdT) tiene ocho. Los oficialistas aún no se organizaron como un bloque dentro de la bancada que conduce de Máximo Kirchnerpero en la coalición opositora sí funcionan como una instancia que busca tener identidad entre las 116 bancas de la alianza macrista.

 

En JxC eligieron la línea divisoria de los 35 años, porque la Organización Mundial de la Salud (OMS) define a esa edad como el límite actual entre la juventud y la adultez. Hasta diciembre del año pasado, la alianza opositora contaba con tres integrantes de esa franja etaria: dos del PRO y una de la UCR, a través del pampeano Martín Maquieyra y los bonaerenses Martín Medina y Josefina Mendoza. Desde entonces su composición creció a 11, con ocho nuevos integrantes.

 

 

 

El macrismo incluyó en su bancada a la bonaerense Camila Crescimbeni, la porteña Dina Rezinovsky, el chubutense Ignacio Torres y el fueguino Federico Frigerio. La UCR agregó a dos santafesinos, como Ximena García y Juan Martín; y dos cuyanos, la mendocina Ximena Latorre y el puntano Alejandro Cacace. La nueva composición cuenta con el respaldo de los tres bloques, pero no tiene a ningún miembro de la Coalición Cívica por el límite etario. 

 

"Somos el espacio que tiene más diputados de menos de 35 años y elegimos organizarnos de este modo porque los partidos sólo aflojaban las concejalías a sus cuadros más jóvenes", explicó Rezinovsky a Letra P. Es una dirigente que representa a las iglesias evangélicas, tiene 33 años y durante cuatro de ellos fue consejera nacional de la Juventud del PRO, bajo la conducción de Crescimbeni, que presidía el espacio.

 

 

 

El ingreso de ambas diputadas al Congreso fue clave para la creación de ese espacio dentro del bloque macrista que preside Cristian Ritondo. Pero tanto en el PRO como en la UCR, los diputados y las diputadas más jóvenes reconocen más referencias en dirigentes del ala dialoguista de Cambiemos, como el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta o la ex gobernadora María Eugenia Vidal, que del expresidente Mauricio Macri o la presidenta del PRO, Patricia Bullrich

 

 

 

En el bloque oficialista, Romina Uhrig, Vanesa Siley, Federico Fagioli, Facundo Moyano y Nicolás Rodríguez Saá son los cinco bonaerenses que pertenecen a esa franja etaria. Los otros tres son la puntana Victoria Rosso, el porteño Itai Hagman y el sanjuanino Francisco Guevara

 

 

 

"En la práctica ocurre que hay más coordinación entre nosotros por lo generacional, pero formamos parte de un bloque conducido por un tipo como Máximo, que no es un pibe, pero es joven como nosotros. Eso es una gran diferencia frente a otros espacios, porque el nuestro no está en manos de personas más grandes", explicó Hagman a Letra P

 

En su bancada explican que ya existe un protagonismo "bastante fuerte" de esa franja etaria. Consideran que por esa razón no tienen "la necesidad de configurar un espacio formal" y citan algunos ejemplos, como el caso de Siley, que preside la comisión de Legislación del Trabajo. 

 

 

 

Cuando los sub 35 de la alianza opositora se constituyeron como una célula dentro de su bloque, invitaron a sus pares oficialistas a compartir un grupo de WhatsApp para mantenerse en contacto. La primera escala práctica fue en diciembre, cuando compartieron un asado en un local del Movimiento de Integración y Desarrollo (MID), que integra la Mesa Nacional de Cambiemos. La cita fue para despedir el año electoral que los había llevado al Congreso, pero la pandemia congeló esos gestos de camaradería sin fecha de reanudación. Por ahora, sólo queda ese chat que los mantiene comunicados, pero sin perder las diferencias. 

 

"Compartimos esa cena, pero lo hicimos con autorización de nuestro jefe de bloque. Porque, si bien consideramos que vienen de una muy mala gestión de los últimos cuatro años, ellos nacieron en democracia como nosotros", explicó Rodriguez Saá. "Nos encanta el diálogo y el disenso, pero también cada uno tiene que hacerse cargo de sus responsabilidades", aclaró en nombre de su bloque.