X

Minigrieta en la oposición anticipa tensiones en el Senado de Magario

Legisladores sin tierra y quienes responden a intendentes se paran distinto en la negociación por el endeudamiento que busca Kicillof. Qué pretende cada parte.

Por 23/07/2020 13:45

El gobierno bonaerense enfrenta, por un lado, una deuda a corto y mediano plazo que heredó de la gestión de María Eugenia Vidal por 11.200 millones de dólares, de la cual cerca del 22% vence en menos de un año; y por el otro, compromisos inmediatos impuestos por el COVID-19. Para hacer frente a estos y concentrarse en la pospandemia, Axel Kicillof negocia apoyo legislativo para tomar préstamos por 500 millones de dólares y 28.000 millones de pesos. No la tiene fácil: a la dificultad propia por la correlación de fuerzas en el Senado, donde manda Juntos por el Cambio, debe sumarle una minigrieta en la oposición entre legisladores sin tierra y los que responden a intendentes que podría aumentarle el costo y complejizar la negociación.

 

 

Los 26 senadores y senadoras de Juntos por el Cambio pretenden hacer valer su mayoría en la Cámara alta y sentar una posición política conjunta frente al pedido de endeudamiento del oficialismo. Trabajaron la idea en la mesa provincial del espacio, que integran María Eugenia Vidal, Federico Salvai y algunos intendentes de peso como Jorge Macri, Néstor Grindetti y Miguel Fernández, y va en tándem con la estrategia que tienen en la Cámara de Diputados. Desde ahí se bajó la línea para que los dos presidentes de bloque, Maximiliano Abad y Roberto Costa, estén en sintonía. Pese a ello, el peso del bloque que comanda Costa en el Senado le permite tener un timing propio en el que priman otras exigencias. 

El Frente de Todos lo sabe y apuesta a agilizar el debate en ambas Cámaras por la vía de los intendentes. Es decir, defender el proyecto no sólo porque es necesario para la gobernabilidad provincial sino, además, para la de cada uno de los 135 municipios bonaerenses. De hecho, el ministro Pablo López (Hacienda) aseguró en su exposición ante la Comisión de Presupuesto e Impuesto de Diputados que “el endeudamiento es clave para seguir auxiliando a los intendentes”.

 

 

La traducción más directa de esta frase es la continuidad no sólo de las políticas sanitarias como el sostén de hospitales y la distribución de insumos, sino, también, la ayuda económica que muchas veces va directo al pago de sueldos y aguinaldos de los trabajadores y trabajadoras municipales.  

Este es uno de los puntos que divide a la oposición. Mientras los legisladores y legisladoras que responden políticamente a jefes comunales están dispuestos a levantar sus manos si se aseguran que una buena parte de los 500 millones de dólares y de los 28.000 millones de pesos llegue directo a los distritos, los sin tierra temen ceder demasiado, quedarse sin nada a cambio y perder hoy en la disputa interna y mañana en la pelea en las urnas. “Siempre vamos a estar a favor de los municipios”, apuntó un legislador a Letra P, en tanto que un representante de los que no reporta a ningún territorio remarcó: “Si cedemos con todo entregamos la pelea política”. 

 

 

QUE SE DOBLE, PERO QUE NO SE ROMPA. Todos y todas reconocen las diferencias entre macristas, radicales, lilitos y sin tierra, aunque también coinciden en que no hay posibilidad de una votación dividida. El punto de tensión está en la lógica que adoptaron los que pretenden poner sobre la mesa de negociación algo más que fondos coparticipables.

“Si fuera por los intendentes se votaría ya mismo y es algo lógico, lo necesitan, pero si acompañamos no sólo se van a ver beneficiados nuestros intendentes sino también los demás”, analizó un senador ante Letra P. La estructura del argumento está puesto en que de los 135 jefes y jefas comunales, la mayoría son oficialistas: 70 del Frente de Todos, 59 de Juntos por el Cambio, uno de Consenso Federal y un puñado de vecinalistas que, con más o menos determinación, desean el financiamiento de la provincia.  

Es por eso que buscan volver a poner en agenda el pacto tácito por el cual los organismos de control y empresas en las que el Estado tiene injerencia deben estar integrados por la oposición, y avanzar también con una distribución “equitativa” de los millonarios contratos y subsidios que se manejan en la Legislatura. “Eso ya nos corresponde”, avisan.

Queda entre las bancas la discusión sobre si es posible desdoblar el endeudamiento. Un porcentaje ahora, con comisiones de seguimiento y control, y otro a fin de año en un paquete conjunto con el Presupuesto. Las negociaciones aún no están cerradas. Diputados avanza este jueves con una nueva sesión virtual, con un temario indefinido, mientras que el Senado estira la convocatoria luego de que se conociera el hisopado positivo de Costa y el aislamiento de su presidenta, Verónica Magario